Ilustres canarios que nombran calles de Arrecife

por Lorenzo Lemaur Santana La calle Pérez Galdós nos lleva desde las cuatro esquinas hasta Valterra, atravesando todo el barrio del Lomo, hasta sacarnos de Arrecife, hacia Lloret, Los Mármoles, Las ...

por Lorenzo Lemaur Santana

La calle Pérez Galdós nos lleva desde las cuatro esquinas hasta Valterra, atravesando todo el barrio del Lomo, hasta sacarnos de Arrecife, hacia Lloret, Los Mármoles, Las Caletas y Costa Teguise. Importante calle de Arrecife que lleva el nombre de quien sin lugar a dudas es el más importante de los literatos de Canarias. Benito Pérez Galdós abre la lista de este artículo dedicado a los personajes canarios que dan nombre a calles de Arrecife. Él nace en Las Palmas de Gran Canaria en 1843 y muere en Madrid en 1920. Anteriormente esta calle se conocía por Camino de La Villa.

Junto con él, otros 26 canarios ilustres dan nombre y honor a otras tantas calles de nuestra ciudad de Arrecife. Entre ellos, la literatura canaria ilustra a algunas otras calles de la Capital. En la Vega está la calle José Viera y Clavijo, quien está considerado como el principal enciclopedista canario, nace en Tenerife en 1731 y muere en Las Palmas en 1813. Su obra más conocida es la "Historia General de las Islas Canarias". Esa calle llevó el nombre de Barriada de Fiestas hasta hace bien poco (1995), debido al grupo de viviendas construidas por don Rafael Fiestas en la década de los 50.

Nos vamos a Argana Alta y encontramos la calle Pedro García Cabrera, otro de nuestros literatos más ilustres, nace en La Gomera en 1905, fue uno de los propulsores del movimiento indigenista y del surrealismo en Canarias. Con el estallido de la guerra civil es deportado a Villa Cisneros, muere en 1981 en Santa Cruz de Tenerife. También en Argana Alta encontramos la calle Agustín Millares Sall, no menos importante para la poesía canaria y muy comprometido políticamente con las islas. Este poeta nace en Las Palmas en 1917. Hombre de ideas progresistas que militó en las filas del Partido Comunista de España, cuando se encontraba en la clandestinidad bajo la dictadura franquista. Sin salir de Argana Alta, tenemos la calle Alonso Quesada, hace honor a Rafael Romero Quesada, que nació en 1886 en Las Palmas y murió en 1925 en Santa Brígida. Realizó una abundante obra literaria en diferentes facetas: poesía, teatro y sobre todo narrativa. Si nos vamos a Argana Baja podemos encontrar la calle Tomás Morales, poeta que nace en la villa de Moya en 1885 y muere en 1921. Canta con su obra poética al mar e incluso a las infraestructuras portuarias. Colabora con la revista Latina, donde publica algunos de sus más celebres poemas, pero será sobre todo en 1919 cuando llega su consagración con la publicación de "La Rosa de Hércules", que es sin duda su obra más conocida, dentro de este libro se encuentra el magnífico poema "Oda al Atlántico".

El arte también deja huella en las calles de Arrecife. Curiosamente María Mérida será la única mujer que podamos citar. Ella nace en El Hierro en 1925, y está considerada como una de las principales intérpretes que ha tenido la canción canaria de todos los tiempos. Recientemente el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria la ha nombrado hija adoptiva, incluso se le puso una plaza en el popular barrio de La Isleta. Esta calle sirve de mediana entre Arrecife y San Bartolomé en la urbanización de La Concha. Esta misma vía recibe el nombre de Bergantín en sus números pares por ser vía medianera entre el municipio de Arrecife y San Bartolomé. Otro músico, de origen irlandés, aunque nacido en Tenerife, Teobaldo Power que le cantó a Canarias, da nombre a una calle del centro de la Ciudad. Son muy conocidos sus Cantos Canarios y de ellos, su arrorró es el Himno de Canarias. En el pequeño barrio de Tenorio se encuentra la calle dedicada a otro músico, Néstor de la Torre, que nace en 1857 en Las Palmas y muere en Madrid en 1933. El imaginero y decorador de muchas iglesias canarias Luján Pérez y uno de sus discípulos, Felo Monzón, son recordados con sendas calles en Argana Alta.

Pasando al terrero de la política, la calle real de Arrecife, que así se llamó, y también calle Principal, calle Constitución y calle de Las Carretas, se llama calle León y Castillo. Ya hemos escrito algo sobre ella y sobre Fernando León y Castillo. Este fue un importante político grancanario que desarrolló su actividad en la época de la restauración de la monarquía borbónica en España. Llegó a ser ministro de ultramar, precisamente bajo su ministerio se aprueba la construcción del puerto de la Luz en Las Palmas de Gran Canaria. Se convirtió en el genuino representante de la burguesía del Archipiélago ante el poder central. Se erigió en el líder del partido liberal, y a pesar de que éste se autodefinía como regional, lo cierto es que tuvo un marcado carácter insular en sus actuaciones, promoviendo la división de Canarias en dos provincias, pues en esa época sólo existía una, la de Canarias, con capital en Santa Cruz de Tenerife. Por ello tiene calle en todos los municipios de las islas de Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria y ni por asomo en las restantes.

