LA FISCALÍA LE PIDE DOS AÑOS DE PRISIÓN POR LAS OBRAS ILEGALES EN LOS ROSTROS

Dimas se niega a declarar y protagoniza una "salida de tono" contra el fiscal

Un agente del Seprona ha declarado que recibió "varias llamadas" para que parara la denuncia contra las obras que el líder del PIL estaba realizando en suelo protegido

Dimas se niega a declarar y protagoniza una salida de tono contra el fiscal
Dimas se niega a declarar y protagoniza una salida de tono contra el fiscal

"No voy a contestar, entre otras cosas porque siempre prevalece lo que diga el Ministerio Fiscal, aunque no diga la verdad". Así ha anunciado el líder histórico del PIL, Dimas Martín, su intención de acogerse a su derecho a no declarar durante el juicio que este miércoles le ha vuelto a llevar al banquillo de los acusados, ante el Juzgado de lo Penal Número 1 de Arrecife. La causa, en la que la Fiscalía le pide dos años de prisión por un delito contra la ordenación del territorio, es una pieza separada del caso Unión, por las obras sin licencia que realizó en un terreno de su familia en suelo protegido, en la zona de Los Rostros.

"No es tolerable esa salida de tono", ha cuestionado el fiscal, Javier Ródenas, dirigiéndose a la juez tras escuchar las palabras de Dimas Martín. "No, en absoluto", ha respondido la juez, reprobando así la actitud del acusado. "Pido disculpas si he molestado", ha terminado diciendo Dimas, después de que interviniera también su abogado, intentando mediar tras la intervención de su cliente. "Una cosa es que tenga derecho a no declarar y otra cosa es esto", ha apostillado la juez.

A continuación, el fiscal ha ido planteando igualmente todas las preguntas que tenía previstas, aunque sin obtener respuesta a ninguna. Y también ha ido pidiendo que se escucharan en la sala distintos fragmentos de las conversaciones intervenidas por la UCO durante la Operación Unión, cuando investigando otros hechos se destapó también este presunto delito, que dio lugar a una pieza separada de la causa.

 

"¿Tú no dices que tienes amistad con los del Seprona?"


Entre otras cosas, durante el juicio se han podido escuchar las llamadas que realizó Dimas Martín después de que agentes del Seprona visitaran en marzo de 2009 las obras que estaba realizando. "¿Tú no dices que tienes amistad con los del Seprona? Pues yo los tengo aquí", le dice Dimas en una de esas conversaciones al dueño de la empresa que estaba ejecutado los trabajos, Samuel Lemes. "Tú dile que denuncie los muros de piedra, joder, y si quiere la piscina", la indica en otra llamada, intentando que la denuncia no reflejara todas las obras que se estaban realizando.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, además de construir una piscina de 30 metros cuadrados, Dimas amplió tres habitaciones para uso residencial de aproximadamente 90 metros cuadrados y creó una terraza pavimentada de acceso de unos 25 metros cuadrados y un amurallamiento de parte de la finca. Y todo ello sin tener licencia y sin haber podido obtenerla, al tratarse de suelo rústico de protección natural, dentro además de una zona de valor ecológico. "Aquí ya está terminado por dentro, solo falta la piscina", dice Dimas en otra de las conversaciones, en las que adelanta cómo va a responder a esa denuncia. "Si alguien nos ha visto aquí, decimos que estábamos cambiando las maderas. Y como la piscina está sin terminar, decimos que lleva así siglos".

Durante la primera jornada del juicio, que continuará este jueves, también ha declarado el agente del Seprona que visitó las obras y levantó acta. Y en su declaración ha confirmado que le llamaron "varias personas" pidiéndole que parara esa denuncia. "¿Le llamó Samuel Lemes?", le ha preguntado el fiscal. "Sí", ha respondido el agente, que ha dejado claro que no influyeron en su actuación. "Yo hice mi trabajo", ha señalado.

