Entrevista a Enrique Pérez Parrilla

"Si el PTE no se aprueba ya, el PSOE debería plantearse romper el pacto de gobierno"

El "padre" de la Moratoria y ex presidente del Cabildo de Lanzarote afirma que hay un "debate falso" sobre el Plan Territorial Especial, que sólo pretende evitar su aprobación para favorecer la ruptura del modelo de contención del crecimiento

Si el PTE no se aprueba ya, el PSOE debería plantearse romper el pacto de gobierno
Si el PTE no se aprueba ya, el PSOE debería plantearse romper el pacto de gobierno

Por C. S. G.

Llega al bar para conceder la entrevista concertada con un diario en la mano y un cigarrillo en la otra, con la que a su vez coge un cenicero de la mesa de al lado antes de sentarse en la que le estamos esperando. La camarera le pone un café sin darle siquiera tiempo a pedirlo. Él va llenando ese cenicero que estaba vacío y que al cabo de 50 minutos exactos de entrevista, dejará con doce colillas de sus cigarrillos negros, aunque todos apagados poco después de la mitad. El "padre" de la Moratoria, el ícono insular de la contención del crecimiento, el socialista Enrique Pérez Parrilla, con su 58 años de edad casi recién cumplidos, está alejado del ejercicio activo de la política pero sigue tomándole el pulso a Lanzarote, y en ese marco, deja en claro su gran preocupación sobre la situación actual. Cree que los empresarios que apuestan por romper ese modelo de contención están aprovechando un momento de "debilidad" social y política para "hacer de las suyas", aunque también critica a algunos integrantes de su propio partido, por ciertas actitudes ante el PTE, pero también por cómo están dirigiendo al socialismo en la isla. En definitiva, lamenta que el PSOE lanzaroteño no sea llevado con toda la fuerza y eficiencia que debiera para aprovechar en una oportunidad que considera ideal de cara a los próximos comicios. La actualidad pasa también por otro tema, la histórica sentencia a favor del Cabildo por el injusto reparto del REF. Por allí empezamos.

- ¿Cómo recibió la noticia de la sentencia judicial que le da la razón al Cabildo y obliga al Gobierno de Canarias a pagarle unos 20 millones de euros por un reparto injusto de los fondos del REF, gracias u un recurso impulsado cuando usted era presidente?

- Me parece que es una magnífica noticia, fundamentalmente porque se viene a cubrir un tema que era evidente, y es una satisfacción ver que los Tribunales han dado la razón a Lanzarote. En aquella época había también temas políticos por medio. Tener algún jaleo por ejemplo con el Cabildo de Gran Canaria le era problemático al Gobierno de Canarias, mientras que la isla de Lanzarote estaba políticamente en otra situación. Me parece bien que se haya aplicado ese correctivo, más aún si como parece que es, la sentencia ‘da leña' incluso en las consideraciones que ha hecho el Gobierno canario.

- ¿Cree que se deberían demandar además responsabilidades políticas a las por entonces autoridades del Gobierno de Canarias, algunas de las cuales siguen, ya que el ahora presidente era por entonces consejero de Hacienda?

- Es muy difícil. Ya el hecho de que se condene al Gobierno, es bastante. Las demandas políticas son más complicadas, porque fue hace tres o cuatro años, y no era este gobierno, aunque es verdad que el responsable entre comillas de esta situación era Adán Martín.

- Cambiando de tema, ¿qué va a hacer usted en las próximas elecciones; se va a presentar como candidato?

- Yo no tengo planes para las elecciones. Para el próximo curso, pues tendré que volver a dar clase. No me planteo presentarme a las elecciones.

- ¿Ni siquiera si se lo pide el partido?

- Bueno, dependerá de si el partido me lo pide seriamente, quién me lo pide, cómo me lo pide, pero en principio no está dentro de mis aspiraciones, y tampoco creo que dentro de las del partido. En lo que a mí respecta, porque hay cosas dentro del partido con las que yo no estoy conforme, y con algunas decisiones que en su momento se tomaron.

- Se refiere al proceso llamado de renovación del PSOE de Lanzarote?

- Sí, a ese proceso de renovación entre comillas y a otras cosas. Pero no pasa nada porque yo no esté en las listas. Si ellos consideran que la cosa va mejor así, pues mejor irá.

- Ese proceso llamado de renovación del PSOE de Lanzarote lleva ya tres años. ¿Cómo lo ve?

