¿Qué pasa con los eventos deporivos?

Lorenzo Lemaur

Al igual que la Cultura, el paisaje o la gastronomía, los eventos deportivos generan valor añadido a los destinos turísticos. 

Y, no sólo eso. Además, los eventos deportivos son un catalizador de la actividad turística. Las carreteras de maratón, el golf, la pesca deportiva, la náutica, el windsurf o los torneos internacionales de ajedrez mueven por todo el mundo a aficionados de un poder requisito medio o alto.

Y más, la actividad física y deportiva genera una actividad económica igualmente de poder adquisitivo medio o alto.

Te compras una bicicleta, unas zapatillas de running, un chándal, un tablero de ajedrez, el niño quiere un balón de fútbol, la camiseta de su ídolo. Todo esto es actividad económica.

Pero, además, el interés por la adecuada actividad física, bien como elemento de salud, como hobby o como actividad social abre cada día las puertas de más gimnasios y llena la lista de espera de las piscinas. Ello con la consecuente demanda de  más técnicos en distintas actividades y disciplinas físicas.

Todo ello, además de otras cosas, genera puestos de trabajo y economía.

Por tanto, al igual que se preocupan por la gestión de la actividad cultural en cada isla o en el conjunto del Archipiélago, es exigible del Gobierno de Canarias, de los siete Cabildos y de los 88 ayuntamientos canarios su preocupación y ocupación por la gestión del ámbito de los eventos deportivos, que como ya he dicho, además, sitúan el nombre de Canarias y de casa una de las islas en la mente de millones de aficionados al ajedrez, automovilismo, baloncesto, balonmano playa, carreras, fútbol, gimnasia, golf, ironman, judo, karate, maratón, natación, náutica, pesca, surf, tenis, vela, windsurf y otras actividades a las que los aficionados acuden en grupo o en familia, generando ocupación alojativa, alquiler de coches, degustación de gastronomía del lugar, compra de souvenir y otros gastos en el destino. 

Todo ello es, indiscutiblemente actividad económica y en consecuencia creación de puestos de trabajo.

Pues eso. Qué lo tengan en cuenta, que los técnicos deportivos y organizadores de eventos también tenemos la mala costumbre de comer.

Lorenzo Lemaur Santana 

Técnico y gestor deportivo 

LO MAS LEÍDO