Acercamiento a la exposición El traspatio

J. David Machado
Fotografía realizada por Adriana Sandec. La afluencia de público llegó a los casi 300 asistentes.
Fotografía realizada por Adriana Sandec. La afluencia de público llegó a los casi 300 asistentes.

Cualquiera que se haya acercado a nuestras instituciones museísticas o expositivas coincidirá conmigo en que estas son pequeñas, complicadas y se han quedado obsoletas respecto a las necesidades contemporáneas. Estas, han permanecido invariables con apenas modificaciones o ampliaciones desde los años ochenta del s. XX. Es hora de que manera propia, vernácula y diversa tejamos los espacios que acojan el arte del presente y el futuro. Es indudable la importantísima contribución que las artes plásticas y visuales han tenido en el desarrollo de la imagen que proyecta Lanzarote a todo el mundo. No se puede entender la isla sin el binomio indivisible de arte y naturaleza.

Estamos asistiendo a como la generación nacida después de los años noventa, reclama su papel en el espacio y la discusión pública, determinando un eje de acción desde el significado del habitar o conectar con esta isla en relación a un mundo que se vislumbra en perenne crisis. Es por ello que buscan volver a lo primario y elemental, a lo que acontece en las dinámicas de las relaciones cotidianas o en el territorio con el que conectan.

La comisaria de la muestra Marianna Amorim, que a su vez es antropóloga y artista afirma que el hecho de criarse y vivir en Lanzarote, donde el paisaje lo invade todo, hace que quienes creamos desde aquí miremos al territorio desde una forma vivencial. No puedo estar más de acuerdo con esta afirmación y añado que veo en ellos una responsabilidad y sensibilidad social que hace que sus obras reflexionen directamente acerca de aspectos comunitarios, tan importantes para seguir construyendo nuestra idiosincracia universal.

Sin duda, esta exposición marca un hito a tener en cuenta para estructurar los programas y proyectos expositivos futuros. Desde 1976, año de apertura del MIAC (Museo Internacional de Arte Contemporáneo) ningún artista local había expuesto en La Sala de La Colección Permanente. A la inauguración acudieron trescientas personas de todas las edades y ámbitos, demostrando con contundencia el interés de la población insular por los proyectos y exposiciones que se desarrollan desde una mirada propia. De una vez por todas, estamos deconstruyendo nuestros prejuicios y dándole la vuelta a “todo lo de fuera es mejor que lo lanzaroteño” para dejar ver una idea que no es nueva, pero que a veces corre el peligro de quedarse en ascuas; “La cultura creada y desarrollada en Lanzarote tiene la potencia y entidad para dialogar en igualdad con otros territorios, convirtiéndose a través de la mirada de los millones de turistas y visitantes que recibimos de todo el globo en universal.”

La exposición dialoga directamente con la memoria histórica de Lanzarote, al vincularse de manera directa con la obra de Pancho Lasso, que el MIAC custodia y divulga como el corazón de la colección del museo. Nuestro más importante escultor, padre de la modernidad lanzaroteña, pudo desarrollar su actividad y estudios ya que fue el primer becado en la historia del Cabildo Insular de Lanzarote en 1926, permitiéndole acceder a conocimientos y recursos esenciales que le llevaron a crear desde lo propio y lo telúrico. El programa de apoyo, formación y producción “El museo diverso” acoge ese espíritu adaptándolo a nuestros tiempos, pretende ser un balón de oxígeno que luche contra la precariedad que muchas veces vive el sector cultural, para poder contribuir a generar las miradas que crearán desde Lanzarote para el mundo.

Por mucho que a veces se intente transformar nuestra isla en una calle metropolitana de alguna ciudad europea, nuestra realidad no se vincula al individualismo, sino a los lazos comunitarios. Es por ello que este proyecto se ha preocupado de fomentar las dinámicas relacionales entre las y el artista, con el fin de establecer diálogos que fomenten el pensamiento, el debate y la reflexión, conceptos matrices de la creación artística. Estoy seguro que este programa se podrá ejecutar periódicamente y contribuirá de manera directa a la mejora de nuestro tejido cultural.

Si pueden, acérquense al MIAC para adentrarse en “el traspatio”, una sugerente propuesta expositiva resultante del proyecto “El museo diverso”, que nos invita a apreciar las obras de la pintora e ilustradora Marina Speer, de la escultora Cintia Machín, del artista interdisciplinar y diseñador de moda Darío Machín, de la pintora y artista textil Mariela García, de la ilustradora y escritora Lana Corujo y de la comisaria, antropóloga, doctora en arte y filosofía y artista Marianna Amorim.

Nota: La información de Pancho Lasso ha sido recabada del trabajo de investigación de la historiadora Arminda Arteta y la diseñadora Vanessa Rodríguez. Las fotografías han sido realizadas por la artista Adriana Sandec. En las sesiones formativas han participado distintos agentes culturales como el pintor Daniel Jordán, la directora del MIAC María José Alcántara o el gestor cultural, escritor y artista José Betancort. En el montaje expositivo han participado los trabajadores y las trabajadoras de los Centros de Arte, Cultura y Turismo así como las familias de las y el artista participante. A la inauguración asistieron representantes públicos del Cabildo de Lanzarote. Han contribuido en el buen desarrollo del proyecto: Daniel Fleitas, María Marta Neme, Amparo Perdomo de Radio Insular del Cabildo de Lanzarote, el colectivo de programación y Arduino Lanzarote Makers y la Casa de la Cultura Agustín de la Hoz de Arrecife.

Letrero y niño
Fotografía realizada por Adriana Sandec. 4. Un niño delante del letrero luminoso que da la bienvenida a la exposición colectiva. 

J. David Machado Gutiérrez Experto en cultura contemporánea. 

LO MAS LEÍDO