La ocupación turística en Semana Santa podría llegar al 80% en la isla gracias a las reservas de última hora

Las previsiones han mejorado casi 10 puntos respecto a las cifras que manejaba hasta hace poco la patronal

EKN

Turistas en una terraza en Lanzarote

El sector turístico de Lanzarote se mantiene optimista de cara a Semana Santa y prevé alcanzar el 80% de ocupación, al menos en los días festivos y el fin de semana. 

Aunque los consumidores siguen experimentando cierta incertidumbre a la hora de reservar por los posibles contagios de coronavirus, el levantamiento de las restricciones a nivel nacional y europeo ha impulsado las reservas con destino Lanzarote, especialmente las de última hora. 

“La previsión de ocupación en un sondeo que hicimos a mediados marcaba un 70%, pero esperamos que en estos últimos 15 días lleguemos al 80% con reservas de última hora”, apunta Susana Pérez, presidenta de la Federación Turística de Lanzarote (FTL) y de Asolan.

Desde la flexibilización de las medidas para la entrada de turistas británicos a la isla, los números han mejorado, y es que hasta mediados de febrero, los viajeros provenientes de Reino Unido, y en particular los niños de entre 12 y 17 años, no podían entrar a España con un test alternativo a la doble vacunación, que no era obligatoria en esta franja. Esto afectó de lleno a la campaña de navidad y al mes de enero. Además, tampoco podían entrar con el certificado de inmunización o recuperación como alternativa a las vacunas. 

“Conseguimos que el Gobierno central entendiera que Inglaterra es un país muy importante para el turismo en la isla”, apunta la presidenta de Asolan.

 

Lanzarote promueve el turismo nacional

A pesar de que británicos, alemanes y escandinavos suelen ser los turistas más numerosos en las islas en Semana Santa, los propios españoles también contribuirán a alcanzar el porcentaje esperado gracias al aumento en las plazas aéreas entre el archipiélago y la península, así como el incremento de conexiones interinsulares por parte de las navieras.

“El mercado nacional ha estado respondiendo muy bien desde el verano pasado, por lo que podemos decir que es uno de los sectores que sí se ha recuperado”, explica Susana Pérez. “Sin embargo, los españoles sólo supone un 20 o 25% del total de turistas que recibe Lanzarote”.

Concretamente, Lanzarote contará con 57.511 plazas aéreas nacionales en abril, lo que supone un 27,5% más con respecto a la época prepandemia. Por su parte, las navieras aumentarán sus rutas en el trayecto entre Playa Blanca y Corralejo con 296 viajes, un 4,85% más.

Cabe recordar que la Consejería de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias también incentivó estas conexiones con su campaña “Bendita Semana Santa”, que puso en marcha en el pasado mes de marzo para que los turistas nacionales escogiesen el archipiélago para sus vacaciones, bajo las premisas de sol y playa.

 

Las consecuencias de la guerra impulsan las reservas de última hora

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania ha dejado un escenario de incertidumbre a nivel mundial, impactando de lleno en los mercados, con subidas del IPC, la luz e incluso la cesta de la compra. Esto ha provocado que muchas personas no reserven sus viajes con antelación y apuesten por el last minute.

“El impacto de la guerra ha sido directo en el recibo de la luz y otros gastos, por lo que muchos españoles esperan a última hora para ver si la economía familiar les permite viajar”, apunta la presidenta de FTL. “Pero, de momento, es uno de los mercados que más se está recuperado respecto a datos prepandémicos”, añade.

Otra de las partes afectadas por la inflación han sido los touroperadores y las empresas intermediarias, ya que éstas se han visto en la tesitura de tener que cumplir con contratos firmados el año pasado, cuando los precios eran muy inferiores, impactando de lleno sobre el margen de beneficios.

“La situación es difícil”, apunta Susana Pérez. “Depende de las empresas si apuestan por reducir el margen de beneficios o mantienen los precios en el corto plazo, es algo que van viendo en el día a día, por los constantes cambios”.

No obstante, estos datos optimistas podrían llegar a verse afectados puntualmente por los paros y manifestaciones en hostelería y comercio confirmados por Comisiones Obreras (CCOO) para Semana Santa en Lanzarote. El sindicato y los empresarios denuncian la falta de avances en la actualización de los convenios colectivos y abogan por paros parciales o totales en algunos centros de trabajo.

En cualquier caso, las previsiones son optimistas por parte de la patronal, incluso de cara al verano, aunque todo dependerá de la duración y el impacto de la invasión de Ucrania, pero también de la evolución de la pandemia. ”Esperamos que estas sean las primeras vacaciones de verano que se puedan disfrutar de manera general, aunque cabe resaltar que mayo y junio serán meses de bajada”, añade Susana Pérez. “Cuantas menos limitaciones vayamos teniendo en relación a los viajes, que ya prácticamente se han levantado todas, menor será el impacto en el bolsillo del consumidor”.

LO MAS LEÍDO