29/mar./2020

Eugenio reconoce que es trabajador en excedencia de Arrecife Bus y no ve “ilegal” que le pagaran 640.000 euros sin concurso

Admite que fueron “lentos” en sacar a licitación este servicio y que fue un “error”, pero afirma que él tiene “la misma responsabilidad o ninguna” que cualquier otro consejero, pese a que  presidía el Consejo de Administración de los Centros

Eugenio reconoce que es trabajador en excedencia de Arrecife Bus y no ve “ilegal” que le pagaran 640.000 euros sin concurso

El ex presidente del Consejo de Administración de los Centros Turísticos, Echedey Eugenio, ha reconocido este viernes que no solo trabajó para el grupo de Lanzarote Bus, sino que actualmente sigue siendo trabajador en excedencia de esta empresa, que durante su mandato cobró 640.000 euros de los Centros sin que exista contrato ni licitación pública. “Si mi delito es que haya trabajado en una empresa privada, pues mira, pues sí. Y cuando acabe mi vida política, espero trabajar en ésta o en otra empresa privada, porque se tiene que vivir de algo”, ha respondido Eugenio, que ha explicado que mientras fue concejal de Teguise estuvo liberado a tiempo parcial y continuó trabajando en Arrecife Bus, y que fue al llegar al Cabildo cuando pidió una excedencia, porque era incompatible con su cargo.

Además, ha insistido en que esta empresa ya prestaba servicios para los CACT antes de que él presidiera el Consejo, aunque lo que este jueves denunció Podemos es precisamente que los pagos se dispararon con su llegada. De hecho, pasaron de una media de 10.000 euros anuales –que entran dentro de un contrato menor que no requiere concurso- a más de 41.000 en 2015, que sí obligaba a sacarlo a licitación. Y en los años siguientes superaron los 100.000 euros, llegando en 2019 a 249.987, sin que en todo ese tiempo se llegara  a convocar un concurso.

Cuando se comete un error, hay que reconocerlo. ¿Que nos pueden achacar que fuéramos lentos en las licitaciones o que le diéramos prioridad a otras licitaciones que a ésta? Eso sí. Ahora, que esta señora venga a insinuar que ha habido delitos y demás, no se lo consiento”, ha respondido Eugenio a la consejera de Lanzarote en Pié Sí Podemos, Myriam Barros. “No puede insinuar que esto es consecuencia de que yo estuviera trabajando antes en la empresa”, ha cuestionado, advirtiendo a Barros que “a lo mejor la que tiene un problema es ella” si lo hace. 

 

“No estoy justificando lo mío”


“Estuvimos haciendo distintas licitaciones de distintos contratos con lo que ello conlleva. En mi época, concretamente 41. ¿Es verdad que se retrasó el tema de las guaguas? Es verdad. ¿Fue ilegal la contratación? No es verdad. Y si ellos entienden que fue ilegal, que acudan al Juzgado, pero que no denuncien solo a Echedey Eugenio. Que denuncien también a Loli Corujo por los ocho meses en los que ha hecho lo mismo”, ha reclamado el ex consejero, en referencia a los pagos que se han tenido que seguir haciendo a Lanzarote Bus desde la salida de Coalición Canaria del gobierno del Cabildo. 

No obstante, el nuevo grupo de gobierno sí ha sacado ya a concurso este servicio. “Ha salido a concurso con los pliegos que nosotros dejamos preparados”, ha respondido al respecto Echedey Eugenio, que sin embargo no ha precisado cuándo terminaron esos pliegos y por qué no llegaron a convocar la licitación. “Yo no estoy justificando lo mío. Estoy diciendo que igual que lo hice yo, lo ha hecho este Gobierno en estos meses”, ha respondido al ser preguntado de nuevo por ese retraso de años en sacar el servicio a concurso.

“Yo entiendo que las cosas, aunque se podrían haber hecho mejor, no se han hecho mal desde el punto de vista de la legalidad”, ha defendido el ex consejero, que ha negado además tener responsabilidad en esos pagos, pese a que era el presidente del Consejo de Administración de los Centros. “Tengo la misma responsabilidad, la misma o ninguna, que cualquier miembro del Consejo de Administración, llámese Carlos Meca, Benjamín Perdomo o Marcos Bergaz, porque yo estaba en ese órgano igual que todos. A partir de ahí, no entiendo por qué hablan de unos sí y de otros no”, ha vuelto a señalar Eugenio, cargando de nuevo contra la consejera de Podemos por haber hecho público este tema.

 

“No era consciente del volumen que podía tener este servicio”


Además, el actual portavoz de CC en el Ayuntamiento de Arrecife ha repetido en reiteradas ocasiones que él “no formaba parte” de los órganos de contratación de los Centros. “Yo no sé las Coca Colas que se piden en el Castillo de San José o en la cocina de Jameos”, ha llegado a afirmar, asegurando incluso que desconocía el volumen de facturación de Lanzarote Bus. “Me hice idea del volumen cuando pasaron esa documentación al Consejo de Administración”, ha asegurado, sosteniendo que ha sido esta semana cuando ha conocido las cifras, al solicitarlas Podemos. No obstante, ahora afirma que sí ha hecho cuentas y “divisiones” y que “sale 200 y pico euros lo que se cobra al día por la guagua, por su conductor y combustible”. “No me parece un precio exagerado, pero no era consciente del volumen que podía tener este tipo de servicio”, ha afirmado el ex presidente del Consejo de Administración de los CACT.

Respecto al hecho de que ni siquiera se pidieran presupuestos a otras empresas, como denunció Podemos, Eugenio ha evitado confirmarlo, pero tampoco lo ha desmentido. “¿Eso quién lo dice? ¿Doña Myriam? Yo no estaba en el Centro cuando se pedía una guagua, pero entiendo que se pedían presupuestos”, ha respondido. “¿Entonces sí hubo otras ofertas?”, se le ha preguntado. “Yo no soy órgano de contratación”, ha vuelto a responder, planteando así que ni siquiera tras conocer la denuncia de Podemos habría intentado informarse de lo ocurrido bajo su gestión en los CACT.

Respecto a por qué no se compraron guaguas cuando dos de las que tenían los Centros quedaron fuera de servicio -dado que alega que por eso se empezó a pagar más a Lanzarote Bus por el alquiler de vehículos-, Eugenio lo ha justificado señalando que tenían un proyecto para contar con guaguas eléctricas y autónomas en Timanfaya. No obstante, ese proyecto se presentó en 2018, cuando una de las guaguas ya llevaba dos años fuera de servicio y cuando desde 2015 se habían empezado a multiplicar los pagos a esta empresa. 

En esta sección
Comentarios