Las 5 rutas en coche más espectaculares de Lanzarote

La isla ofrece numerosas rutas de carretera desde donde podrás ver los enclaves más emblemáticos y pasajes de infarto sin bajarte del coche

LVL

Volcán de la Corona, en Haría
Volcán de la Corona, en Haría

Lanzarote es una isla muy bien conectada por carretera, por lo que una buena forma de conocerla y disfrutar de sus paisajes llenos de contrastes es a través de rutas en coche o moto.

A continuación tienes cinco rutas por carrera que te llevarán a través de miradores a más de 400 metros de altura, volcanes, playas de arena negra y de arena blanca y pueblecitos con mucho encanto. 

 

Monumento del Campesino - La Geria

El punto de partida será el Monumento al Campesino, una obra de César Manrique dedicada a los campesinos de Lanzarote, en San Bartolomé. Luego, continuaremos por la LZ-30 hacia la zona de La Florida, pasando por Masdache hasta llegar a La Geria

Si tienes tiempo siempre puedes hacer una mini parada para ver el Volcán del Cuervo, a las afueras de Masdache.

Una vez en La Geria, podrás observar un paraje natural protegido de más de 5.000 hectáreas, donde se cultivan viñas en hoyos excavados en las cenizas volcánicas que protegen del viento con muros semicirculares de piedra.

Podrás degustar todo tipo de vinos en las distintas bodegas que hay en el lugar, así como disfrutar de un atardecer entre palmeras, volcanes y viñas que se extienden hasta el pueblo de Uga, en el municipio de Yaiza. La ruta comprende unos 15,7 kilómetros y se tarda unos 20 minutos en hacerla sin paradas.

La Geria
La Geria

 

Yaiza - Salinas de Janubio

Por el sur también puedes hacer una ruta volcánica muy impresionante, donde verás rocas de color rojizo que contrastan con el azul del mar y el negro de la arena de sus playas, entre otros.

El trayecto comienza en el pueblo de Yaiza y dura unos 35 minutos de media sin contar las paradas para hacer fotos, es decir, unos 26 kilómetros en total. Lo primero es tomar la carretera LZ-704, bordeando el Parque Nacional de Timanfaya, hasta el pueblo marinero de El Golfo. 

Allí podrás hacer una parada rápida para ir hasta su mirador y observar su increíble playa negra y el famoso charco de Los Clicos, más conocido como lago Verde, que recibe ese color por las algas que se encuentran en su fondo.

Luego, siguiendo la LZ-703, pasarás por la zona de Montaña Bermeja, frente a una playa de arena negra con el mismo nombre, un paisaje sacado del planeta Marte, hasta llegar a Los Hervideros, unos acantilados volcánicos donde las olas golpean con fuerza, generando un sonido similar al del agua hirviendo.

Si tienes tiempo, también puedes rodear la zona para llegar hasta Las Salinas de Janubio para ver las salinas de la isla, llenas de colores y con presencia de numerosas aves protegidas.

Salinas de Janubio, en Yaiza
Salinas de Janubio, en Yaiza

 

 

Desde Órzola - Mirador del Río

En el norte de la isla también hay rutas, muchas de ellas con unas vistas de infarto, como la que va desde el pueblo marinero de Órzola hasta el Mirador del Río, una obra del artista lanzaroteño César Manrique camuflada en el Risco de Famara a más de 400 metros de altura.

Tras partir de Órzola, tendrás que tomar la carretera LZ-203 pasando por Las Hoyas hasta llegar a un cruce con la LZ-201, donde tendrás que girar a la derecha para continuar hacia la ermita de Ye. Ahí tendrás unas vistas inmejorables del Volcán de La Corona y, si sigues la carretera llegarás al Mirador del Río.

En total, se tardan unos 20 minutos en recorrer los 10,6 kilómetros de trayecto, aunque ten en cuenta de que se trata de una subida pronunciada y, en algunos casos, con alguna que otra carretera con curvas.

Mirador del Río
Mirador del Río

 

Mirador del Río - Caletón Blanco

Esta ruta es una buena alternativa de vuelta desde el Mirador del Río si quieres volver a la zona norte de la isla. Además, solo tardarás unos 25 minutos en carretera, lo que viene siendo unos 18,5 kilómetros y un gran desnivel, de hasta 400 metros.

El trayecto comienza bajando por el pueblo de Ye, por la LZ-201, hasta llegar al cruce con la LZ-204. Una vez allí girarás a la izquierda pasando por la Cueva de los Verdes y frente a los Jameos del Agua, dos de los enclaves turísticos más espectaculares de Lanzarote. 

Luego tendrás que seguir por la LZ-1 en dirección al norte, pasando por un manto de lava volcánica de color muy oscuro que contrasta con el azul del mar, hasta llegar al Caletón Blanco, la playa con la arena más blanca de la isla, todo un paraíso para pasar el día.

Caletón Blanco, en Órzola. Foto José Luis Carrasco
Caletón Blanco, en Órzola

 

La Villa de Teguise - Mirador de Haría

Esta ruta es ideal para hacerla al atardecer y así aprovechar las vistas desde sus miradores, pero también para observar una silueta muy curiosa en la última parada. Se trata de un trayecto de unos 35 minutos de media que recorre 17,2 kilómetros.

Comienza en el pintoresco pueblo de La Villa de Teguise, desde donde partirás por la LZ-10 hacia la zona de Los Valles, allí podrás degustar comida típica canaria en su famoso teleclub. Luego continúa hacia el mirador de la ermita de Las Nieves, con unas vistas inmejorables del Risco y la playa de Famara que si visitas en primavera parecerá toda una estampa sacada de Jurassic Park.

Luego continuamos la carretera hasta llegar a otro mirador, el del Bosquecillo, aunque es importante mencionar que aquí hay que tomar un camino de tierra secundario con algún que otro bache, por lo que es importante ir despacio. Una vez allí, podrás asomarte, siempre con cuidado, a su gran balcón que da hacia el Risco, o hacia el lado contrario, con el Archipiélago Chinijo de fondo.

La zona también cuenta con un merendero y con un parque infantil para los más pequeños. Una vez terminada la visita, volveremos por el mismo camino de tierra hasta incorporarse a la carretera principal. Deberás dirigirte hacia la izquierda hasta encontrarte inmediatamente con el Mirador de Haría.

Mirador de Haría
Mirador de Haría
LO MAS LEÍDO