PIDE "DOSIFICAR" LAS PRUEBAS QUE CAUSEN TRASTORNOS A LOS VECINOS

El alcalde de Haría "no consentirá" que se deje a vecinos "aislados" como en el pasado Ironman

Acuña recuerda que cerraron Ye y Guinate "a cal y canto", "lo que no estaba en el plan de seguridad", dejando a los ciudadanos "como cuatro horas" incomunicados

El alcalde de Haría "no consentirá" que se deje a vecinos "aislados" como en el pasado Ironman
El alcalde de Haría "no consentirá" que se deje a vecinos "aislados" como en el pasado Ironman

Un día antes de la reunión convocada para planificar el próximo Ironman en la isla, el alcalde de Haría, Marci Acuña, ha advertido que no va "a consentir lo que pasó el año pasado, que cerraron el pueblo de Ye y de Guinate", dejando a los vecinos "como cuatro horas aislados". Además, ha asegurado que esta medida no se encontraba dentro del "plan de seguridad". 

Del mismo modo, Acuña se ha posicionado en relación a la polémica sobre la proliferación de pruebas en Lanzarote y ha defendido en Radio Lanzarote - Onda Cero que hay que "racionalizar las pruebas deportivas en  la isla". "Las que conlleven trastornos para la población, tenemos que dosificarlas, no podemos cerrar las carreteras", ha añadido el alcalde de Haría.

 

"Los comerciantes de Haría hacen un 10% de la recaudación normal"


Respecto al último Ironman, ha insistido en que "Haría fue la gran perjudicada y la que sirvió de muestra para ver lo que pasa" con esa prueba deportiva, que dejó a los vecinos de Ye y Guinate sin poder "acceder ni salir de su pueblo", tras cerrarse ambos "a cal y canto"; algo que el alcalde considera que debería de valorarse.

Acuña, que participará en la reunión para establecer las medidas de seguridad para la celebración de esta prueba deportiva, ha comentado la situación de su municipio, donde asegura que  "comerciantes de Haría me dicen que el sábado del Ironman ellos hacen un 10% de la recaudación que hacen en un sábado normal". Por eso, aunque considera que hay que hacer un sacrificio por la "entidad tremenda" que tiene en la isla, va a pedir "que no cierren los pueblos, que por lo menos se pueda acceder".

Y es que el alcalde sostiene que el Ironman "se tiene que conciliar con la vida normal de los vecinos, porque si no, puede generar una sensación o una actitud crítica de los vecinos hacia las pruebas deportivas".

LO MAS LEÍDO