Indignación entre los pasajeros de un vuelo de Barcelona a Lanzarote que fue desviado a Fuerteventura

“Llegamos a las 12 de la noche al hotel, con todo cerrado. No pudimos cenar, solo nos dieron agua y el desayuno", señala una de las pasajeras. La compañía ha programado el vuelo de regreso para las 12:00 de este lunes

Pasajeros del vuelo esperando en la terminal de Fuerteventura
Pasajeros del vuelo esperando en la terminal de Fuerteventura

Los pasajeros del vuelo de la compañía Vueling que despegó este domingo por la tarde desde Barcelona, y que tenía prevista la llegada a las 17:55 a Lanzarote, aún no han llegado a sus casas. Y es que el avión fue desviado a Fuerteventura, según la explicación que le dieron a una pasajera, por un “socavón” en la pista de aterrizaje en el aeropuerto conejero.

No obstante, la explicación del motivo del desvío no la recibieron hasta aterrizar en Fuerteventura, por lo que los pasajeros vieron sorprendidos cómo el avión tomaba tierra en la isla majorera. 

“Cuando aterrizamos nos dijeron que en 15 minutos volvíamos a Lanzarote”, asegura una de las pasajeras. Sin embargo, el tiempo fue transcurriendo, y los pasajeros llegaron a estar dentro del avión “hasta hora y media”, para después desembarcar y ser trasladados a un hotel en Fuerteventura.

“Llegamos a las 12 de la noche al hotel, con todo cerrado. No pudimos cenar, solo nos dieron agua y el desayuno de hoy” describe la pasajera a La Voz. 

Una de las pasajeras ha confirmado a La Voz que a las 07:00 de este lunes les metieron en una guagua, ya que en un principio les dijeron que el vuelo de vuelta a Lanzarote saldría “a las 9 de la mañana”. No obstante, cuando llegaron al aeropuerto el personal de la compañía les señaló que el vuelo estaba retrasado, y que tiene prevista la salida “a las 12:00”.

“Espero que a las 12:00 sea la hora definitiva, y podamos volver por fin a Lanzarote”, señala la pasajera, que asegura que algunas personas han tomado la decisión incluso de trasladarse al muelle de Corralejo para regresar a la Isla en barco.

LO MAS LEÍDO