Recomendar el Castillo de San José es invitar a conocer el arte y disfrutar de la gastronomía de diseño en Lanzarote

Su ambiente, su arte, sus vistas y su gastronomía invitan a una experiencia inolvidable

Contenido de marca

Imagen del MIAC en el Castillo de San José de Arrecife
Imagen del MIAC en el Castillo de San José de Arrecife

La visita al Castillo de San José es una oportunidad única para que los visitantes puedan disfrutar de un edificio bellísimo. Una fortaleza histórica, de la época del Carlos III, recuperada por Manrique. 

Inaugurado en 1976 en el Castillo de San José el MIAC, Museo Internacional de Arte Contemporáneo, alberga una importante colección de arte que ofrece al visitante una destacada colección de artistas internacionales, nacionales y canarios, un programa de exposiciones temporales.

El museo da paso a un restaurante, que es uno de los lugares más atractivos de la capital para disfrutar de una velada especial. 

Imagen del restaurante panorámico del Castillo de San José
Imagen del restaurante panorámico del Castillo de San José (Foto: CACT Lanzarote)

Especialmente espectacular es el restaurante panorámico que Manrique añadió a la pequeña fortaleza, y que nos brinda unas impresionantes vistas del principal puerto de la isla y de la bahía de Arrecife, capital de Lanzarote. El restaurante conserva hasta el último detalle de la decoración ideada por Manrique. 

La gastronomía del mismo fusiona la comida internacional y de diseño con los productos típicos de la tierra. Una experiencia culinaria regada por los vinos de Lanzarote, inigualables caldos que crecen de la lava del volcán, hecha ceniza. 

Sin duda el visitante al que se le recomienda ver el Castillo de San José quedará impregnado del Lanzarote mas bohemio y artístico. 

 

Ubicación e historia

 

El Castillo de San José se encuentra en Puerto Naos, un enclave estratégico en la bahía de Arrecife. Conocido como la «Fortaleza del Hambre», fue construido bajo el reinado de Carlos III con fines defensivos en la isla de Lanzarote. 

Dos siglos después, César Manrique dirigió su acondicionamiento para albergar el Museo Internacional de Arte Contemporáneo, MIAC, estableciéndose como el primer museo de arte contemporáneo de las Islas Canarias. 

LO MAS LEÍDO