FUE RECUSADO POR PAMPARACUATRO PORQUE SU MUJER ES ABOGADA DE ROSA

El juez Lis, apartado de la causa por el robo de autos de Unión al existir dudas de su imparcialidad

Su mujer es la abogada de Juan Francisco Rosa en el caso Stratvs. Lis fue recusado por el magistrado que denunció los hechos, César Romero Pamparacuatro, y la Audiencia le ha dado la razón?

Isabel Lusarreta

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha decidido apartar al juez Rafael Lis Estévez de la causa por el presunto robo de autos del caso Unión, aceptando así la recusación que pidió el denunciante del caso, el magistrado César Romero Pamparacuatro. Así lo han confirmado a La Voz desde la Fiscalía provincial de Las Palmas, que había apoyado esta recusación. En su resolución, la Audiencia concluye que hay un "interés indirecto" y una "duda razonable sobre los prejuicios o prevenciones" que pudiera tener el juez "en relación a una de las partes".

Concretamente, tal como señalaba Pamparacuatro al pedir la recusación, el titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de Arrecife es marido de la abogada de Juan Francisco Rosa en el caso Stratvs, Margarita Alejo Hervás. Además, ambos están vinculados en una sociedad de asesoramiento jurídico y fiscal, Lexislas Global SL, fundada por el juez Lis en 2003, cuando se encontraba en excedencia y ejercía la abogacía. Lis Estévez fue administrador único de esa sociedad hasta abril de 2009, cuando fue sustituido en el cargo por su mujer, pero actualmente sigue figurando como “apoderado general”, “con poderes amplísimos”, según el certificado del Registro Mercantil aportado por Pamparacuatro cuando presentó su escrito de recusación.

Justo después de que Lis se hiciera cargo de la causa abierta por el robo de autos, Juan Francisco Rosa contrató a su mujer como abogada, para defenderle en el caso Stratvs. Al respecto, César Romero Pamparacuatro señalaba que los hechos que se investigan en su denuncia podrían “tener reflejo” no sólo en el caso Unión, en el que también está imputado Rosa, sino incluso en Stratvs, ya que a esa causa se incorporaron como prueba grabaciones realizadas por la UCO, basadas también en autos de intervención telefónica de Unión.

“Es público y notorio que la esposa del magistrado Liz Estévez es la letrada Alejo Hervás y ello nos hace sospechar que existe, dentro de ese íntimo vínculo, un intercambio de informaciones/recomendaciones que hace, al menos, poner en duda la imparcialidad del juez para conocer y tramitar la denuncia formulada por Romero Pamparacuatro, puesto que sospechamos que existe al menos un interés directo y/o indirecto del mismo”, señala en las conclusiones del escrito de recusación, que tuvo el respaldo de la Fiscalía y ahora ha sido aceptado por la Audiencia Provincial.

 

Permitió que se personaran imputados en la causa secreta


Además de poner en duda su imparcialidad por sus vínculos con la abogada de Rosa, Pamparacuatro también cuestionaba la actuación seguida hasta ahora por el juez Lis en la causa. Entre otras cosas, consideraba “paradójico” que el juez hubiera permitido personarse en la causa por el robo de autos a varios imputados de Unión, pese a que las actuaciones están bajo secreto. Además de Juan Francisco Rosa, que incluso figura como “denunciante”, en la causa también se han personado como “perjudicados” Felipe Fernández Camero, Luis Lleó, Dimas Martín, Plácida Guerra y cuatro directivos de Urbaser.

Cabe recordar que varios imputados intentaron aferrarse a esta causa secreta que se sigue en el Juzgado Número 3 para intentar frenar el primer juicio de Unión, por el pago de facturas falsas a Francisco Rodríguez Batllori. Sin embargo, la Audiencia Provincial rechazó sus recursos y dio comienzo a juicio, que ya tiene incluso sentencia condenatoria para los seis acusados.

A todo esto, el escrito de recusación agregaba que “el magistrado Liz Estévez viene soslayando extrañamente y desde hace más de ocho meses (ahora ya un año, dado que la recusación se planteó en noviembre), citar a mi representado (César Romero Pamparacuatro) para que se ratifique en el cuerpo de su denuncia”, y cuestionaba que tampoco se había llevado a cabo “la indagatoria correspondiente a todas luces necesaria por la importancia trascendencia de los hechos denunciados”.

Al respecto, señalaba que como denunciante, Romero Pamparacuatro “es plenamente conocedor de los hechos denunciados, testigos de los mismos, personas sobre las que recaen las sospechas en base a las testificales, etcétera, hechos todos ellos que indudablemente deberían ser conocidos desde hace tiempo por el señor instructor de las presentes diligencias”.

Además, mostraba su “enorme extrañeza” porque las diligencias “sigan siendo declaradas secretas”, aunque pese a ello se haya permitido la personación de varios imputados. El pasado mes de octubre, el propio Romero Pamparacuatro decidió también personarse con abogado en la causa como denunciante, e incluso solicitó la práctica de diligencias, que fueron rechazadas por el juez. Sin embargo, Pamparacuatro subraya que desconoce si se han practicado otras diligencias “a instancias del resto de partes personadas”, lo que en su opinión “demostraría la desvirtuación de la práctica profesional del magistrado recusado en este procedimiento, sobre el objeto del proceso y su fin”.

LO MAS LEÍDO