Unos padres de acogida de Lanzarote llevarán al Gobierno de Canarias a los tribunales

Denuncian que la Dirección General de Protección de la Infancia y la Familia quiere dar "en adopción" al menor con el que llevan más de dos años, causándole una "nueva ruptura traumática", cuando ellos están dispuestos a acogerlo permanentemente

Ulises y su mujer Gloria, junto al niño que tienen en acogida temporal
Ulises y su mujer Gloria, junto al niño que tienen en acogida temporal

Una familia de Lanzarote, que tiene en acogida temporal a un niño de dos años, llevará al Gobierno de Canarias a los tribunales. Y es que, denuncia que la Dirección General de Protección de la Infancia y la Familia pretende dar "en adopción" al menor cuando ellos están dispuestos a acogerle de forma permanente, algo que consideran que supondrá una "nueva ruptura traumática" para el niño. 

"Los niños no son objetos, tienen un derecho, y no queremos que sea un técnico en un despacho quien decida el futuro del niño, sino un juez", señala Ulises Montedeoca, "que cree que la gestión del Gobierno de Canarias con este caso ha sido "nefasta".

Según explica Ulises, el niño tiene ahora dos años y tres meses y llegó a su casa cuando solo tenía poco más de dos meses de edad. "Nosotros somos padres biológicos de tres hijos, nos gustan los niños, y nos metimos en este proyecto", apunta este hombre, que explica que en principio la acogida solo iba a ser "durante dos o tres meses" hasta que sus padres biológicos pudieran volver a hacerse cargo del menor. 

Sin embargo, afirma que finalmente el tiempo de acogida se fue extendiendo porque, "seis meses después, a la madre biológica la detectaron un cáncer" por el que "ha estado casi un año y medio en el hospital". "Y ahora, el Gobierno de Canarias quiere darlo en adopción", señala. 

 

"El niño es uno más de la familia"

"El niño ya sufrió una ruptura con sus padres de pequeño y ahora quieren que sufra una más fuerte", apunta Ulises, que afirma que el niño tiene hacia ellos "un apego y arraigo abismal". "Ahora mismo, nosotros somos sus referentes, mi mujer y yo. Es papi, papi, mami, mami, es uno más de la familia, y mis hijos están como locos con él", apunta. 

Además, indica que la adopción supondrá que el menor pierda totalmente el contacto con sus padres biológicos, con quienes afirma que ha mantenido relación durante el tiempo de acogida, algo que Ulises está dispuesto a que siga siendo así. 

De hecho, afirma que aunque aunque los padres biológicos "reconocen su incapacidad para cuidar" de su hijo, aceptan que siga en acogida con ellos porque "no quieren que se vaya en adopción". "Nosotros tenemos buena relación con sus padres y les voy a pagar un abogado para que también impugnen el proceso", añade. 

 

Solicitarán que se paralice la adopción como medida cautelar 

Y es que, Ulises señala que él y su mujer Gloria ya presentaron un escrito en la Dirección General de Protección de la Infancia y la Familia el pasado mes de junio para reclamar el acogimiento permanente del menor al considerar que es la forma en la que "mejor se protege su interés y futura educación y bienesta personal, suponiendo además la posibilidad de mantener el vínculo con su familia de origen" según exponen en el mismo. Sin embargo, afirma que no obtuvieron respuesta. 

"Pedimos una reunión para el pasado día 5 y el técnico nos dijo que lo iban a dar en adopción y que teníamos que cooperar sí o sí, que si no cooperábamos con la adopción del niño, nos lo quitaban", apunta este padre que, ante ello, ha decidido recurrir a la Justicia. 

"Vamos a ir por lo Penal", indica Ulises, que afirma que la próxima semana presentarán la demanda en el Juzgado, en la que además pedirán que se paralice el proceso de adopción del niño como medida cautelar. "Porque no son perros ni gatos, son niños", concluye.

LO MAS LEÍDO