Los inhaladores presurizados en Canarias contaminan como 14.000 coches

"En manos de los médicos está contrarrestar las consecuencias en la salud del incremento de la temperatura global”, alerta Pedro Cabrera, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas

EKN

Pedro Cabrera, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas
Pedro Cabrera, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas

En Canarias se consumen al año aproximadamente cerca de un millón de inhaladores presurizados. Estos dispositivos son inocuos para las personas con asma y con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que los utilizan, pero contaminan tanto como 14.285 coches circulando todo un año

El dato ha sido aportado por el Colegio de Médicos de Las Palmas, promotor de la Alianza Médica contra el Cambio Climático, una iniciativa a nivel nacional bajo el paraguas del Consejo General de Colegios de Médicos. El objetivo es concienciar primero a los médicos y luego a los pacientes del impacto del sistema sanitario actual en el cambio climático e informar de las alternativas disponibles

El Colegio de Médicos reconoce "la contribución decisiva de los inhaladores presurizados a la mejora de la esperanza y al aumento de la calidad de vida". Sin embargo, indican que son muy dañinos para la atmósfera ya que incrementan la temperatura del planeta y potencian el cambio climático. Algunos de estos gases pueden permanecer hasta 36 años en la troposfera. 

Un solo envase, explican, contiene "tantos gases de efecto invernadero como los emitidos por un coche convencional al recorrer 300 Km". 

“La salud se está viendo muy condicionada con el incremento de la temperatura global. En manos de los médicos está contrarrestar las consecuencias en la salud”, alertó Pedro Cabrera, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas.

Las emisiones de gases de efecto invernadero hay que reducirlas drásticamente, de forma casi inmediata, nos jugamos mucho”, advierte Cabrera. El uso de estos dispositivos en Canarias equivale a más de 24.285 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. A nivel nacional son 378.000 toneladas.

 

Alternativas médicas a los inhaladores presurizados

No habrá que sorprenderse si nuestro médico nos prescribe el mismo medicamento en otra presentación, muchísimo menos contaminante, será la tendencia en adelante”, adelantó Cabrera.

El colegio de médicos de Las Palmas recuerda a los pacientes que utilizan los inhaladores presurizados no se pueden tirar a la basura, ya que una vez consumidos siguen conteniendo gases de efecto invernadero. "Deben ser entregados en la farmacia para su correcto reciclaje", explican.

Afortunadamente, explica Cabrera, "la gran mayoría de los fármacos que se venden en formato de inhaladores presurizados pueden ser sustituidos por el mismo principio activo por otros formatos no presurizados, que se pueden denominar inhaladores ECO, como el polvo seco (DPI), la nebulización o la niebla fina (SMI)".

"Por encima de los 6 años de edad, la gran mayoría de los pacientes están capacitados para utilizar inhaladores sin gases propelentes. Por ello, el médico puede sugerirles sustituir el inhalador presurizado por otro sin gases de efecto invernadero. Estos cambios, siempre han de ser pactados con el paciente y en su beneficio", explica el colegio de médicos.

 

El sistema sanitario y el cambio climático

La Organización Mundial de la Salud advierte de que "el cambio climático es la mayor amenaza contra la salud a la que nos enfrentamos en las próximas décadas”.

El Colegio de Médicos de las Palmas explica que los sistemas sanitarios son una fuente de contaminación a la que no se le presta la atención debida. "El sistema sanitario español contamina como 3.500.000 coches circulando durante un año" ejemplifican.

"El conocimiento del daño que hace el cambio climático a la salud es un deber ético del médico, que puede actuar desde el ámbito social y desde el profesional", destacan. Recuerdan también que la Sociedad Europea de Neumología ya "aconseja luchar contra el cambio climático con tanta intensidad como se lucha contra el tabaco".

 

 

LO MAS LEÍDO