Cuestión de dignidad: 15 años sin mejoras económicas y laborales

APFP

Ni los afiliados de APFP ni los del resto de organizaciones sindicales se merecen, nos merecemos, la campaña de desprestigio que han emprendido contra el colectivo, y menos, cuando ésta viene de la Administración Penitenciaria y del responsable del Gobierno en el ministerio del Interior, de ser perseguidos y humillarnos públicamente por quienes deberían protegernos. Han sido capaces de vulnerar el estado de derecho para con los trabajadores penitenciarios, negarles su presunción de inocencia, criminalizar sus actuaciones, condenarles a prisión por una simple denuncia de un Director o desde la Subdirección General de Análisis e Inspección, basado en quejas o declaraciones de internos, sin ninguna prueba ni indicio probatorio de criminalidad. Aplicando una política de “culpabilidad” hacia sus trabajadores, abusando del régimen disciplinario y aplicando la suspensión provisional de empleo y sueldo como castigo y escarnio para con el colectivo. Todo ello es motivo más que suficiente para hoy en día no tener nada que celebrar en la Merced, cuando tu vida y la de tu familia les importa una mierda.

El respeto por uno mismo, por nuestra profesión nos lleva desde la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones APFP a denunciar un año más que los trabajadores de prisiones no tenemos nada que celebrar el próximo 24 de septiembre, día de la festividad de la Merced patrona de Instituciones Penitenciarias. Ejercemos nuestro derecho a decir ¡¡BASTA!

Basta de TIRANÍAS y de inculcar el miedo en un estado de derecho. ¡¡BASTA!! de Ortiz y de Marlaska. Prisiones la representan, representamos, los 24.000 hombres y mujeres que ejercen su trabajo con responsabilidad, dedicación y compromiso los 365 días del año, las 24 horas del día. Ellos se irán, y nosotros, vosotros ejemplo de profesionalidad seguiréis demostrando con vuestros valores cual es el camino que debe seguir el servicio público penitenciario, degradado durante esta legislatura como nadie podría imaginar.

Hemos solicitado a nuestros compañeros y compañeras que se abstengan de participar en cualesquiera de los actos previsto por el día de nuestra Patrona, Nuestra Señora de la Merced. Una decisión que hemos considerado necesaria ante una situación que entendemos insostenible para los profesionales de Instituciones Penitenciarias.

Nos hubiera gustado acompañar a quienes han sido felicitados y reconocidos por su labor profesional, muchos de ellos tras 25 años de duro y sacrificado trabajo en beneficio de nuestra sociedad y sin reconocimiento social. Felicidades, compañeros y compañeras.

Las causas que nos han llevado a esta situación son numerosas, pero, de forma concisa, las concretaremos en la falta de personal en la práctica totalidad de los centros penitenciarios y centros de inserción social CIS; las promesas incumplidas de un reconocimiento económico y profesional, como Agentes de la Autoridad, y el desbarajuste organizativo en la política de personal y la falta de expectativas en nuestra carrera administrativa y sin reclasificación al grupo B.

No tenemos nada que celebrar mientras que el colectivo penitenciario sufra el olvido de nuestros gobernantes desde hace más de 15 años, y sufra el desprestigio social a base de criminalizar y poner en duda nuestra labor Constitucional de servicio a la sociedad y de máximo respeto a las normas de legalidad de convivencia en el interior de los Establecimientos Penitenciarios. No somos ni maltratadores ni verdugos, por mucho que se empeñen el Sr. Ortiz y el ministro Marlaska en ello. Somos servidores públicos que merecemos respeto a nuestra dignidad y profesión.

Desde APFP agradecemos la confianza de los compañeros que han depositado en nosotros y, así mismo, asumimos este apoyo creciente y constante de nuevos afiliados con la mayor de las responsabilidades, comprometiéndonos a seguir desarrollando el proyecto sindical exclusivo en el ámbito de prisiones, sin liberaciones, sin subvenciones públicas, en el que venimos trabajando estos últimos años, para que podamos seguir avanzando en la conquista de las mejoras que nos merecemos los funcionarios penitenciarios. Y ante todo gracias por vuestro apoyo, implicación y comprensión.