- Lo veo mal. Me parece que se prescindió de valores dentro del partido, no en el caso mío sino en otros. Creo que el partido en estos momentos tiene una gran oportunidad, porque está gobernado Zapatero en la Nación y otra serie de razones, y tiene que estar fuerte, preparado y pertrechado para tratar de ganar las elecciones. Y yo no sé si el partido está muy unido ahora. Sé que se ha prescindido de mucha gente.

- ¿Entonces usted no ve al PSOE de Lanzarote con toda la fuerza necesaria para aprovechar esta buena oportunidad que dice que se le presenta?

- Yo diría que debería mejorar bastante. Tiene una oportunidad de oro, y tiene que aprovecharla.

- ¿Qué valoración hace de la actuación de Manuel Fajardo como secretario general del PSOE en Lanzarote?

- Prefiero no hacerlo, porque las valoraciones que pueda hacer de ese tipo, las haré dentro de mi partido.

- Quien está ahora en el ojo del huracán es Carlos Espino, como consejero de Política Territorial del Cabildo...

- Sí, y es un a posición difícil. Yo no digo que él no haya cometido algún error en la forma, es posible que sí. Hay personas que se han sentido desplazadas en este proceso en movimientos sociales, etcétera, pero desde luego me parece que se está siendo injusto al acusarlo ahora de una cosa y otra, como si el fuera culpable de nada. Él ha tratado de sacar adelante el Plan Territorial, y me da la impresión de que ahora, esas personas que miran tanto las formas, lo que están tratando es de desgastarlo de cara a las próximas elecciones, porque evidentemente es un buen candidato para un partido. Y detrás hay muchos intereses, no siempre nobles.

- ¿Cree no obstante que Carlos Espino tendría que haber actuado con un poco más de transparencia en este proceso del PTE?

- Es posible que sí, que no haya sido capaz o no haya podido o no hayan querido los otros buscar complicidades en determinados sectores de la sociedad que son fuertes y necesarios para estar empujando detrás. Quienes están en contra del PTE van a estar siempre en contra, pero hay sectores que están a favor del modelo de crecimiento racional de la isla, y esa gente hay que tratar de mantenerla contenta, unida y en la misma dirección, aunque no coincidan al 100 por ciento.

- Pero hay gente hasta dentro de su propio partido, el PSOE, que le han plantado cara a este PTE, como el alcalde de Tías...

- Sí, y me parece un disparate del señor alcalde de Tías, porque mezcla churras con merinas. Las aspiraciones que tenga el alcalde de Tías me parecen muy razonables desde el punto de vista de lo que es un alcalde, pero los interesas de la isla están por encima de cualquier tipo de consideración. Por esas afirmaciones del alcalde de Tías y quizás porque el día a día no haya sido bien llevado o lo que sea, hay en estos momentos un cierto desconcierto en las fuerzas llamadas a apoyar esto.

- ¿Cree que el actual pacto de Gobierno del Cabildo llegará hasta el final de la Legislatura?

- Debería aguantar, pero a costa de todo, no. Espero que el Partido Socialista haga cumplir con los compromisos, y aprobar ya el PTE es uno de los compromisos fundamentales que deben cumplirse, y que si no se cumple, sería cuestión de plantearse si se debe o no continuar el pacto y se lo debería plantear el partido. De todas formas, no conviene a la isla, después de lo que ha sido la primera parte de la Legislatura, con un montón de presidentes, volver otra vez a las andadas.

- ¿Pero cree que llegado ese extremo, se puede lograr más en cuanto al PTE y contención del crecimiento rompiendo el actual pacto de gobierno que continuando la batalla desde dentro?

- Eso es lo que no sé. Yo no vivo el día a día, pero no se puede renunciar al PTE, y se debe hacer ya, antes de que la cercanía de las elecciones enrarezcan más la situación.

- En todo caso, en relación al pacto se puede llegar a ese extremo según dice usted de que el PSOE rompa el pacto, pero qué puede hacer el partido ante casos como el de su alcalde de Tías?

- Eso ya no sé. El PSOE lo tendrá que resolver. Yo creo que al alcalde de Tías hay que convencerlo de que entre en proceso de racionalidad, que deje sus planteamientos para otra ocasión y lo haga por la puerta grande, y no ahora en medio de una negociación en la que se está discutiendo otra cosa. La actitud del alcalde de Tías le hace daño al partido. Tías ha estado en la línea de apoyo al modelo de desarrollo, pero ha tenido ya con anterioridad actitudes un poco frivolonas, y ésta es una de ellas. Me parece que no es bueno para el partido, porque ahora lo que se dice es "si hasta ustedes mismo no se ponen de acuerdo", y los demás alcaldes dicen "si hasta el alcalde de Tías está a favor de lo que decimos", y eso debilita la posición que deberíamos tener en este tema.

