Los sacerdotes consideran que la Diócesis de Canarias, al igual que la Nivariense, ha experimentado en las últimas décadas un fuerte crecimiento poblacional, alcanzando cuotas muy preocupantes

Religiosos de las Islas piden al Nuncio Papal la creación de la Archidiócesis de Canarias en Lanzarote

Piensan que debe surgir como respuesta al reto evangelizador de los casi dos millones de habitantes del Archipiélago y por el multicultural entramado de razas, culturas, lenguas y creencias que aquí conviven

Este domingo, según consta en un documento dirigido a este diario por los sacerdotes José María Cabrera Pérez y Simón Pérez Reyes, La Laguna recibirá al Nuncio de su Santidad el Papa en España, Manuel Monteiro de Castro, momento que aprovecharán para solicitarle en persona la creación de la Archidiócesis de Canarias con sede en la isla de Lanzarote.

En el comunicado los sacerdotes explican que la razón de su visita está motivada por un acontecimiento "de alto significado eclesial", siendo además éste un acontecimiento social importante, "pues estarán presentes junto al Nuncio, con toda certeza, algún cardenal, arzobispos, obispos, cientos de sacerdotes, religiosos y muchos cristianos", así como las más altas representaciones del Gobierno canario y de la política archipielágica. Todo ello para asistir a la Consagración Episcopal de Bernardo Álvarez Afonso, un isleño palmero, quien a su vez, toma posesión canónica como Obispo residencial de San Cristóbal de La Laguna, Diócesis Nivariense.

Se trata de la tercera vez que el Nuncio visita el Archipiélago canario en menos de dos años. La primera vez fue invitado por el Obispo de la Diócesis de Canarias, Ramón Echaren Ystúriz, para que visitara pastoralmente ésta, que se preparaba para la celebración del VI Centenario de la creación de la Diócesis; la segunda visita fue para clausurar la Exposición religiosa "La huella y la senda" y los demás actos del VI Centenario. Ahora, y por tercera vez, para presidir la ceremonia religiosa, en la isla hermana de Tenerife, "la Consagración Episcopal antes mencionada de la que estamos orgullosos todos los sacerdotes y el pueblo canario en general".

De este modo, los sacerdotes explican a este diario que "los que avalamos este documento, sacerdotes de la Diócesis de Canarias, creemos oportuno expresar en voz alta nuestra reflexión y opinión para hacer llegar a tan altas dignidades de la Iglesia Católica Española y especialmente al Excelentísimo Señor Nuncio, embajador del Vaticano en nuestro país, lo que serenamente pensamos muchos sacerdotes, religiosos, cristianos de ambas Diócesis"., añadiendo que "esta reflexión es producto de muchos encuentros interpersonales y de grupo, entre sacerdotes y fieles cristianos en las distintas tareas y convivencias que mantenemos por razones pastorales". "Nuestro planteamiento nace de un amor entrañable e incondicional a la Iglesia que es una e indivisible en la cual trabajamos y por la que estamos dispuestos a dejar la piel en el camino", recuerdan, añadiendo que "en este mismo sentido expresamos nuestra fidelidad al pueblo canario del que formamos parte, como creyentes y como canarios".

Para justificar su iniciativa explican que el Archipiélago canario, como tal, tiene un recorrido eclesial de 600 años como Iglesia particular, cuya efemérides acabamos de celebrar para festejar aquel lejano día en que el Papa Benedicto XIII con la Bula Romanus Pontifex creara la Diócesis de Rubicón el 7 de julio de 1404. Además, dicen que como territorio de ultramar, situado en el océano Atlántico está a 1000 kilómetros de la Península Ibérica y a 2000 kilómetros de la capital del Estado, con 8 islas, divididas en dos Diócesis que presiden dos Obispos residenciales, y que vertebran dos Iglesias particulares autónomas, pudiendo darse el caso, como así ha sucedido en algún momento histórico, en el que se haya podido producir dificultades importantes para la coordinación pastoral que exige las directrices del Vaticano II. Asimismo indican que de todos es conocido que la sociedad canaria, por su parte y en contra suya, arrastra un viejo pleito insular.

Este enfrentamiento que en principio afectaba solo a los grupos dominantes, sin embargo en las últimas décadas está calando, cada vez más, y extendiéndose a sectores no sólo de partidos políticos sino sociales y populares.

A su juicio, la Diócesis de Canarias, al igual que la Nivariense, ha experimentado en las últimas décadas un fuerte crecimiento poblacional, alcanzando cuotas muy preocupantes, cuyos datos en síntesis son como siguen: entre 1960 y 2001 la población canaria creció en más de 800.000 personas; sólo en el período 1991-2001 la población en España aumentó en un 6%, mientras que en Canarias lo hizo en un 19%, es decir, en 287.500 residentes, cifra que la convirtió en la segunda comunidad que más creció después de Baleares. Por ello, como respuesta al reto evangelizador de los casi dos millones de habitantes del Archipiélago canario y al multicultural entramado de razas, culturas, lenguas y creencias que aquí conviven y que están demandando una pastoral cualificada y específica, proponen Nuncio la creación de la Archidiócesis de Canarias.

"Estamos convencidos que la creación de la Archidiócesis de Canarias favorecerá la tan ansiada unidad pastoral eclesiástica que demanda el Concilio Vaticano II, así como el servicio a la unidad de todo el pueblo canario. Esta solicitud la hacemos apoyándonos en las distintas y destacadas personalidades del mundo cultural, social y eclesial que en otras ocasiones se han manifestado, entre ellos la que en su día propuso el historiador, catedrático, y presidente de la Academia Canaria de la Historia, el doctor Antonio Betancourt Massieu, premio canarias 1992.

En consecuencia de todo lo anterior, en caso de crearse una tercera por tradición, indefectiblemente, corresponde su establecimiento a Lanzarote, porque de esta isla procede por traslado la Canariense-Rubicense", aclaran. "Y para evitar reticencia, en caso de esta localización, creo también de justicia que simultáneamente se establezca una cuarta en Santa Cruz de La Palma. Así Canarias, estará dividida en cuatro diócesis. De levante a poniente, la Rubicense, u Obispado de Rubicón en Lanzarote con jurisdicción sobre Fuerteventura como en el siglo XV", apuntan finalmente.

LO MAS LEÍDO