No hay nada que celebrar el día de la merced mientras nuestros gestores penitenciarios y sindicatos que dicen representarnos en las mesas de negociación sigan permitiendo que:

Las agresiones de internos sean el pan nuestro de cada día, con una agresión cada 36 horas. Muchas de ellas impunes ante la necesidad de un nuevo régimen sancionador "contundente" para erradicar cualquier tipo de conducta violenta, ya sea ejercida contra funcionarios y/o internos, imprescindible para un proceso de reinserción conductual y de convivencia en sociedad.

El PEAFA ha servido sólo para “BLANQUEAR”, al Gobierno ocultando y manipulando las cifras de las agresiones y justificar a la Administración de que la culpa es de los trabajadores penitenciarios para desprestigiarles públicamente de sus justas reivindicaciones.

La "conflictividad" de las prisiones aumente y produzcan una media de CINCO INCIDENTES REGIMENTALES GRAVES CADA HORA. Cada día arriesgamos nuestra vida en los distintos centros penitenciarios, mediando en peleas y ajustes de cuentas, apagando fuegos provocados, salvando a internos de sobredosis e intentos de suicidio, para recibir un misero sueldo de hace 20 años.

La falta de personal en más de 2.700 plazas de las RPTs, una media del 15 % de los puestos de funcionarios en todos los centros penitenciarios respecto a la dotación de efectivos estimada por la Administración. Según últimos datos, a junio de 2022, en 1.701 plazas para puestos C1; 339 para C1/A2; 342 para A2 y 394 para A1. Mención especial es la situación que padece el personal sanitario penitenciario, especialmente la falta de facultativos (médicos) con el 67% de las plazas de facultativos está sin cubrir. Entre 2021 y 2022, se ofertó un total de 80 plazas, de las que solo se han cubierto 11.

Desde APFP reivindicamos como principio básico de DIGNIDAD:

Un ESTATUTO PROPIO para prisiones que recoja las peculiaridades que compone el servicio penitenciario. Rechazo total a la Ley de Cuerpos, conocida como LEY DE CUENTOS, negociada y firmada por los sindicatos de las mesas.

Consideración de AGENTES DE LA AUTORIDAD, reforzando el principio de autoridad que debe regir en el interior del centro para garantizar el buen orden y la convivencia pacífica de la población reclusa. Trabajamos con personas inadaptadas a las normas sociales.

Derecho al PRINCIPIO DE INDEMNIDAD en el cobro de la responsabilidad civil con cargo a la Administración en caso de insolvencia de los internos.

Un MARCO RETRIBUTIVO PROPIO para prisiones, donde se retribuya con DIGNIDAD SALARIAL nuestra profesión para todas las áreas funcionales de trabajo. Creación de un PLUS DE TURNICIDAD como cobra la policía (120 euros al mes), por realizar servicios de mañana, tarde y noche. Así mismo, el cobro de los DÍAS FESTIVOS, DOMINGOS Y NOCTURNOS.

Es necesaria la adaptación de nuestras retribuciones a las funciones que realizamos y a la responsabilidad que asumimos, con un nivel de complemento de destino irrisorio en comparación con otros colectivos, con más de 2.000 puestos de trabajo con un nivel

 Demandamos el nivel 18 mínimo para todos los puestos al ser un servicio esencial para la sociedad y realizar una atención directa y personal a familiares e internos.

EQUIPARACIÓN SALARIAL CON CATALUÑA, en concepto de complemento específico, partiendo progresivamente de la reclasificación de centros a una UNICA CATEGORÍA DE CENTRO, creando una productividad mensual en tres tramos en función de la peligrosidad de los internos y otros factores que nos permitan adecuar ciertas disfunciones en el trabajo a la realidad actual.

