Inés Rojas establece que sólo con trabajo la ciudadanía podrá volver a confiar en la clase política

Rojas, que reconoció haberse emocionado durante la ceremonia de investidura, también aseguró que le hubiese gustado acceder al cargo en otras circunstancias, pero que "uno no puede elegir el momento en que le toca asumir una ...

Rojas, que reconoció haberse emocionado durante la ceremonia de investidura, también aseguró que le hubiese gustado acceder al cargo en otras circunstancias, pero que "uno no puede elegir el momento en que le toca asumir una responsabilidad de este tipo, y cuando se te presenta tal posibilidad no se puede decir que no".

La recién proclamada presidenta quiso tener unas palabras también para su familia, que tendrá que hacer un sacrificio muy grande al igual que ella para adaptarse a esta nueva situación, aunque se mostró convencida de poder "timonear con éxito la nave del Cabildo".

En este sentido, y aunque es consciente de que la tarea no va a ser fácil y de que queda un arduo trabajo por delante, manifestó afrontar este reto con mucha confianza y mucha calma para sacar los principales temas de Lanzarote adelante.

Recuperar la confianza de los ciudadanos

Interrogada sobre los retos más importantes que tiene que afrontar la Primera Corporación en los próximos meses, Inés Rojas se centró en uno que considera el más difícil de todos, "y con toda la razón del mundo".

Se refería a poder recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones y en la clase política, "muy desgastada" tras los últimos acontecimientos políticos ocurridos en la Isla durante los dos años que se llevan transcurridos de legislatura.

En este sentido, Rojas considera que "de nada sirve un pueblo sin fe, sin esperanza y que no crea en la labor de las instituciones públicas", por lo que se comprometió a trabajar duramente para poder volver a recuperar el favor de la ciudadanía. "La ciudadanía sólo recuperará su confianza en nosotros si ve que somos capaces de solucionar los problemas que padece la Isla y ven los resultados del trabajo que realizamos al frente de la Institución", aseveró.

Finalmente, la nueva presidenta cabildicia aseguró que tratará de contagiar a todos los consejeros del grupo de gobierno la misma ilusión y las ganas que tiene ella por trabajar por la Isla, ya que tras las vicisitudes que ha padecido el Cabildo en los últimos meses "hay mucho trabajo atrasado y es largo el camino que aún se tiene que recorrer".

Se despejan los nubarrones

Por su parte, el vicepresidente segundo del Cabildo, Mario Pérez, considera que a partir de la toma de posesión de Inés Rojas como presidenta de la Primera Corporación se despejan los nubarrones que se cernían sobre la Institución.

En este sentido, Pérez considera que desde aquí y hasta final de legislatura el nuevo grupo de gobierno tiene la responsabilidad de devolverle al Cabildo lo que nunca debió perder en lo que ha sido una legislatura "bastante aciaga".

Mario Pérez auguró por último una etapa de tranquilidad hasta 2007 en base a la holgada mayoría del nuevo grupo de gobierno (17 de los 23 consejeros del Pleno). Además, valoró la "capacidad de trabajo en equipo" de la nueva presidenta y agradeció a los socialistas su mano abierta. Terminó advirtiendo que espera que "nadie tenga la veleidad" de destituir de nuevo a los consejeros de su partido.

Mudos en el pleno

El consejero de Alternativa Ciudadana 25 de Mayo (AC-25M), Pedro Hernández, se quejó amargamente de que los grupos de la oposición no pudiesen intervenir en el pleno para manifestar su opinión ante todos los hechos ocurridos en el Cabildo tras la crisis desatada por el cese de los consejeros de Coalición Canaria (CC) por parte de Francisco Cabrera.

En este sentido, Hernández lamentó que el primer gesto que haya tenido la nueva presidenta haya sido el de "impedir que la voz plural del pleno del Cabildo se exprese, porque aquí todos tenemos voz y tenemos representación porque los ciudadanos nos han puesto en este sitio".

A este respecto, el consejero de Alternativa reivindicó su derecho de haber podido expresar en el pleno su opinión sobre todo lo ha ocurrido en la Isla durante los dos últimos años y en particular en el último mes, así como sobre la constitución del nuevo grupo de gobierno. "Inés Rojas ha amordazado la voz plural del pleno, y es algo que en la medida de nuestras posibilidades vamos a impedir porque este tiene que ser un escenario democrático", concluyó.

LO MAS LEÍDO