El río de lava podría llegar esta noche al mar y otras 40 viviendas han sido desalojadas

Ya hay unas 5.500 personas evacuadas en La Palma y el radio de exclusión es de 2 kilómetros "para minimizar el impacto de piroclastos y la exposición de gases"

Reunión del comité director del PEVOLCA
Reunión del comité director del PEVOLCA

El Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (PEVOLCA) reunido este lunes, con la presencia del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y del Presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, entre otras autoridades, anunció que las prioridades están centradas en garantizar el perímetro de seguridad y realojar a los vecinos evacuados, contando que hay familias que perderán sus casas. En este sentido, indicaron que en esta jornada se han desalojado otras 40 viviendas en Tazacorte, ya que las coladas de lava se adentran en el municipio siguiendo su camino hacia el mar, donde se espera que llegue esta noche. El número de evacuados se sitúa en torno a las 5.500 personas.

Los miembros del comité coincidieron en destacar la coordinación en el plan de evacuación del PEVOLCA y resaltaron que lo más relevante es que la erupción del volcán no haya causado daños personales, gracias a la anticipación que han aportado los científicos, aunque sí materiales en casas, cultivos y granjas. Al respecto, señalaron que las administraciones pondrán "todos los medios necesarios que ayuden a paliar las consecuencias". 

El dispositivo se intensificará durante la llegada de la lava al mar, que puede generar explosiones y emisión de gases nocivos. Capitanía Marítima ya ha establecido un perímetro de exclusión por mar desde el sur por la Punta del Pozo (Puerto Naos) hasta el norte por la playa de Las Viñas (Tazacorte) y la paralela a la costa a media milla náutica del litoral, mientras que por tierra las fuerzas de seguridad impedirán el acceso.

El Comité Director mantiene la alerta por incendios forestales, donde actúan tanto bomberos como brigadas forestales de diferentes administraciones y la UME, acompañando la colada y controlando el perímetro.

El Comité Científico sigue recomendando un radio de exclusión de 2 kilómetros en torno a los centros de emisión para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición de gases. También se recuerda a los ciudadanos que no deben acercase a las coladas de lava "por el riesgo de exponerse a los gases emitidos, posibles desprendimientos y las altas temperaturas".

Los expertos informaron que la erupción que dio comienzo este domingo continúa mostrando el mismo estilo eruptivo fisural, dos fisuras alineadas NS y separadas entre sí unos 200 metros, con varios puntos de emisión. La temperatura superficial de la lava emitida alcanza los 1113º. Se constata por ahora la formación de un cono principal y se han realizado las primeras estimaciones de emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por este proceso eruptivo, alcanzando tasas de emisión entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias.

Desde el inicio de la erupción se mantiene una señal de tremor volcánico de gran amplitud que se registra en todas las estaciones sísmicas. Desde su comienzo, se observa una disminución de la sismicidad, aunque siguen registrándose algunos sismos de magnitud inferior a las observadas el día anterior. No se descarta la ocurrencia de terremotos sentidos. Asimismo, se constata que las deformaciones siguen registrándose, principalmente en la zona más cercana a la erupción, alcanzándose una deformación acumulada máxima de 20 centímetros.

LO MAS LEÍDO