Piden el cese de un directivo de la prisión por "no preservar la salud" de la trabajadora amenazada por un preso

La asociación "Tu Abandono Me Puede Matar carga contra el subdirector del CIS y afirma que la trabajadora terminó sufriendo "un cuadro agudo de ansiedad"

Centro Penitenciario de Tahíche
Centro Penitenciario de Tahíche

La asociación de trabajadores penitenciarios "Tu Abandono Me Puede Matar" ha pedido la dimisión de subdirector del CIS Ángel Guerra del Centro Penitenciario de Tahíche, después de que un interno amenazara de muerte e intentara agredir a una funcionaria. Y es que, el colectivo le acusa de no haber preservado la salud física y psicológica de la trabajadora tras los hechos, provocando que ésta sufriera "un cuadro agudo de ansiedad". 

Según expone esta asociación, el mismo preso "viene protagonizando salidas de tono habitualmente" y "ha convertido la violencia verbal y psicológica hacia el personal funcionario de esta institución casi en un estilo de vida". "Más aún desde que la población reclusa de este país ha tomado perfecta conciencia de que, desde las ultimas instrucciones de Servicio dictadas por nuestra Secretaria General criminalizando al personal funcionario en sus relaciones con los privados de libertad, casi cualquier cosa que nos hagan o digan, sale prácticamente gratis", añade.

Al respecto, afirma que el hombre "suele mostrar problemas para aceptar cuantas indicaciones se le hagan por el personal femenino" y relata en detalle lo sucedido el pasado 5 de mayo, señalando que todo ocurrió después de que una compañera le diera "indicaciones oportunas" al interno "por una actitud cuanto menos corregible".  "Es después del cierre de celdas, tras el almuerzo, y después de las 15:30 horas, cuando suenan las alarmas", apunta el colectivo, que afirma que el preso se había "autolesionado con unas cuchillas", por lo que se hizo preciso "localizar al facultativo de guardia y trasladado a la enfermería".

En ese traslado, afirma que el interno se separó del grupo "con gran excitación", dirigiéndose a la funcionaria "con una desmedida violencia", a la que "amenaza". "Te voy a matar a ti, a tu marido, a tus hijos, te voy a rajar, te voy a cortar el cuello, voy a hacer que os pongan una bomba, os voy a matar a todos", apunta que le dijo. 

Según "Tu Abandono Me Puede Matar", la situación "no fue a más dado que fue preciso reducir al individuo en esa precisa espiral de violencia que comenzaba a protagonizar, siendo necesario aislar tanto al sujeto como a la funcionaria, madre de familia, que empezaba a protagonizar una crisis nerviosa".

 

"Libre de ataduras y sin reprobación moral"

Sin embargo, la asociación afirma que "no quedó aquí la cosa" y que "en menos de dos horas", el responsable accidental del centro, el subdirector, consideró que la situación no era tan grave ni que la "quebrada salud psicológica" de la trabajadora fuera "merecedora de mayores atenciones".  Así, asegura que no dudó "en devolver" al preso, "libre de ataduras y de cualquier reprobación moral" al mismo sitio donde se encontraba ella, "enseñoreado, con la mayor de las libertades para poder en ese momento, si le place, cumplir sus amenazas sobre ella". 

Tras ello, apunta que la crisis nerviosa de la funcionaria desembocó "en un cuadro agudo de ansiedad, que fue preciso tratar en un centro médico, tras verse obligada a abandonar su puesto de trabajo". 

"Es de especial relevancia el hecho de que éste individuo, en sus calculadora ansia para poder acceder a ella, no duda un segundo en practicar la violencia física que haga falta sobre si mismo, si con ello garantiza una posibilidad de estar cerca y cumplir sus amenazas sobre esta mujer, servidora pública, por lo que no se le escapa a ningún buen padre de familia que esta persona, primero, atesora una profunda maldad, y segundo, dada su trayectoria social, como delincuente convicto y no como Hermanita de la Caridad, es más que razonable que cumpla sus amenazas, más aún cuando ignoramos si este individuo se ha radicalizado en prisión, vivero del terrorismo Islámico en España, y los contactos que pueda tener en el exterior para poder cumplirlas", añaden desde "Tu Abandono Me Puede Matar".

Así, la asociación exige el cese del subdirector, responsable del CIS Ángel Guerra, dado que la Ley de Prevención de Riesgos Laborales le "obliga a preservar la salud no solo física de esta trabajadora, sino también la psicológica" y considera que "nada ha estado más lejos de este inoperativo legal" que su actuación. 

Fachada de la prisión de Tahíche
Los sindicatos denuncian que un preso amenazó de muerte e intentó a agredir a una funcionaria de Tahíche
LO MAS LEÍDO