Adecuar la PRODUCTIVIDAD POR ABSENTISMO, por importe de 107 euros mensuales lineales para todos los puestos, a la productividad de los ministerios y que hoy en día existe para los funcionarios destinados en los Servicios Centrales de la SGIIPP y EETPyFE, conforme a la Instrucción de I 1/2022 de fecha 11 de julio de 2022, con las siguientes cuantías correspondientes a los puestos de trabajo de los siguientes niveles:

Nivel 28: 615 euros / mes 

Nivel 26: 555 euros / mes

Nivel: 24: 440 euros /mes 

Niveles 22-20: 405 euros / mes

Niveles 18-15: 375 euros/mes

Todo ello para una jornada de 40 horas semanales, 2,5 horas más de promedio semanal, con respecto a las que actualmente se realizan en los servicios periféricos (centros penitenciarios). Es decir, una compensación económica de entre 405 y 375 euros por trabajar 10 horas más al mes para puestos de niveles 15 a 22, una media de 37,5 a 40,5 euros la hora.

Adecuación del importe de la PRODUCTIVIDAD POR SERVICIOS EXTRAORDINARIOS (conocida entre los profesionales como peonadas), regulada por la Instrucción I 11/2019 de 19 de junio, con el mismo importe hora que el que perciben los funcionarios destinados en los servicios centrales, de 37.5 a 40.5 euros la hora en lugar de los actuales 15 euros/hora.

Una FORMACIÓN UNIVERSAL para todos los trabajadores penitenciarios, sin cupos y sin exclusiones por centros con cargo a la Administración, a través de una ESCUELA DE FORMACIÓN. Así mismo, que permita conseguir la cualificación necesaria para la reclasificación del Cuerpo de Ayudantes al grupo B.

Reclasificación al GRUPO B a todos los funcionarios del Cuerpo de Ayudantes sin cupos anuales en función de la disponibilidad económica conforme a los presupuestos de la SGIIPP.

Adecuación de las relaciones de puestos de trabajo (RPT) a la realidad actual de los centros penitenciarios, garantizándose la COBERTURA DEL 100% DE LAS RPT. Así mismo, la negociación y adaptación de las RATIOS de funcionarios por número de internos/expedientes/etcétera, a la realidad actual de los Centros con la creación de nuevos puestos como ENCARGADOS DE ÁREA MIXTA etc.,

Ampliación con carácter general en la dotación de JEFES DE SERVICIOS, JEFES DE OFICINAS, etc, con especial interés a la situación, la falta de dotación de efectivos de los Centros de Inserción Social, CIS independientes, a las demandas actuales de nuestra sociedad respecto al seguimiento de presos en proceso de semilibertad, excarcelación, etcétera, lo que venimos a denominar MEDIO ABIERTO.

Adaptación de los HORARIOS DE TRABAJO a la realidad económica actual con una tasa de variación anual del IPC del mes de agosto que se sitúa en el 10,5% y, evitar gastos en el desplazamiento por la lejanía de los centros. Para los puestos con horarios de lunes a viernes, sin turnicidad, con el dos y medio a la semana, y en vigilancia de forma voluntaria la acumulación de un turno de 24 horas (mañana/tarde/noche) en sus cadencias de horarios tanto para los CIS como para los centros penitenciarios, con la posibilidad de adaptación (sustitución del servicio nocturno por un turno de mañana o tarde) por motivos de edad a los funcionarios mayores de 55 años a los efectos de no ser gravosa la acumulación de horas.

Adaptación de los HORARIOS DE TRABAJO a todos los funcionarios de SEGUNDA ACTIVIDAD, con horarios de lunes a viernes, que de forma voluntaria y con independencia de puesto a desarrollar quieran realizar el dos y medio a la semana.

En resumen, desde APFP nos sentimos ORGULLOSOS DE REPRESENTAR Y SER FUNCIONARIOS DE PRISIONES, pero en el día de la Merced no hay nada que celebrar. NO SE PUEDE TRABAJAR EN ESTAS CONDICIONES DE INSEGURIDAD Y DESPROTECCIÓN. El 24 de septiembre será otro sábado más, junto a los compañeros y compañeras de fatigas, esperando que algún día se nos reconozca con DIGNIDAD a nuestra profesión.

LO MAS LEÍDO