Tengamos la reconstrucción en paz

Ariagona González

Lo leí en alguna parte hace tiempo: la política implica el poder de conducir, la ciencia de organizar y el arte de prever. Y yo además incluiría una cuarta premisa: la capacidad de dialogar, consensuar y acordar. Es esta última exigencia la que marca la distancia entre los sistemas autoritarios y dictatoriales y nuestro modelo democrático.

Pienso en ello al hilo de los espectáculos que en ocasiones se brindan a la ciudadanía desde las tribunas públicas. Los insultos, diatribas, descalificaciones y comentarios peyorativos entre los representantes de las distintas fuerzas políticas son ya tan habituales que resulta casi sorprendente la sesión que no transcurre sin bronca de algún tipo.

Como recién llegada al Hemiciclo -con sus meses de confinamiento incluidos-, sigo sin entender cómo algunos cargos electos ejercen la representación de sus votantes a golpe de acusación personal sin relación alguna con el trabajo político, los valores o la ideología.

En las actuales circunstancias, en las que a la gravísima crisis sociosanitaria se ha sumado una crisis económica sin precedentes, me provoca bochorno y vergüenza ajena ver cómo algunos diputados y diputadas que deberían estar arrimando el hombro para encontrar soluciones, zanjan su tarea diaria encendiendo el ventilador de los ataques.

Y sufro pensando en los millones de personas que se acercaron a los colegios electorales confiados en que los representantes públicos en quienes depositaban su confianza harían lo posible y lo imposible en beneficio del interés general.

La bronca no es consustancial al trabajo político. El acuerdo y la colaboración son posibles y exigibles. Prueba de ello es la altura de miras demostrada en el Ayuntamiento de Madrid por Más Madrid y el PSOE, que se han sumado al proyecto de reconstrucción de la capital junto al Gobierno de derechas liderado por el Partido Popular, pese a la distancia ideológica y la renuncia al rédito partidista.

Tomemos nota y tengamos la reconstrucción en paz.

Ariagona González, diputada nacional y consejera de Industria y Energía del Cabildo de Lanzarote

LO MAS LEÍDO