Siguiendo con la política, en Valterra se encuentra la calle Franchy Roca, que nace en 1871. Destacado político, abogado y periodista. Funda en 1902 el Partido Republicano Federal y la Federación Obrera Canaria y también es el fundador de dos influyentes periódicos de la época: Las Efemérides y El Tribuno. Se significó por la lucha a favor de la mejora de la clase obrera, sobre todo trabajó por el gremio de los portuarios. Construye en la isleta la primera casa del pueblo de Las Palmas de Gran Canaria. La precaria situación económica por la que atravesaba le obliga a presentarse en Madrid a una plaza de secretario de la Audiencia de Sevilla, ganándola con el número uno. En 1931 la República le nombra Fiscal General del Estado. Más tarde sería ministro de Industria y Comercio con Manuel Azaña. Tras la guerra Civil se exilia a Méjico, donde muere. Hoy día sus restos descansan en el cementerio de Las Palmas de Gran Canaria (Vegueta) a donde llegaron procedentes de Méjico en 1976.

Por su parte, Juan de Quesada, quien nació en Las Palmas en 1857, y muere en la misma isla en 1919, también da nombre a otra calle de Valterra. Fue un destacado político y también periodista. Otro político, militar y escritor, Nicolás Estevanez da nombre a una calle del barrio de Tenorio. La plaza de Valterra, que se continúa con la avenida que une a ese barrio marinero con el centro de la Ciudad, al desembocar frente a la Escuela de Pesca, se llama Gobernador Civil José García Hernández en honor al quien fuera por 1955 gobernador civil de la provincia de Las Palmas, época de finales de la autarquía económica. . Siguiendo con los políticos, la continuación de la avenida marítima, a la entrada del conocido como parque temático, cuando deja de llamarse avenida Fred Olsen, se llama Avenida Secundino Delgado. Político independentista y también periodista que funda en Estados Unidos El Esclavo y en Venezuela El Guanche. Muere de tuberculosis en 1912 no sin antes haber participado en varios intentos por la independencia Canarias.

El que fuera alcalde de Santa Cruz de Tenerife, García Sanabria, gran defensor del Carnaval, rotula una calle en el Centro, al igual que Juan Rejón, conquistador castellano, fundador de la ciudad del Real de Las Palmas de Gran Canaria el 24 de junio de 1478, que se vino a Lanzarote para solicitar refuerzos en la conquista de Gran Canaria, siendo aquí engañado y apresado por Diego de Herrera, señor de Lanzarote. Regresó a Gran Canaria donde se encuentra con la traición del Déan Bermúdez, hasta entonces su hombre de confianza, que había intentado conquistar la isla a espaldas suya, aunque sin éxito. Por todo ello el rey envía a Pedro de Vera, para que termine la conquista de la isla, tras solicitarle a Juan Rejón que regresara a la península, aunque Rejón no hace caso y se refugia en La Gomera, donde muere a principios del siglo XVI.

Tres son los generales canarios que rotulan alguna calle, los tres en el centro: el General Weyler, que mandó las tropas españolas antes de que Cuba alcanzara su total independencia en 1880; el General Balmes (antes fue la calle del Desierto) que muere en un trágico accidente que le ocasionó su propia pistola cuando participaba en el golpe de Estado del 18 de julio de 1936; y el General García Escámez, que dirigió los destinos del Archipiélago en la primera mitad de la dictadura franquista. A él se le deben las primeras infraestructuras de La Graciosa, al propiciar la creación de un puerto, una escuela, un cementerio, unos aljibes para disponer de agua.

En Titerroy se encuentra la calle Doctor Gregorio Chill y Naranjo, que nace en Telde en 1831. En 1857 funda el Museo Canario dedicado a la ciencia. En Valterra otro científico, que también destacó por su ordenado pensamiento filosófico, Hipólito Frías, da nombre a una calle.

En el ámbito de lo social, destaca la presencia en Argana Alta de la calle Sabín Berthelot, quien nace en Marsella en el año 1794, y llega a Tenerife en 1820 donde muere en 1880. Participó de forma activa en el progreso de la isla, se manifestaba a favor de los puertos francos. Colaboró también con la Real Sociedad Económica de Amigos del País de la isla de Tenerife.

Para finalizar citaremos a los personajes del folclore canario, que lógicamente no podían quedar olvidado en nuestras calles. Así, en La Concha está la calle Néstor Álamo, que fue un ensayista grancanario de mucho prestigio e historiador, destacó por su labor como folclorista. A él se debe la romería de la Virgen del Pino. También en La Concha encontraremos la calle Fernando Díaz Cutillas, que nació en Las Palmas en 1937. Destacado folclorista canario, periodista y locutor de TVE en Canarias. Se le conoce, sobre todo, por la presentación que hizo del programa Tenderete de TVE en Canarias. Además, son destacadas sus crónicas deportivas, sobre todo el seguimiento que hizo de la Unión Deportiva Las Palmas en el Diario de Las Palmas y en La Provincia. Por todo ello se hizo acreedor de la Medalla de Canarias, a título póstumo. Muere en Las Palmas en 1988.

Nota: toda la documentación la hemos obtenido del libro "Arrecife. Historia de sus calles", de Alejandro González Morales, editado por el Ayuntamiento de Arrecife.

LO MAS LEÍDO