Lanzarote ha sumado más positivos en el último mes que en toda la pandemia y los casos activos se han multiplicado por 20

Desde que empezaron las Navidades se han sumado 1.632 diagnósticos y más de 1.000 corresponden a los últimos 12 días. Ni en los peores momentos de la segunda ola se registraron cifras similares en ninguna isla de Canarias

Curva de la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes en catorce días en Lanzarote
Curva de la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes en catorce días en Lanzarote

El pasado 23 de diciembre, justo antes de empezar oficialmente las fiestas de Navidad, no había un solo paciente de Covid en la UCI del Hospital Molina Orosa, que llevaba casi dos meses libre de coronavirus. Y en planta en ese momento solo había uno, mientras que otros 51 estaban en aislamiento domiciliario. Solo un mes después, la isla ha multiplicado por 20 sus casos activos, pasando de 52 a un millar, y tiene 63 personas hospitalizadas, 14 de ellas en la UCI, y más de 900 en aislamiento domiciliario.

Además, desde ese 23 de diciembre se ha duplicado el número de casos acumulados hasta ese momento en la isla, pasando de 1.531 a 3.163 este lunes. Es decir, en un mes se han diagnosticado más casos que en los diez meses anteriores desde el inicio de la pandemia, concretamente 1.632. Y la mayoría corresponde a los últimos 12 días, cuando se han multiplicado exponencialmente los positivos detectados. 

El 12 de enero se superó la barrera de los 2.000 casos acumulados en Lanzarote y el pasado domingo 24, menos de dos semanas después, se superó la de los 3.000. Y esos cerca de 1.000 son precisamente los que siguen activos (el domingo había 1.067 y este lunes 990), ya que el resto ha ido recibiendo el alta.

En el peor momento de la segunda ola había 12 pacientes ingresados en Lanzarote y solo uno en la UCI, y ahora hay 63 y 14 en la UCI

Ni siquiera en el pico registrado entre finales de agosto y principios de septiembre se acercó a la situación actual que vive Lanzarote. En ese momento, el peor día llegó a haber 579 casos activos, concretamente el 11 de septiembre. Y además de ser casi la mitad que ahora, la otra gran diferencia es que entonces había 12 pacientes ingresados y solo uno de ellos estaba en la UCI.

Sin embargo, en el Hospital hay este martes 63 personas ingresadas, 14 de ellas en la Unidad de Cuidados Intensivos. Además, solo en la última semana ya han fallecido ocho personas en Lanzarote -casi tantas como en todo lo que va de pandemia-, y las cifras de hospitalizados y de nuevos positivos hacen temer que puedan registrarse más muertes en los próximos días.

Mientras tanto, la famosa curva de contagios sigue disparada y las cifras de incidencia acumulada han pulverizado cualquier registro no ya de Lanzarote, sino del todo el archipiélago. Ninguna isla de Canarias se ha aproximado siquiera hasta ahora a la incidencia por número de habitantes que tiene actualmente Lanzarote.

Esa incidencia acumulada en la isla se sitúa en 401,9 casos nuevos por cada 100.000 en los últimos siete días (frente a los 109,3 que tiene Gran Canaria, que es la segunda isla con mayor nivel de alerta, o los 94,8 que tiene de media Canarias) y de 793,2 casos por 100.000 habitantes en catorce días (Gran Canaria tiene 213,6 y la media de Canarias está en 189,1, menos de una cuarta parte). 

Lanzarote llegó a tener en septiembre una incidencia acumulada de 180,6 casos por 100.000 habitantes en siete días y de 332,2 en 14 días, pero ahora duplica ampliamiente esas cifras

En la segunda ola que coincidió con el fin del verano, esa incidencia por habitante no llegaba ni a la mitad, ni en Lanzarote ni en ninguna otra isla del archipiélago.

Curva de la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes en catorce días en Lanzarote y en el resto de Canarias
Curva de la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes en catorce días en Lanzarote y en el resto de Canarias

Uno de los mayores picos lo marcó también entonces Lanzarote, que en septiembre llegó a tener un acumulado de 180,6 en siete días y de 334,2 en catorce días, pero ahora duplica ampliamente esas cifras. Además, la situación se ha agravado por el tipo de pacientes afectados, ya que en esta tercera ola el grupo que ha sufrido más contagios es el de los mayores de 65 años, que son los de mayor riesgo.

Esto ha influido directamente en el número de hospitalizaciones y también de muertes, aunque las personas más jóvenes no están exentas de sufrir complicaciones con esta enfermedad. De hecho, una de las fallecidas en la última semana tenía solo 38 años. En cuanto a las personas que continúan ingresadas, la media de edad está en unos 60 años, pero también hay once menores de 40 y uno que solo tiene 20 años.

LO MAS LEÍDO