Tías y la herencia recibida

Alejandro Pérez Opray

Con la convocatoria de elecciones generales, podemos decir que este año 2019 nos trae una lluvia electoral a diferentes niveles que hará que pisemos los colegios de nuestros municipios en más de una ocasión. Una lluvia que nos pondrá en la situación incómoda de tomar decisiones relevantes en todos los niveles de gobierno. Desde el nivel local hasta el europeo. Por tanto, debemos intentar disponer de la información adecuada para tomar decisiones coherentes con la realidad para evitar que el marketing político nos desinforme. Y qué mejor que analizar un ayuntamiento, el lugar donde los ciudadanos tienen una relación más próxima con la Administración. En este caso el ayuntamiento del municipio que me vio crecer, Tías.

En 2011, el PP obtuvo la victoria electoral en el municipio de Tías. En ese mismo instante, el discurso del partido capitaneado por Pancho Hernández fue el de la herencia recibida, el de la excesiva deuda acumulada por el anterior gobierno. No hay que quitar razón ante las evidencias, pero tampoco hay que permitir que las verdades sean medias verdades desde el punto de vista del votante. Y menos aún después de 8 años de gestión. Tras la auditoria celebrada por Ramón Melián, el Ayuntamiento reconoció una deuda por importe de 41 millones. Importe del que se hizo eco tanto el periódico de La Provincia como Europapress. Lo extraño de esta afirmación es que la deuda era exactamente de 31 millones, no de 41 millones. La deuda viva (deuda con los bancos) ascendía, según datos del Ministerio de Hacienda, a 15.357.000 de euros; la deuda con proveedores a 10.542.000 de euros; y el resto, unos 4.000.000 de euros, eran sentencias pendientes de pagar. Así lo declaraba el mismo Melián ante dichos medios. Entonces, ¿por qué dichos medios pregonaron una cuantía que rozaba lo apocalíptico? ¿Por qué en 2014 se expuso en la misma página del Ayuntamiento de tías que la deuda real de 2011 era de 34 millones, en 2015 de 32 millones, en 2016 de 33 millones y en 2019 de nuevo 34 millones? ¿Mienten a conciencia o no saben lo que dicen? Hay que magnificar la herencia recibida para poder actuar con total impunidad durante los mandatos. El miedo siempre funciona y por eso, como se puede ver, la deuda en 2011 parece decrecer y volver a crecer según el año que se diga. Curioso.

Hay que aclarar que la deuda a proveedores se pagó en parte mediante el acceso a un préstamo, del Mecanismo de Pago a Proveedores de 2012, por valor de más de 7 millones de euros. Dicho mecanismo estaba al alcance de cualquier entidad local interesada en financiarse fuera del mercado bancario para poder hacer frente a sus deudas con los proveedores, los principales afectados de la crisis de 2008. Así que, resulta extraño que, con la ayuda de un mecanismo implantado por el Gobierno para dar liquidez a los ayuntamientos, el PP de Pancho Hernández se atreviera a afirmar en 2015 que no sólo se ha abonado la deuda que dejaron los socialistas con los proveedores y que en cuatro años se había reducido la deuda en 15 millones de euros. Resulta irónico esta afirmación si tenemos en cuenta que la deuda pasiva del ayuntamiento ascendía a finales de 2014 a 16.800.000 de euros (Cuadro 1). Una cuantía superior a la deuda viva heredada. Por tanto, lo único que había conseguido el Alcalde era pagar las sentencias pendientes y a los proveedores, y esto último gracias al Mecanismo de Pago de Proveedores. La deuda viva era incluso más alta.

graph

Como podemos contemplar en el cuadro el Ayuntamiento no solo no redujo la deuda viva hasta llegar al año 2016 para luego volver a crecer, sino que esta aumentó por encima de la deuda viva existente en 2011 durante el año 2014. Año previo a las elecciones de 2015. ¿Coincidencia? No. Esto es hacer vieja política y se supone que ya habíamos aprendido que este tipo de política no es eficiente, ni nos sirve para mejorar nuestro municipio.