 

"Me tenían loca, me llamaban por todos los rincones"


La otra persona que recibió "varias llamadas" durante esos días fue la alcaldesa de Yaiza, Gladys Acuña, según ha señalado ella misma durante la vista, en la que ha declarado como testigo. "A mí me tenían loca y me estaban llamando por todos los rincones", "pero no ejercieron la presión suficiente para que no hiciera lo que tenía que hacer", ha defendido la alcaldesa, que ha recordado que el Ayuntamiento adoptó medidas cautelares, ordenando la paralización de las obras.

Esas medidas se ordenaron en un expediente paralelo al del Seprona, ya que la obra fue denunciada por dos vías. Por un lado, tal como puso de relieve la instrucción de esta causa, la denuncia ante el Seprona la interpuso Pedro de Armas, que pidió expresamente que no apareciera su nombre. En cuanto a la intervención del Ayuntamiento, la inició el que era concejal de la Policía Local, Miguel Ángel Cáceres, que también ha declarado como testigo y ha afirmado que actuó tras recibir la llamada de "un vecino". Ahí, decidió enviar agentes municipales, que también levantaron acta de las obras que se estaban realizando.

"¡Fíjate qué cabrón!", exclamaba Dimas en otra de las conversaciones que se han escuchado durante el juicio, después de que la alcaldesa le informara de que la orden de inspeccionar las obras la había dado un concejal de CC, con quien entonces gobernaba en Yaiza. "Éstos son unos hijos de puta. Voy a llamar a Suso", insistía Dimas, anunciado una llamada al entonces presidente insular de Coalición Canaria, Jesús Machín. "Refréscate un poquito antes", le recomendaba Acuña.

Tras escuchar esas conversaciones, el fiscal se ha vuelto a dirigir a la testigo, preguntándole si le parecía "oportuno" su contenido. "No me parece oportuno, pero tampoco me guié por lo que dije, hice lo que tenía que hacer", ha respondido la alcaldesa, que ha admitido que le generó "una situación incómoda". Aún así, ha negado que eso le supusiera un "reparo" para actuar. "Yo sabía que a partir de ahí me iban a poner loca", ha afirmado, insistiendo en que "una cosa es lo que le decía" a Dimas en esas conversaciones, y otra cosa lo que hizo.

 

"El Plan General llega hasta donde empiezan los espacios protegidos"


Además, a preguntas del abogado de Dimas, la alcaldesa ha respondido con rotundidad que las obras se realizaron en suelo protegido. "Aquí no resulta de aplicación el Plan General. Tiene una normativa aparte. El Plan General llega hasta donde empiezan los espacios protegidos", ha subrayado, cuando el letrado ha intentado sostener que el  Plan que estaba en vigor, de 1973, clasificaba ese suelo como de "reserva urbana".

Sobre este punto también advertía Acuña a Dimas Martín en una de las conversaciones. "Dimas, yo creo que antes de contestar tienes que prepararte bien, porque el suelo es de protección", le decía la alcaldesa. Y ahí, Dimas le detallaba cómo iba a "contestar" al informe de la Policía Local. "Es cierto que estaba poniendo cemento en una terraza, pero eso no te lo voy a decir", llegaba a explicarle.

Durante la primera jornada del juicio también han comparecido como testigos un agente de la Policía Local de Yaiza y la mujer de Dimas Martín, Elena Martín, aunque en su caso se ha acogido a la dispensa para no declarar, al ser su marido el acusado. La esposa de Dimas llegó a estar imputada en esta pieza del caso Unión, ya que la vivienda donde se hicieron las obras estaba a su nombre. Sin embargo, finalmente ser archivaron los cargos contra ella, al considerarse acreditado que Dimas era el responsable de las obras. De hecho, así lo han confirmado los testigos que han declarado este miércoles, y también las conversaciones telefónicas que se han escuchado, en las que era Dimas Martín quien hablaba de las obras e intentaba impedir que se paralizaran.

LO MAS LEÍDO