Vivienda destina 14,5 millones para combatir la despoblación en Canarias

El objetivo es aumentar el parque público para el alquiler en los municipios de menos de 20.000 habitantes, en términos de adquisición, construcción o rehabilitación de inmuebles

EKN

Pueblo de Haría, en el norte de Lanzarote

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias ha renovado por segundo año el programa de subvenciones para combatir la despoblación del medio rural incluido en el Plan de Vivienda de Canarias 2020-2025.

La Consejería destinará una nueva partida de 14.529.696 euros este año, la misma cantidad que se dedicó el año pasado a la primera edición de estas ayudas, fondos que pueden utilizarse para subvencionar alguna de las cuatro líneas estipuladas en el programa: la adquisición, construcción o rehabilitación de inmuebles con el objetivo de aumentar el parque público para el alquiler en los municipios canarios de menos de 20.000 habitantes.

Esta ayuda está enfocada a los 58 ayuntamientos canarios de menos de 20.000 habitantes que se encuentran recogidos en el Convenio de cooperación suscrito entre el Instituto Canario de la Vivienda y la FECAM, asociación encargada de gestionar este programa. Con la renovación de este programa de ayudas un año más, la Consejería habrá invertido al finalizar la Legislatura más de 29 millones de euros en subvencionar a los ayuntamientos menos poblados del Archipiélago a fijar a su población y evitar las fugas de habitantes a las grandes ciudades.

Este presupuesto se ha distribuido entre todos los municipios atendiendo a criterios de población, así como en función del número de demandantes inscritos en el Registro Público de Demandantes de Vivienda Protegida de Canarias y un criterio fijo basado en la solidaridad intermunicipal, garantizando así un reparto equilibrado del fondo presupuestario.

Los ayuntamientos que cumplan con las condiciones del programa podrán solicitar las ayudas a partir de este lunes, y durante un mes, para subvencionar alguna de las cuatro líneas previstas: para la adquisición o bien para la construcción de viviendas en régimen de alquiler por los ayuntamientos o empresas públicas de titularidad municipal para destinarlas a alquiler social; a la rehabilitación de inmuebles en desuso que sean de titularidad municipal de cara a incrementar el parque público de alquiler social, así como a la rehabilitación o adecuación de viviendas de titularidad privada del entorno rural a las condiciones mínimas de habitabilidad, ahorro de consumo energético, elementos estructurales y, en definitiva, aquellas obras necesarias para el adecuado mantenimiento de estas.

Se busca con este programa impulsar la rehabilitación de viviendas antiguas ya que el envejecimiento progresivo de la población, sobre todo en el entorno rural, requiere también de medidas concretas para acceder a la vivienda y fomentar la eliminación de barreras arquitectónicas.

Con la adenda aprobada y publicada el pasado 15 de julio en el BOC, y que ha sido consensuada con la FECAM, se dota a este programa del Plan de Vivienda 2020-2025 de mayor agilidad a la hora de las tramitaciones y se añade un Anexo II en el que se pide a los municipios solicitantes un plan de financiación y una previsión de ingresos y gastos de la actividad a realizar.

Este programa del Gobierno canario está encaminado a que se consiga el objetivo marcado en el propio Plan de Vivienda 2020-2025 que es fijar la población en el entorno rural y evitar la fuga de habitantes hacia las grandes urbes del archipiélago. Toda política rural debe buscar el logro de una mayor integración territorial de las zonas rurales, facilitando una relación de complementariedad entre el medio rural y el urbano, y fomentando en el medio rural un desarrollo sostenible.

LO MAS LEÍDO