En los siguientes años el Ayuntamiento redujo la deuda viva mediante la amortización de parte de los créditos bancarios y reduciendo las inversiones en el municipio. ¿Por qué? Evidentemente, este año hay elecciones y el 2018 había que revitalizar la imagen del consistorio para preparar el terreno a la campaña electoral. ¿Qué inversiones se han hecho entonces? Tenemos el camino de los Lirios que fue un fiasco, otro plan de asfaltado por su visibilidad, una piscina sin abrir, la calle Princesa Ico en Pto del Carmen sin terminar, etc. Pero, aun no se ha arreglado los desperfectos del muro de la Avenida de Las Playas o se ha reformado la Comisaria de Policía en Tías a la cual invito a todos los ciudadanos a ir a ver, sobre todo sus baños. Tampoco se ha llevado a cabo la construcción del puesto de policía en Pto del Carmen, algo tan necesario dada nuestra relevancia turística. Tiempo han tenido para esto y para más, pero esto pasa cuando no sabes hacer sino vieja política, la política de la ineficiencia en la gestión del erario.

Resulta también esclarecedor ver como proclaman que en este año 2019 se pretende hacer una inversión de 15 millones en obras. Supongo que se referirán al nuevo Pabellón en Tías por valor de 3.200.000 de euros. Pto del Carmen supongo que no tiene residentes locales, solo turistas. Así, es aquí cuando más alcanza mi asombro con la gestión realizada al leer en los medios que según el Ayuntamiento de Tías, este ha logrado reducir un 61% su nivel de endeudamiento. Pero si eso supone solo unos 16-17 millones de euros de la deuda existente a la llegada al consistorio. Teniendo en cuenta que parte se pago gracias a un crédito estatal y que el pronóstico de la deuda viva es que aumente hasta superar los niveles previos, podemos decir ya que han contado medias verdades.  Miedo me da cuando salgan los datos de Hacienda sobre la deuda viva de los Ayuntamientos para el año 2018 y 2019.

Por tanto, podemos observar varios aspectos relevantes sobre la deuda viva, las inversiones y el argumento de la herencia recibida. Primero, no saben o no quieren saber cuál era la deuda real en 2011 porque han variado sus datos en forma de U, pasando de una cuantía que se reduce y vuelve a crecer cerca de las épocas electorales en un claro afán de meter miedo en el electorado. Segundo, la deuda viva se ha mantenido estable o por encima durante los dos mandatos a excepción del año 2016, lo cual demuestra que el Ayuntamiento sigue necesitando el crédito de entidades bancarias para acometer inversiones que, a todas luces, no suponen una mejora cualitativa real de la calidad del municipio si tenemos en cuenta que estamos a la cola en gasto social a nivel nacional y que existen muchas promesas que no se han llegado a cumplir. Tercero, se han llevado a cabo diversos programas de inversiones, preferentemente por medio de planes de asfaltados, lo cuales están muy bien sino fuera porque el municipio sufre de claras deficiencias en materia de seguridad o renovación turística, instalaciones de ocio, zonas verdes, etc., que podían haberse solucionado en 8 años. Cuarto, durante estos dos mandatos el Ayuntamiento ha perdido o dejado escapar varias ayudas como los 500.000 euros para reformar la Plaza de las Naciones o los 15.000 euros para instalar Wifi en las zonas turísticas. Quinto, en 2019 Pancho Hernández y su equipo de gobierno siguen esgrimiendo el discurso con el que iniciaron su primer mandato a sabiendas de que su gestión ha sido pésima, con la esperanza de imbuir el mismo miedo que el votante municipal tuvo cuando salió a votar en 2011.

Estos puntos son una clara muestra de la falta de capacidad para establecer discursos acordes al momento que se vive y de que el PP en Tías no puede defender su gestión sin recurrir a falacias argumentativas. Así que, cuando vayas a votar, ten estos datos en cuenta.

 

Alejandro Pérez Opray, Ciencias Políticas y de la Administracion por la UNED.

 

 

LO MAS LEÍDO