El Molina Orosa empieza habilitar camas en un “hospital de campaña” ante el riesgo de que aumenten los ingresos

La pasada semana ya se habilitaron 47 camas extra en el Hospital y está previsto que pueda llegarse a las 110, pero aún así se trabaja en otros planes de contingencia en un almacén anexo

UCI creada en la Unidad de Reanimación Postquirúrgica del Hospital ante la crisis del Covid en Lanzarote
UCI creada en la Unidad de Reanimación Postquirúrgica del Hospital ante la crisis del Covid en Lanzarote

El Hospital Molina Orosa sigue activando nuevos planes de contigencia ante el aumento de los casos de Covid en Lanzarote, que hace temer nuevos ingresos. Incluso, pese a que el centro se ha preparado para disponer de 110 camas si fuera necesario, también se prevé la adaptación de un “hospital de campaña” en las antiguas dependencias de suministros, anexas al edificio central, “donde ya se está trabajando para la instalación de 20 nuevas camas con control de Enfermería”.

No obstante, desde la Consejería de Sanidad precisan que esto solo llegaría a utilizarse “en la peor de las hipotéticas situaciones”. De momento, desde la pasada semana ya se destinó la planta de Cirugía a los pacientes con Covid, incorporándose 47 camas (hasta la mañana de este miércoles había ingresadas 33 personas en planta y otras nueve en la UCI).

Además, la gerencia de Servicios Sanitarios de Lanzarote también contempla “la apertura de la planta médico-quirúgica con 32 camas disponibles y, en última instancia, se podría abrir para pacientes Covid-19 la planta de Medicina Interna, lo que supondría un aumento de 41 camas más”.

Por otra parte, desde la Consejería señalan que “a fin de continuar trabajando con el resto de pacientes, existe un acuerdo de colaboración del Servicio Canario de la Salud y el Hospital con la clínica privada de Hospiten, que posibilitaría el ingreso de hasta 30 pacientes”.

 

Nuevas camas UCI, al estar cubiertas casi el 100%

En cuanto a la atención de los pacientes críticos, se han reconfigurado varias áreas del centro y reconvertido en Unidades de Cuidados Intensivos. De esta manera, además de las 10 camas que contempla la UCI tradicional, actualmente con 9 pacientes con Covid-19, se cuenta con 7 camas instaladas en la unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), así como otras 4 camas de la Unidad de Reanimación Postquirúrgica (REA). De igual manera, se han preparado 10 camas en las zonas de quirófanos y 12 en la Unidad de Recuperación Postanetesia (URPA), lo que suma un total de 43 camas.

“Si fuera necesario podrían llegar a 56, dado que si la situación de la UCI empeora, está prevista la reconversión de la unidad de Corta Estancia de Urgencias que aportaría 13 camas más”, precisan desde la Consejería, que subraya que “todas estas medidas y la adaptación del Hospital suponen actualmente un enorme esfuerzo coordinado del equipo de profesionales, a fin de dar respuesta a esta tercera ola de la pandemia en el ámbito hospitalario”.

Mientras tanto, recuerda que los profesionales de Atención Primaria “siguen trabajando para evitar la transmisión de la enfermedad con el esfuerzo diario de los rastreadores que han visto multiplicado su trabajo, y la adopción de estrategias para la atención sanitaria que requiere esta etapa, al tiempo que planifica el calendario de vacunación contra la Covid-19”.

LO MAS LEÍDO