La Guardia Civil esclarece una estafa de 38.000 euros a una empresa de Lanzarote y localiza al 'ciberdelincuente'

El autor, que es un joven de 21 años, suplantó el correo electrónico de la sociedad y consiguió modificar una transferencia bancaria

Operación de la Guardia Civil contra una red de ciberdelincuencia
Operación de la Guardia Civil contra una red de ciberdelincuencia

La Guardia Civil ha esclarecido la estafa sufrida por una empresa vitivinícola de Lanzarote, que sufrió el ataque de un ciberdelincuente, que se apoderó de 38.000 euros de sus cuentas. Tras identificar al presunto autor, de solo 21 años, los agentes han podido recuperar 28.143 euros, que ya han sido devueltos a su propietario.

La investigación corrió a cargo del Equipo @ Lanzarote, en el marco de la Operación Breval, y las pesquisas les llevaron hasta Vigo, donde residía el presunto responsable de la estafa. Según señalan desde la Benemérita, el joven consiguió hacerse con el control del correo electrónico de la empresa, modificando una orden de transferencia bancaria, haciéndose pasar por la persona legitima. En concreto, modificó el archivo donde estaban los datos de la cuenta de destino, y transfirió la cantidad económica a una cuenta diferente.

Tras recibir la denuncia, este equipo de la Guardia Civil, centrado en la lucha contra las estafas en internet, realizó las pesquisas policiales oportunas e identificó estos hechos como "una de las estafas más lucrativas que se suelen realizar a las empresas por e-mail mediante suplantación de identidad, siendo este método conocido como BEC, Business Email Compromise".

"En este tipo de ataques, los ciberdelincuentes acceden a sistemas de correo electrónico o emplean tácticas de ingeniería social para obtener información sobre sistemas de pago corporativos y, posteriormente, engañar a empleados para que realicen transferencias a sus cuentas bancarias", explican desde la Guardia Civil.

Asimismo, el Equipo @ pudo detectar cómo el presunto autor consiguió primero desviar esa transferencia bancaria por valor de 38.000 euros a otra cuenta, y después realizaba extracciones de dinero efectivo "en cajeros donde sabía que no existían cámaras de seguridad que pudieran registrar sus movimientos gráficos y complicar con ello las labores de identificación".

"Cabe destacar la rapidez en la actuación del Equipo @ fue fundamental, ya que una vez localizado el origen de la cuenta bancaria, se logró hacer las gestiones oportunas con la entidad que permitieron la devolución a su legítimo propietario de 28.143,85 euros", subrayan desde la Benemérita.

LO MAS LEÍDO