Una inversión histórica para Canarias

Nira Fierro

El compromiso de este Gobierno de España con Canarias ha vuelto a quedar de manifiesto estos días con la presentación del proyecto de ley de los nuevos Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio 2023. Unas cuentas comprometidas con la justicia social y la eficiencia económica, que además están en sintonía con la singularidad canaria y las expectativas de progreso de nuestra tierra. No es una opinión, son los datos objetivos los que hablan.

La ficha canaria se incrementa en un 14% respecto al año en curso y la inversión por habitante crece hasta los 416 euros per cápita, por encima de la media nacional. Y junto a ello, los fondos procedentes de la financiación autonómica se colocan en los 6.519 millones de euros, un 24% más, reforzando así la capacidad de respuesta de nuestros servicios esenciales: educación, sanidad, derechos sociales.

Aquellos que decían que los presupuestos del año 2018 eran los mejores de la historia de Canarias, ahora deberían ser los primeros en reconocer que estas cuentas son manifiestamente mejores que entonces. Ahí están, por ejemplo, los más de 450 millones de euros incluidos en el REF económico y fiscal respecto a las cuentas de aquel año. O el Plan Integral de Empleo de Canarias, que por primera vez se eleva hasta los 45 millones.

Es una realidad que en estos años en responsabilidades de gobierno los socialistas hemos reorientado la política presupuestaria hacia una mayor justicia social y transformación de nuestro modelo productivo, a lo que se ha unido en estos últimos años un esfuerzo sin precedente en medidas de respuesta y protección, como consecuencia de la pandemia primero y de la guerra después, dirigidas a la clases medias y trabajadora de nuestro país y, muy especialmente, a los más vulnerables.

En este sentido, los nuevos Presupuestos son ejemplares e incorporan acciones como el incremento en un 8,5% de las pensiones mínimas y el Ingreso Mínimo Vital, con más de 427.000 personas beneficiarias en Canarias, o la subida del 2,5% del salario de los empleados públicos, lo que en las islas abarca a más de 132.000 trabajadores y trabajadoras.

Además, más de 48.000 estudiantes canarios se aprovecharán del aumento en la partida destinada a becas y casi 4.000, de la extensión del bono de alquiler joven. Medidas todas ellas encaminadas a blindar el poder adquisitivo de un porcentaje alto de nuestra población, en tiempo de inflación, por parte de un gobierno solidario y especialmente comprometido con la igualdad y la cohesión territorial.

Los PGE 2023 destinan a Canarias una inversión total de 1.508,10 millones de euros y una inversión indirecta (transferencias de capital) de 482 millones de euros. En inversiones directa contemplan 391,8 millones de euros, un aumento nada menos que del 8,1%, y es novedad añadida la partida de 5 millones destinados a la implantación del Centro Nacional de Vulcanología.

Además de ello, Canarias recibirá más de 520 millones de euros para subvenciones al transporte marítimo, aéreo y de mercancías, y una partida específica de 10 millones para el transporte del plátano.

Gracias al Ejecutivo de Pedro Sánchez también se hará efectivo los pagos correspondientes al Convenio de Carreteras, 410 millones en total, y se materializarán otras medidas como los planes de resiliencia turística, las ayudas agrícolas como las del Posei o el proyecto de reconstrucción de La Palma, con fondos nominales para esta isla en materia de vivienda, empleo y medio ambiente por valor de 37,5 millones de euros.

Los presupuestos de 2023 también permitirán impulsar una fiscalidad más justa, progresiva y eficiente, facilitando a más de 228.000 trabajadores canarios beneficiarse de la reducción por rendimientos de trabajo, mientras que 16.000 empresas canarias lo harán de la rebaja prevista en el Impuesto sobre Sociedades.

No solo se trata de un presupuesto que cumple con nuestro Archipiélago, sino que aumenta los recursos previstos, consolidando la apuesta de este Gobierno socialista por los pilares básicos del Estado de Bienestar; unas cuentas, además, que todavía pueden y deben mejorarse en el trámite parlamentario.

Confiemos en que todas las formaciones políticas sean capaces de estar a la altura, priorizando el interés general. España se juega mucho y Canarias, también.

 

LO MAS LEÍDO