- En cuanto al proyecto de reforma de la ley electoral, ¿qué opina de que el PSOE de Lanzarote haya decidido silenciar su oposición a que se rompa la triple paridad, siguiendo directivas del partido?

- Creo que ahí también se han cometido errores. Si esto debió llevar a o no a la dimisión de tal o cual, no debería hablarse; debería defenderse la posición que se crea razonable...

- ¿Se refiere al amago de dimisión del secretario general del PSOE en Lanzarote, Manuel Fajardo?

- Claro, porque eso fue consecuencia de la inexperiencia política. Hay que defender lo que se cree conveniente y poner en una balanza si se contribuye más de una forma o de otra, y ya está. El amago de dimisión fue mala cosa. Después, aceptar lo que decida la mayoría del PSOE, me parece razonable, porque uno está para las buenas y para las malas. Considero que es un error romper la tripe paridad, y entiendo la posición del secretario general, porque hubiera sido la mía, pero otra cosa es que yo hubiera anunciado dimisiones.

- Hablando de otros partidos, ¿le sorprendió el proceso que vivió el PIL y que terminó con su división?

- No me sorprendió demasiado porque las tensiones que había en el PIL se venían hablando desde hace mucho. Era algo que se iba a dar porque era un partido creado alrededor de una figura carismática, con muchos votos, pero como suele ocurrir cuando la figura cae por lo que sea, gran parte de las personas que han estado a su sombra, cuando le aportaba votos decían unas cosas, y ahora dicen otra. Eso les sirve para buscarse un puesto bajo el sol en otras listas, y sí me sorprende que haya gente que esté en política de manera casi profesional y que esté en un partido como quien está en un equipo de fútbol: ahora ficho por este, ahora por el otro. No sé si no están defiendo ninguna idea, o si es que no la tienen. Deja mucho que desear y a veces se ve con tristeza ese tipo de cosas. Yo no seré una persona que defienda nunca al líder del PIL, creo que a lo largo de los años no ha sido una persona que a esta isla le haya convenido, pero me sorprende que personas que han estado con él hasta el otro día, ahora se den cuenta y digan cosas de ese líder que es el que los ha puesto donde están.

- Volviendo al PTE, ¿por qué creer que se ha originado el actual debate en torno a este Plan?

- Creo que es un debate falso, en todos los aspectos, porque lo que está en debate realmente es el modelo de crecimiento. Se disfraza con temas de si oferta complementaria sí, oferta complementaria no, pero el Plan Territorial es algo que tiene que aprobarse lo antes posible. La oferta complementaria, ya habrá tiempo de discutirla largo y tendido. En el fondo, lo que hay es presión para que el PTE no salga. Contemplo con cierta preocupación que vuelve a ocurrir lo de otras ocasiones, la no unidad de acción de las fuerzas llamadas a apoyar y a contener el crecimiento. Por problemas de desconfianza, por temas electorales, lo cierto es que no hay una unidad o un apoyo claro hacia una posición que debería ser más contundente. Vuelve a notarse una serie de desconfianzas extrañas, que lo que hacen es ayudar a quienes no quieren que el crecimiento se contenga, y en ese sentido de alguna forma se está coincidiendo con la pretensión de muchos empresarios de esta isla que siempre han estado en contra de moratorias y de contenciones del crecimiento. Hay que aprobar ya el Plan Territorial, de forma urgente, porque es el espíritu de lo que decía la ley de Directrices, y tenemos que darnos cuenta de que estamos perdiendo el tiempo desde hace muchos años. .

- ¿Pero este debate político que usted considera falso, cree que es promovido sólo por esos empresarios a los que usted acusa de no querer que se contenga el crecimiento?

- Claro, porque este modelo de contención por el que se ha apostado en la isla no le interesa a un montón de gente, que quiere ocupar nuevo suelo rústico o acabar con este modelo. Y esto conlleva el gran peligro de convertirnos en un destino adocenado y masivo, y ese es el gran peligro que actualmente tenemos.

- Por lo tanto, usted considera que se tendría que aprobar el Plan Territorial Especial así como está, sin incluir la oferta de ocio complementario para toda la isla...

