Un luchador CB Zonzamas no consigue puntuar ante un rápido CB Valladolid

No se logró sumar pero el equipo lanzaroteño compitió bien durante todo el encuentro

Un luchador CB Zonzamas no consigue puntuar ante un rápido CB Valladolid
Un luchador CB Zonzamas no consigue puntuar ante un rápido CB Valladolid

No se logró sumar pero el equipo lanzaroteño compitió bien durante todo el encuentr El CB Zonzamas CICAR Lanzarote viajaba a Valladolid conocedor de la dificultad del encuentro ante el Caja Rural Aula Valladolid, pero con las ganas de conseguir puntuar lo que sería su segundo encuentro a domicilio en este arranque de competición.

Parecía que el conjunto dirigido por Juan Rivera había corregido los errores de la pasada jornada. Comenzaba el partido y los primeros ataques servían para tantear al rival. Esta vez las batateras no tenían tanta prisa en el ataque como en jornada anterior contra el Salud Tenerife y optaban por madurar más la pelota hasta conseguir que saliera la jugada.

El Valladolid tenía claro que iba a plantear un partido muy físico, con bastante velocidad de balón, no solo con contraataques y en la circulación, sino también con saques rápidos desde medio campo con goles en contra. Tanto es así que en más de cinco ocasiones los colegiados se vieron obligados a interrumpir el partido para que el conjunto dirigido por Miguel Ángel Peñas efectuara correctamente el saque.

El equipo lanzaroteño tiró también de físico. Se cumplían los primeros 10 minutos de partido y el Aula Valladolid contaba con una renta positiva de dos goles. De nuevo al CB Zonzamas le tocaba remar a contra corriente e intentar ir reduciendo una distancia que iba en aumento con errores no forzados y con poco acierto de cara al gol.

Se llegaba al ecuador de la primera parte, el equipo defendía bien atrás y encontraba huecos entre las filas vallisoletanas, pero éstas últimas encontraban los goles con más facilidad, por lo que Juan Rivera se vio obligado a pedir el primer tiempo muerto del partido cuando el casillero marcaba 10-6.

El partido se convertía en un intercambio de goles por ambas partes, lo que le valía al CB Valladolid para mantener su ventaja. Rivera tiró de pizarra y comenzaban los primeros cambios para dar un nuevo aire al encuentro, lo que servía también para que todas las jugadoras estuvieran conectadas al partido.

La dinámica parecía cambiar y las lanzaroteñas iban a terminar la primera parte con más efectividad de cara a puerta, pero cada gol a favor era contrarrestado con los ataques rápidos o contraataques que en momentos del partido significó que las peninsulares consiguieran alejarse con una diferencia de hasta siete goles.

El CB Zonzamas no se puso nervioso. Buenas conexiones de la primera línea con la pivote, sumado a las jugadas individuales de las laterales, provocaban que las batateras consiguieran superar la dura línea defensiva del CB Valladolid, pero ambos equipos se irían al descanso con un 20-14 en el marcador, reflejo de la diferencia en efectividad. Los dos conjuntos conseguían llegar a la portería contraria, pero las locales tenían más capacidad goleadora.

Se llegaba a los primeros compases de la segunda parte, que irían por el mismo camino que como comenzó el encuentro pero con un CB Zonzamas que de nuevo parece que le son favorables las exclusiones de sus jugadoras, consiguiendo parciales a favor con inferioridad numérica. Las batateras recortaban diferencias y la tensión empezaba a ganar enteros en el ambiente, viendo como el técnico lanzaroteño llegaría a ser amonestado pasados los primeros cinco minutos de esta segunda parte.

La charla técnica en el descanso daba sus frutos. Las batateras plantaban cara y esta vez se sumaban a la estrategia del contrario, optando también por saques rápidos y contraataques, dando mucha más velocidad y profundidad al balón.

