El ex secretario de Yaiza declara en su sexto juicio que aprendió “muchísimo” de Camero

Bartolomé Fuentes, que tiene ya cuatro condenas a sus espaldas por prevaricación urbanística y malversación, ha admitido que pudo cometer "equivocaciones" en el trámite de pago, pero ha alabado el asesoramiento que recibió del abogado

El ex secretario de Yaiza, durante su declaración en el juicio (FOTOS: Alejandro Ramos / Canarias Ahora)
El ex secretario de Yaiza, durante su declaración en el juicio (FOTOS: Alejandro Ramos / Canarias Ahora)

El ex secretario del Ayuntamiento de Yaiza, Vicente Bartolomé Fuentes, que acumula ya cuatro condenas por prevaricación urbanística, malversación y falsedad documental, ha declarado este jueves como acusado en el juicio por los pagos que autorizó a Felipe Fernández Camero, de quien ha defendido que aprendió “muchísimo”.

En su declaración, Bartolomé Fuentes ha justificado el millón de euros que cobró Camero del Ayuntamiento, entre otras cosas, por el asesoramiento que le prestó a él. “Yo aprendí en aquella época muchísimo. Y le agradezco muchísimo al señor Fernández Camero y a los compañeros la formación que recibí”, ha señalado en el que es, al menos, su sexto juicio penal.

Precisamente por ese “asesoramiento” que prestaba tanto al secretario como al alcalde, José Francisco Reyes, Camero estuvo imputado en la pieza principal del caso Yate, como presunto cerebro e “inductor” de la conducta delictiva de ambos. Sin embargo, mientras Reyes y Bartolomé Fuentes fueron condenados y confesaron sus delitos en esa causa -por la concesión masiva de licencias ilegales en Playa Blanca-, los cargos contra Camero se terminaron archivando antes del juicio, al no encontrar pruebas de su “asesoramiento”.

Por eso se abrió entonces esta nueva pieza que ahora ha llegado a juicio, en la que los tres están acusados de malversación, por el dinero que cobró Fernández Camero del Consistorio. “Es rotundamente falso que se pueda decir que no realizara ningún servicio para el Ayuntamiento”, ha defendido este jueves el ex secretario-interventor.

“La recepción del objeto del contrato era a diario”, “podía ser a diario, podía ser cada dos días, podía ser una semana entera”; “el asesoramiento legal era descolgar el teléfono y llamar”; “si bajabas a Arrecife y encontrabas un hueco, ibas a preguntarle sobre tal o cual cuestión”, ha ido señalando. Con esto último, se refería a que llegaban a hacerle consultas en su despacho en el Ayuntamiento de Arrecife, donde entonces Camero ejercía como secretario. “Sin entorpecerle su labor profesional”, ha apostillado Bartolomé Fuentes.

Sobre la incompatibilidad de Camero para prestar servicios como asesor al Ayuntamiento de Yaiza, ha afirmado que lo desconocía, subrayando que el Consistorio nunca fue “notificado” del expediente que le abrió Función Pública, que le terminó apartando de su cargo en Arrecife, tal como publicó en su día toda la prensa local.

Además, ha insistido en justificar el dinero mensual que Camero cobraba de Yaiza, afirmando que el abogado le recibía incluso en su casa cuando tenía que “hablar” de alguna “cuestión”.


"Es que no entra en mi cabeza ni en mi forma de ser"

Es imposible que yo me pueda concertar con una persona o con un grupo de personas desde una fecha determinada para realizar el expolio de un Ayuntamiento. Imposible. Es que no entra en mi cabeza ni en mi forma de ser. Lo niego rotundamente”, ha defendido este jueves Bartolomé Fuentes, que hace cinco años, en el caso Yate, reconoció no solo delitos de prevaricación urbanística, sino también de malversación y de falsedad documental.

En aquella causa, admitió por escrito haber actuado “con una negligencia culposa e inexcusable", al autorizar pagos a Reyes por dietas y viajes que nada tenían que ver con el ejercicio de su cargo de alcalde. Sin embargo, durante este juicio por los pagos a Camero, ha negado “con rotundidad” que él pudiera haber actuado por “ningún fin ilícito”.

Respecto a las decenas de reconocimientos de pago que firmó, sin más expediente que la propia factura de Camero y la orden de pago del alcalde, ha admitido que pudo haber errores. “Yo reconozco que me puedo equivocar. Reconozco que las cosas no se hayan podido hacer correctamente”, ha admitido mientras le iban exhibiendo esos documentos a petición del fiscal. Sin embargo, ha negado que hubiera una “connivencia” para el “expolio” de fondos públicos.

