Contra la mafia, flores

Amalia M. Fajardo

Ignacio Stampa ya no forma parte de la Fiscalía Anticorrupción. 

Nadie lo votó. 

Nadie. 

Ni siquiera la Asociación de fiscales progresistas.

Y no es humillante. Es escandaloso.

Nadie lo votó porque estaba haciendo demasiado bien su trabajo. 

Y cuando un fiscal hace demasiado bien su trabajo e intenta ser Justo, molesta al Sistema que alimenta lo que es Injusto.

Todos los allí presentes miraron para otro lado, nadie lo apoyó, y en ese momento no se quedó sólo él.  

Nos quedamos huérfanos de JUSTICIA TOD@S.

Desde el principio desviaron lo importante del foco del "Caso Dina" para manipular la opinión pública y desviar la atención de lo que sí era importante. 

Poner en cuestión la reputación de alguien es el sebo perfecto para desviar el quid de la cuestión que trataba Ignacio Stampa.

 

Pero el verdadero problema de todo esto lo seguimos teniendo nsootr@s en este país, que está lleno de personas con mucho poder que no son honestas con sus responsabilidades ni con el dinero público. 

 

La realidad es que España no es una gran nación, porque en una gran nación, las personas que están al frente del poder son honradas y honestas, y se mire por donde se mire, en España eso, brilla por su ausencia. 

 

Ignacio es uno de los fiscales de anticorrupción que más ha currado y se ha jugado la cara este año.

Te sonará porque es uno de los autores de destapar los famosos casos Kitchen, las tramas de Villarejo, el Rey, el BBVA, los abusos de poder del Partido Popular y su corrupción...

O igual, te suena por lo que NO era importante. 

Lo que sí es relevante, es que era un personaje que molestaba por hacer bien su trabajo. 

 

Aquí la perdida es de tod@s. Pierde la sociedad. Perdemos a un profesional de la justicia que ha luchado por desmantelar las entrañas del sistema corrupto y hacer que la estabilidad de los poderes fácticos se tambaleen.  

Ni se imaginan lo bien protegidos que están esos entramados...tanto que, hacer justicia sale más caro que seguir alimentando esa injusticia que supone la supervivencia de esos poderes que no vemos, pero que dictan nuestras vidas, nos roban a su antojo y nos manipulan como quieren.

Hoy MUERE un poco más  LA JUSTICIA en este país. 

 

Dicen que el despacho de Stampa no para de recibir flores desde ayer. 

Ya pasó en la revolución de los claveles. Donde las flores dictaron sentencia.

Porque las flores se manifiestan sin hacer ruido, sin hacer daño. 

Se manifiestan para cuidar y decirle a quien las recibe que es importante.

Las flores no gritan, son un arma sigilosa. 

Su sola presencia es tan poderosa que es capaz de lograr consciencia y generosidad en quienes las miran.

Las flores hablaban esta mañana de justicia en la Fiscalía. 

Dicen que decían... "Ignacio. Tú vales mucho más que una plaza".

Amalia. M. Fajardo 

@amaliamfajardo

LO MAS LEÍDO