Condenado a 17 años y 10 meses de cárcel el acusado de abusar de dos menores en Arrecife

Tras el cumplimiento de la pena de prisión, se le ha impuesto la medida de libertad vigilada durante ocho años

Juicio por abusos sexuales a dos menores en Arrecife. Foto: Sergio Betancort

La Sección Primera de la Audiencia Provincial ha condenado a 17 años y 10 meses de cárcel al acusado de abusar de dos menores en Arrecife.

Asimismo, tras el cumplimiento de la pena de prisión, se le ha impuesto la medida de libertad vigilada durante ocho años. Además, M.G.M. deberá indemnizar a las víctimas con un total de 100.000 euros y no podrá aproximarse a ellas durante 22 años. 

El condenado mantenía una relación sentimental con la tía abuela de las niñas, con quien convivía, y al domicilio "solían acudir prácticamente desde su nacimiento las menores" debido a la "buena relación que había entre ambas familias", según se destaca en la sentencia.  

Como consecuencia de ello, M.G.M y su pareja "pasaban tiempo" con las niñas "como si fuesen sus nietas", llegando las menores "a pernoctar en la citada vivienda muchos fines de semana de viernes a sábado". Una dedicación que, según se apunta, "aumentó cuando la madre, entre el año 2012 y el 2013, estuvo aquejada de una enfermedad" y "el padre, debido a su horario laboral y la atención que precisaba su mujer tampoco podía estar mucho tiempo con sus hijas". 

Según el fallo judicial, "el acusado aprovechó la relación referida e hizo uso de su rol de abuelo para acercarse a las menores y atraerlas hacia él". Al respecto, se destaca que además "les dejaba usar su tablet para que ellas jugasen en la cama de su habitación, disponiendo así generalmente por las noches de un espacio privado para estar a solas con las niñas". 

 

Primero abusó de la mayor y años después de la pequeña

Su actuación y relación íntima con las niñas "la proyectó de manera separada", de forma que primero empezó a abusar de la mayor. Cuando ésta "contaba con seis o siete años de edad" le hizo los "primeros tocamientos" llegando a penetrarla en encuentros posteriores "cuando la menor ya había cumplido los 10 años". También "obligó a la menor en otras ocasiones a masturbarle y a ejecutarle alguna felación", unas actuaciones que "se repitieron y prolongaron hasta el año 2016", cuando la menor "contaba ya con unos doce años de edad".

Después de esa última fecha, según se afirma en la sentencia, el acusado empezó a abusar de la hermana menor, que entonces también "contaba con unos seis o siete años de edad". Esos abusos consistieron en tocamientos y se prolongaron "al menos hasta el 22 de diciembre de 2018". 

 

El acusado negó los hechos durante el juicio

El juicio se celebró el pasado 28 de septiembre en Arrecife y, durante el mismo, el acusado negó los hechos. Sin embargo, la Sección Primera de la Audiencia Provincial considera prueba de cargo las declaraciones de las menores así como los informes elaborados por las psicólogas forenses a cada una de ellas. 

Por ello, condena a M.G.M a cinco años y diez meses de prisión por un delito de abuso sexual "básico" y a doce años de cárcel por un delito de abuso sexual con acceso carnal, concurriendo en ambos casos la agravante de "abuso de superioridad". En cuanto a las indemnizaciones, deberá pagar 40.000 euros a una de las menores y 60.000 euros a la otra "por los daños morales causados". 

Cabe recordar que, durante el juicio, el tribunal no permitió a los medios de comunicación tomar imágenes del acusado para proteger a las víctimas y a su entorno familiar.

 

 

LO MAS LEÍDO