Así se gestó la otra cesión ilegal de suelo a Rosa: “Juan Francisco, me gustaría llegar a un convenio como tú has hecho en el Kikoland”

​El propio empresario, que está imputado por la ocupación de zonas verdes públicas en Playa Blanca, dio su versión en los Juzgados de por qué se firmó ese segundo convenio con Yaiza, que también se investiga en la misma causa

Juan Francisco Rosa, a las puertas de los Juzgados
Juan Francisco Rosa, a las puertas de los Juzgados

En la declaración que prestó en los Juzgados el pasado mes de febrero, en la causa por la ocupación de una zona verde pública con el Kikoland, Juan Francisco Rosa también habló del otro convenio que acaba de ser declarado nulo de pleno derecho por el Ayuntamiento, y que también se investiga en ese procedimiento. 

Ambos convenios fueron firmados por el entonces alcalde, José Francisco Reyes, que fue condenado en el caso Yate por beneficiar a este mismo empresario, entre otros, y por cobrar sobornos a cambio de conceder licencias ilegales. Ahora, Reyes está también imputado junto a Rosa en esta causa por la ocupación de zonas verdes.

Fue al final de la declaración de Rosa -tras explicar su 'rocambolesca' versión de cómo terminó en sus manos el suelo público que ocupa el Kikoland-, cuando su propio abogado le preguntó por ese segundo convenio, por el que el Ayuntamiento le cedió gratis otros 14.800 metros cuadrados de zonas verdes que debían haber sido de uso público.

“Salmepa, hoy BTL, compra a dos cajas de ahorros de Guipuzcoa y al Banco Zaragozano, por encima de carretera de Femés hacia el norte, una cantidad de terreno -500.000 metros cuadrados, según precisó su abogado-, que ahí sí hago yo la urbanización, yo vendo parcelas. Y en el mismo momento en el que empiezo con esto, le entrego al Ayuntamiento todos los viales y zonas verdes públicas. No solamente porque es mi obligación, sino porque además quiero que ellos paguen el agua, la luz, la roturas en las calles, una vez que yo he entregado el planeamiento”, comenzó relatado.

Sin embargo, instantes después llegó su primera contradicción, cuando terminó afirmando que esa cesión obligatoria la hizo en realidad después, vinculándola al convenio para que le cedieran el uso de una parte de ese suelo que debía entregar al Ayuntamiento.

“¿Por qué se firmó el convenio?”, le preguntó su letrado. “Porque le vendí ocho parcelas a JSP por un total de 40.000 metros cuadrados, y entonces don José Sánchez Peñate me dice: 'Juan Francisco, me gustaría llegar a un convenio como tú has hecho en el Kikoland'. Yo le digo: 'Sin problema ninguno. Pero eso quien te lo tiene que autorizar es el Ayuntamiento'”, respondió Rosa.

Según su declaración, el otro empresario le replicó entonces: “Pero es que el Ayuntamiento dice que como las zonas verdes son tuyas...” Ahí llegó esa primera contradicción, confirmando que no había hecho la cesión obligatoria del suelo. Además, las zonas verdes nunca podían considerarse “suyas”, sino del Ayuntamiento, porque existe esa obligación de cederlas cuando se desarrolla un plan parcial, para dejar espacios libres de uso público.

Después, Rosa insistó en esa misma idea. Según él, Sánchez Peñate le preguntó "cómo podían hacerlo", como si estuviera en sus manos la gestión del suelo público del municipio. “Pues nada, yo cedo la zona y al mismo tiempo, yo no tengo inconveniente en que haga usted convenio con el Ayuntamiento, igual que el mío o mejor”, declaró que le respondió.

Sin embargo, el Ayuntamiento no firmó ese convenio con JSP, sino directamente con la empresa de Rosa. Y en el acuerdo -que era “totalmente lesivo para el interés público”, según han concluido ahora los informes municipales y el Consejo Consultivo de Canarias- se estipuló que se le permitía además cederlo a un tercero, que fue lo que hizo.

“¿El Ayuntamiento le dice que para que se haga ese acto usted tiene que ceder esas zonas verdes públicas al señor Peñate?”, le preguntó a Rosa su abogado. “Sí señor”, respondió el empresario, sin aclarar cómo podía él ceder un suelo que no era suyo, ni por qué el Consistorio accedió a firmar ese convenio con Salmepa, renunciando a zonas verdes públicas sin obtener a cambio ningún beneficio.

Tampoco aclaró por qué jugó ese papel de “intermediario” entre el Ayuntamiento y JSP, para que tuviera “un convenio igual o mejor” que el suyo del Kikoland. Lo único que dejó claro es que junto a los 40.000 metros cuadrados que le vendió a este empresario, le acabó entregando casi 15.000 metros más de suelo público para su explotación gratuita durante 25 años. “¿Al elevarlo a público (el convenio), usted también eleva a público la cesión gratuita al señor Peñate de esos metros para que gestione esa zona?”, volvió a preguntarle su abogado. “En el mismo acto. Con el mismo número de protocolo, de uno a otro el siguiente”, respondió Rosa, intentando desmarcarse de la ocupación de ese suelo.

Respecto a la situación actual de esos terrenos, señaló que JSP “los tiene en su poder hasta ahora” y que los está “explotando”. Por su parte, el Ayuntamiento explicaba este miércoles que esas zonas verdes están ocupadas “por instalaciones recreativas de complejos hoteleros, en virtud a un derecho de uso concedido por Salmepa a otra mercantil”. Esa otra mercantil, es decir, JSP, tampoco explota directamente los hoteles -ni las instalaciones que ocupan suelo público y que supusieron la ampliación del hotel-, ya que a su vez los tiene alquilados a otras empresas.

El empresario Juan Francisco Rosa, acudiendo a una declaración en los Juzgados
Yaiza declara nulo un segundo convenio con Rosa, por el que Reyes le cedió gratis otros 14.800 metros de suelo público
LO MAS LEÍDO