Canarias presenta un programa para prevenir suicidios advirtiendo de las altas tasas del archipiélago

​Es la tercera comunidad con más suicidios de España, muy por encima de la media nacional. En 2019, 197 personas se quitaron la vida en las islas

Rueda de prensa de presentación del Programa de prevención de conductas suicidas
Rueda de prensa de presentación del Programa de prevención de conductas suicidas

La Consejería de Sanidad del Gobierno canario ha presentado este viernes el nuevo Programa de prevención de la conducta suicida, recogido en el Plan de Salud Mental de Canarias 2019-2023, que cuenta con una línea específica dedicada a la prevención del suicidio, que es la primera causa de muerte no natural en España.

Además, el archipiélago está por encima de la media del país y con la tercera tasa más alta de España, solo por detrás de Asturias y Galicia y empatada con La Rioja. En concreto, según los últimos datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y del Instituto Canario de Estadística, 197 personas se suicidaron en Canarias en 2019. Esto supuso una tasa de 9,15 por 100.000 habitantes, cuando en España fue de 7,81.

Durante la rueda de prensa, también han recordado que la Encuesta de Salud de Canarias de 2015 reflejaba que la idea suicida prevalecía en el 10,8% de la población del archipiélago, mientras en el conjunto de España estaba en el 4,4%. "Hay que tener en cuenta que los datos de intento de suicidio en Canarias aún no tienen la fiabilidad suficiente, algo que este programa pretende solventar", subrayan desde la Consejería.

Respecto al trabajo técnico previo que ya han realizado, señalan que ha habido variaciones en la última década, aunque se ha detectado "una tendencia progresiva al alza, especialmente en las islas capitalinas". Esto mismo ha sido advertido por Cruz Roja, que con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio ha alertado del aumento de las personas con tendencias suicidas que se dirigen a la ONG desde finales de 2020, coincidiendo con la pandemia.

Respecto al perfil más habitual en el archipiélago, desde el Gobierno apuntan que son más frecuentes los suicidios en hombres que en mujeres, con una diferencia de 3,6 a 1, y que la franja de edad de más de 79 años fue la de mayor tasa de suicidio en 2019, con 19 por 100.000 habitantes (casi nueve puntos más que la media regional).

 

"Un problema de salud especialmente complejo"

El programa presentado por la Consejería incluye el "conocimiento científico actualizado, recomendaciones para el desarrollo de las acciones, pautas de implementación temporal y de priorización y una ampliación de su alcance en determinadas áreas". "Está concebido como un documento guía donde se recopilan las acciones a realizar para conseguir el objetivo de minimizar el riesgo suicida en Canarias, los recursos necesarios para realizar dichas acciones y la evaluación de las mismas", explican en un comunicado.

 

Entre otras cosas, incluye acciones preventivas para mitigar los probables efectos negativos de la pandemia por SARS-CoV-2, así como acciones específicas dirigidas a la población infantojuvenil, y se amplían los sistemas de información.

El director general de Salud Pública, Juan José Alemán, ha remarcado que la prevención y el abordaje de la conducta suicida supone "un problema de salud especialmente complejo, de ahí la importancia de contar con este tipo de herramientas". En esta línea, ha indicado que el suicidio es prevenible y el conocimiento científico y las experiencias previas convergen en que el enfoque multisectorial y el desarrollo de acciones a múltiples niveles han resultado efectivas para la prevención, por lo que resulta necesaria la colaboración y coordinación de distintas instituciones para hacer frente a este importante problema social y de salud. 

Asimismo, ha apuntado que la situación actual de pandemia ha supuesto "un reto para la población, debido a su marcada repercusión, que ha alcanzado a todos los sectores de la sociedad". "Este importante impacto negativo implica, a priori, un mayor riesgo de desarrollo de trastornos mentales y conductas suicidas, por ello los esfuerzos preventivos coordinados resultan indispensables para minimizar los riesgos", señalan desde la Consejería.

 

Objetivos específicos

El programa cuenta con siete objetivos específicos y cada uno de ellos con una serie de acciones concretas que se irán implementando en función de la priorización técnica. El objetivo general es reducir la tasa de suicidio, los intentos de suicidio, las autolesiones, los gestos suicidas y la ideación suicida en Canarias, mediante acciones a múltiples niveles e intersectoriales. 

Esos siete objetivos son disponer de sistemas de registro completos y fiables e informes epidemiológicos sobre la conducta suicida en Canarias, mejorar la coordinación intra e interinstitucional para el desarrollo de acciones preventivas, realizar acciones de carácter preventivo en la población, formar y estabilizar a colectivos profesionales claves no sanitarios, mejorar la formación de los profesionales sanitarios sobre la conducta suicida, mejorar la actuación clínica en situaciones específicas de riesgo y complejidad y mitigar el probable efecto negativo de la pandemia por SARS-CoV-2 en la conducta suicida de la población. 

 

Campaña ‘Canarias apuesta por la VIDA’

La presentación del Programa de prevención de la conducta suicida en Canarias se ha hecho coincidir con el Día Mundial de la Prevención del Suicidio 2021, que se celebra este 10 de septiembre. 

También coincidiendo con este día se ha presentado la nueva campaña del SCS para la prevención del suicidio, desarrollada bajo el lema ‘Canarias apuesta por la VIDA’, orientada a que las personas que padezcan ideas suicidas busquen ayuda entre sus familiares, amistades y profesionales sanitarios de referencia. 

La campaña cuenta con dos spots, uno para jóvenes y otro para adultos que se difundirán principalmente en redes sociales. En ella se insta a hablar del suicidio tanto en el entorno familiar como en el social y sanitario y a pedir ayuda y asesoramiento.

Desde la Consejería explican que existen algunas medidas que se pueden adoptar entre la población, los grupos de población y las personas, para prevenir el suicidio y los intentos de cometerlo. Esas medidas incluyen "restricción del acceso a los medios de suicidio (por ejemplo, plaguicidas, armas de fuego y ciertos medicamentos); información responsable por parte de los medios de comunicación; las intervenciones escolares; introducción de políticas orientadas a reducir el consumo nocivo de alcohol; identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, dolores crónicos y trastorno emocional agudo; capacitación de personal sanitario no especializado, en la evaluación y gestión de conductas suicidas; seguimiento de la atención dispensada a personas que intentaron suicidarse y la prestación de apoyo comunitario".

LO MAS LEÍDO