- Sí, porque primero porque considero que ese es el espíritu que debe tener un Plan Territorial, y después, porque esa oferta complementaria que se haga, tendrá que hacerse meditadamente, y eso llevaría bastante tiempo, y lo que haría sería impedir que se aprobara el PTE. Y pese a lo que se diga por ahí, algunas desclasificaciones que se han aprobado en el Consejo de la Reserva de la Biosfera y el Cabildo, están en peligro, porque eso no está todo consolidado. Y la ley indica que ya debería estar aprobado. En 2003 esto ya estaba para la aprobación inicial, y todavía no se ha hecho. Se han perdido tres años cuando la isla tiene que seguir avanzando en cuanto a instrumentos de contención de crecimiento.

- ¿Y a qué cree que se debe este estancamiento de tres años al que se refiere en cuanto a la aprobación de nuevos instrumentos legales de contención del crecimiento?

- Bueno, parece que hay una menor movilización de la sociedad y una mayor presión de los intereses que siempre han estado detrás para acabar con este modelo. Y en medio de esto aparecen lo que parece que hay ahora, una serie de chantajes sobre yo quiero esto, yo quiero aquello. No se trata de ver lo que quiere cada uno y sumarlo, sino ver la isla en su conjunto y ver hacia donde debe ir. El problema es que es políticamente incorrecto decir que la contención del crecimiento es un disparate. Eso lo piensan muchísimos, pero nadie se atreve a decirlo. Uno los escucha hablando y parecen defensores de la contención del crecimiento, y después cuando pueden, se saltan a la torera cualquier consideración. Se buscan siempre disculpas para ir contra el modelo, porque no son capaces de decirlo abiertamente, sino que tratan de jugar abiertamente a socavar y poner chinitas más que a enfrentarse directamente, porque saben que la población de la isla, mayoritariamente está por la labor de contención.

- ¿Teme usted que el PTE quede bloqueado en medio de este debate?

- Sí, y creo que eso es lo que pretenden algunos, con lo cual habremos perdido otro año más, y una legislatura completa.

- Sobre esa otra discusión sobre la oferta de ocio complementario, ¿usted tiene una opinión concreta sobre cuántos campos de golf y cuántos puertos deportivos debería tener la isla?

- Ceo que ya hay suficientes. Con el de Costa Teguise y los que están en marcha, en Tías y Yaiza, ya está bien. Me parece un absurdo tratar que Lanzarote sea un destino de golf. En cuanto a puertos deportivos, también considero que está bien con lo que ya hay.

- ¿Qué balance provisional hace de la Moratoria a falta de cuatro años para que llegue a su fin?

- Creo que le han puesto bastantes chinas. De cualquier forma, afortunadamente los Tribunales van dando la razón al Cabildo. Hay una serie de pleitos que tendrían que empezar a causar efecto ya, a llenar de miedo a algunos que han pensado que la ley se la podían saltar a la torera. Yo creo que mal que bien, con la moratoria se han conseguido cosas. ¿Se ha conseguido todo lo que se quería? Desde luego que no, pero se han opuesto las bases y creo que globalmente ha sido positivo, y las consecuencias de esos pleitos las seguiremos viendo de aquí en adelante.

- ¿Qué opina de convenios como el de Algol y el de Yudaya?

- Negociar me parece bien, siempre será imprescindible, pero hay que hacerlo con luz y taquígrafo, para que no se genere desconfianza. En el caso de Algol, claramente me da la sensación de que se ha tratado de confundir entre lo que el Ayuntamiento de Teguise pretende y unas posibles negociaciones que en su día recomendó el Cabildo. De ahí a lo que parece que se va a firmar, hay bastante distancia, porque este convenio parece que no es bueno para la isla. En el caso de Yudaya, creo que está más en una línea de una transacción que puede ser positiva para la posición de contención, en el sentido de que al parecer, no hay un aumento de camas. Y hay otros sitios donde no se han ganado pleitos y también habrá que negociar, pero todo dentro de una filosofía determinada.

- Muchos se preguntan si alguna vez se llegará a derribar algún hotel construido saltándose la ley. ¿Usted cree que habría que llegar a ese extremo?

- Creo que sí. Si son legalizables, se pueden legalizar, pero no sería malo que alguno se derribara, a los efectos de que sirviera de escarmiento, aunque yo no me atrevo a decir cuál sí y cuál no. Me da más pena que se derribe la casa de un colono, y se han derribado, que el derribo de un hotel hecho por un empresario que vive de eso, a sabiendas de que lo estaba haciendo al margen de la ley.

LO MAS LEÍDO