Vicente Bartolomé Fuentes, en el juicio

“¿Se pagó dos veces?”, ha preguntado al ver uno de los documentos. “La falta de visto bueno del alcalde no quiere decir que el servicio no se haya prestado”, ha apostillado al mostrarle otro.

 

Justifica los pagos entre 1996 y 2012 por un acuerdo plenario de 1980

Respecto a la contratación de Camero, al igual que vienen haciendo las defensas desde el inicio del juicio, la ha achacado a un acuerdo plenario de 1980, bajo la Alcaldía de Honorio García Bravo. Además, también ha reiterado el argumento de que en esa época había otros tres letrados externos trabajando para el Consistorio.

En contra de lo que declararon el miércoles dos peritos oficiales, que hablaron de pagos ilegales a Camero, sin ningún expediente de contratación, Bartolomé Fuentes ha defendido que ese acuerdo plenario de 1980 -por el que se acordó un abono de 50.000 pesetas mensuales por labores de asesoramiento-, justificaba los servicios que se le siguieron adjudicando de forma directa bajo la Alcaldía de Reyes, con pagos de hasta 46 millones de pesetas (276.000 euros) en un solo mes, tanto en concepto de asesoramiento como de representación en supuestos pleitos.

“Con las correspondientes equivocaciones, yo honestamente creo que sí realicé la labor dentro de mi leal saber y entender”, ha defendido el ex secretario, que ha iniciado su declaración afirmando que la formación que recibió en su día “no es la que dan ahora en las escuelas”, y que además tuvo que asumir también el puesto de interventor, para el que ha subrayado que no tenía estudios específicos. “Me encontré con un secretario con muchos más conocimientos que yo”, ha insistido al hablar de lo que “aprendió” de Camero, desde que él se incorporó en 1981 al Ayuntamiento.

Además, para justificar las omisiones de documentos clave en los expedientes de pago, ha apelado a que en aquella época no había “mecanización”, que los registros y los libros “eran manuales” y que el procedimiento era “bastante rudimentario”.

“¿Cumplió su deber de fiscalización?”, le ha preguntado el fiscal. “Yo entiendo que sí, dentro de mis limitaciones”, ha respondido el ex secretario, que aún tiene otras causas penales pendientes, y en septiembre volverá a sentarse en el banquillo por la licencia de Costa Roja.

 

“Yo me limitaba a hacer lo que hacía el titular”

En la sesión de este jueves también ha declarado otro de los acusados, Antonio Fernández, que reemplazaba a Bartolomé Fuentes como secretario-interventor accidental durante sus vacaciones. “Solo tengo el graduado escolar”, ha comenzado subrayando a preguntas de su abogado, que es al único al que ha aceptado responder.

Según ha detallado él mismo, en esos periodos en los que sustituía al secretario firmó un total de 11 órdenes de pago a Camero. “Yo me limitaba a hacer lo que hacía el titular”, ha declarado. Y eso era “comprobar que había una factura”, emitida por Fernández Camero, “y las órdenes de pago firmadas por el alcalde”.

“¿Comprobaba que los servicios se habían prestado?”, le ha preguntado su letrado, a lo que ha vuelto a responder que él miraba la factura y la orden de pago. “Nadie me dijo que tenía que hacer otra cosa”.

No obstante, a continuación ha defendido que sí sabía que los servicios se habían prestado, porque le constaba que Camero asesoraba al Ayuntamiento y él mismo le realizaba alguna consulta.

En el caso de Fernández, también está acusado por un certificado que firmó años después, a petición de la entonces alcaldesa, Gladys Acuña. “Me dijo si yo podía reflejar los distintos asesoramientos que me había prestado el señor Camero, porque sabía que yo llevaba 30 años en el Ayuntamiento y podía tener más información que ella”.

Ese documento que después se remitió al Juzgado que instruía esta causa, lo firmó como secretario accidental, pese a que en ese momento no ejercía ese cargo. “Yo entendí que la alcaldesa me estaba nombrando secretario accidental para ese acto. Y la alcaldesa también firmó ese documento. Entendía que con su firma estaba ratificando el nombramiento”, ha defendido.

El empresario Juan Francisco Rosa, entre el público y los periodistas que cubrían el juicio en Gran Canaria (FOTOS: Alejandro Ramos / Canarias Ahora)
Juan Francisco Rosa acude como público a la tercera sesión del juicio contra Camero en Gran Canaria
El acusado Felipe Fernández Camero, durante el juicio (FOTOS José Luis Carrasco)
Los peritos confirman la “ilegalidad” de los pagos a Camero: “Presentaba facturas y se ordenaba el pago sin más”
José Francisco Reyes, declarando en el juicio por presunta malversación en los pagos a Camero. Fotos: José Luis Carrasco
Reyes defiende el pago de un millón de euros a Camero: “Para mí hizo un buen trabajo”
LO MAS LEÍDO