IC avisa de que la pandemia en Tenerife "está a punto de desbordarse" e insta a volver a la Fase II

Afirma que la incidencia del coronavirus en la isla está a punto de "colapsar" los servicios sanitarios públicos, que están "infradotados"

Análisis de una prueba PCR de Covid-19
Análisis de una prueba PCR de Covid-19

Intersindical Canaria (IC) ha advertido este lunes de que la pandemia de coronavirus "está a punto de desbordarse" en Tenerife por lo que solicita un "endurecimiento" de las medidas y la vuelta a la 'Fase II', con duras restricciones a la movilidad y los aforos de la actividad comercial.

Además, critica en una nota la "falta de coherencia" del Gobierno de Canarias con un comportamiento que "ha sido el de trabajar a hechos consumados, aplicando un mayor valor a salvar determinado tipo de modelo económico que a las personas".

En esa línea, apunta que tras una "precipitada desescalada" en el mes de junio, a mediados del mes de julio "se entra de lleno en la segunda ola y una vez más, en nombre de la salvación de la economía, se llega tarde con la aplicación de medidas de contención".

Como consecuencia, remarca que en Tenerife la pandemia está a punto de "colapsar" los servicios sanitarios públicos, que están "infradotados", y ante esa situación, "el planteamiento es bicéfalo".

Por un lado, comentan, "se responsabiliza a la ciudadanía del fracaso de las medidas y, por otro, y al mismo tiempo, se gestiona con el Gobierno la posibilidad de rebajar los requerimientos de control mediante PCR a los turistas para fomentar la movilidad hacia nuestras islas".

Por otro, prosiguen, "se implanta un toque de queda, necesario, por supuesto, y al mismo tiempo no hay reducción del aforo en los grandes centros comerciales".

Desde Intersindical hacen un llamamiento a la ciudadanía para que cumpla con las normas de distanciamiento social, higiene, ventilación y uso de mascarilla, pero, al mismo tiempo, critica los mensajes que "tratan de supeditar la salud a la economía y de cuasi normalizar unas cifras de afectados de extrema gravedad, que son el auténtico caldo de cultivo que favorece la desobediencia social de las normas más básicas".

Por ello, apelan a un endurecimiento de las medidas pero no para "salvar la Navidad", sino para "salvar vidas" y "amortiguar" el impacto de la tercera ola que llegará "de lleno" en la segunda quincena de enero del próximo año.

Estas nuevas medidas pasan, a su juicio, por volver a la 'Fase II' del primer estado de alarma, con duras restricciones a la movilidad y los aforos de la actividad comercial.

LO MAS LEÍDO