En la portería, Ana Martín comenzaba a cobrar caros los goles del contrario. Su efectividad bajo palos, con la solvencia defensiva y con tiros más claros de cara al gol de las jugadoras atacantes, hicieron que la diferencia de goles en contra se redujera hasta tres. Con 23-20 en el marcador, el CB Valladolid tuvo que pedir tiempo muerto, pero no serviría para cortar la racha de Ariadna Molina, jugadora del Zonzamas que había entrado más enchufada aún si cabe y se jugaba el tipo en más de una ocasión. Los aficionados que se habían acercado al Pabellón Huerta del Rey vieron como desgraciadamente tuvo que abandonar la cancha camino al banquillo trastocada después de un fuerte choque tras un bonito gol, en una de esas jugadas de sacrificio y lucha que tanto gusta a los aficionados de cualquier equipo.

Finalmente la dinámica del choque volvería a cambiar a favor de las vallisoletanas. Al CB Zonzamas parecía por momentos que le quemaba la pelota y volvía a esas precipitaciones y errores no forzados, algo que aprovecharon muy bien las locales.

Foto 1
 

Ambos quipos leyeron bien el encuentro. Se estaba convirtiendo en un partido con muchos goles y que debía ganarse en labores defensivas, pero las batateras eran algo más lentas en defensa, lo que le costó jugar mucho tiempo en inferioridad numérica. Esto le sirvió al Valladolid para ampliar de nuevo su ventaja, poniendo tierra de por medio, superando los treinta goles y consiguiendo, a falta de cinco minutos por terminar el choque, un resultado de 35-29.

A pesar de ello y como nos tienen acostumbrados, las lanzaroteñas no darían su brazo a torcer y venderían muy cara la derrota. A pesar de la diferencia de goles y del poco tiempo que marcaba el crono, siguieron peleando cada balón hasta llegar al resultado final de 37-32. Las chicas de Juan Rivera tendrán tiempo para analizar esta nueva derrota. Con el próximo partido aplazado y la jornada siguiente de descanso, les tocará pensar en el encuentro contra otro difícil rival como el Elche y esperar a tener algo más de suerte que acompañe al trabajo duro que están realizando todas las jugadoras pero que aún no se ha materializado con puntos en la clasificación.

Ficha técnica:

CAJA RURAL AULA (37): Lulu Guerra, Cristina Cifuentes (6), Lorena Téllez (3), Teresa Álvarez (1), Inoa Lucio (7,3p), Elena Cuadrado (1), Amaia G. De Garibay (9) -siete inicial- Menchu Sanz (portera), Jimena Laguna (3), Claudia Álvarez (-), Danila So (2), Sara Moles (3), Malena Valles (2), Rafi Bergara (-), Sabina Bergara (-), Elena García (-).

CB ZONZAMAS CICAR LANZAROTE (32): María Sánchez, Ingrid Roger (1), Brenda Roger (4), Isaura Fernanda (3), Gleinys Reyes (4,3p), Adriadna Molina (7), Armina Isic (7) -Siete inicial- María de León (-), Ana Martín (-), Cristina Mazaira, Yraya Machín (1), Chaxiraxi Hernández (1), Sheila Enid (-), Felicidad Bermudo (1), Jailene Maldonado (3).

Parciales cada 5 minutos: 3-3, 5-4, 10-6, 15-8, 19-11, 20-14 (descanso), 21-17, 25-21, 28,24, 32-28, 34-27, 37-32.

Árbitros: Manuel Mohedano Hernández y Vicente Peris Orts. Excluyeron a Cristina Cifuentes (2), Rafi Bergara (2), Sara Molés, por el Caja Rural Aula Valladolid y a Ariadna Molina (2), Sheila Enid, Ingrid Roger (3), Brenda Roger, Armina Isic por el Zonzamas Cicar Lanzarote.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga Guerreras Iberdrola celebrado en el Pabellón Huerta del Rey de Valladolid con la presencia de más de 450 espectadores.

LO MAS LEÍDO