LA CALIFICACIÓN SE CONCRETARÁ A LO LARGO DE LA INVESTIGACIÓN

La juez envía al marido de Romina a prisión provisional por homicidio o asesinato y maltrato habitual

La instructora ha adoptado esta decisión tras tomar declaración a Raúl Díaz Cachón por espacio de unas dos horas y de acuerdo con la petición del Ministerio Fiscal

La juez envía al marido de Romina a prisión provisional por homicidio o asesinato y maltrato habitual
La juez envía al marido de Romina a prisión provisional por homicidio o asesinato y maltrato habitual

La juez del Juzgado de Instrucción número 1 de Arrecife, en su doble condición de juez de guardia y de titular del único Juzgado de Violencia sobre la Mujer de la isla, ha acordando el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza del marido de Romina por la presunta comisión de los delitos de maltrato habitual y de homicidio o asesinato de su mujer, desaparecida desde el pasado 1 de enero. 

La calificación, según han indicado desde el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, se concretará a lo largo de la investigación. 

La instructora ha adoptado esta decisión tras tomar declaración a Raúl Díaz Cachón, de 44 años, por espacio de unas dos horas, y de acuerdo con la petición del Ministerio Fiscal. La investigación continúa bajo secreto sumarial y es competencia del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Arrecife. 

 

Una denuncia de malos tratos y una visita a Urgencias


Aunque el marido de Romina solo confesó haberse encontrado muerta a su mujer y haberse deshecho del cadáver, la juez considera que hay indicios suficientes para considerarle también responsable de la muerte de la joven e imputarle por tanto por homicidio o asesinato. La diferencia entre ambos delitos radica principalmente en si existió premeditación en el crimen, que es lo que se pretende determinar durante la instrucción.

En cuanto a la imputación por maltrato habitual, consta al menos una denuncia que Romina presentó en agosto contra su marido por malos tratos, tal como ya había publicado La Voz

Además, los agentes de la Guardia Civil también han recabado datos sobre otros posibles episodios de malos tratos. El último se habría producido presuntamente dos días antes de su muerte, cuando la joven acudió a Urgencias del Hospital Doctor José Molina Orosa de Arrecife con diversas heridas. Aquel día, según señalaron a este medio fuentes cercanas a la investigación, la joven se acabó marchando del centro hospitalario porque tardaban en atenderla. 

LO MAS LEÍDO