Un joven en busca y captura protagoniza una peligrosa persecución por San Bartolomé y termina chocando contra una casa

​Huyó en un control de la Guardia Civil y se adentró en el pueblo “causando un grave peligro para los demás usuarios de la vía”, llegando incluso a invadir la acerca y obligando a los peatones a apartarse "para no ser atropellados"

Imagen del vehículo que tuvo que ser perseguido por la Guardia Civil
Imagen del vehículo que tuvo que ser perseguido por la Guardia Civil

Un joven de 30 años fue detenido este martes en San Bartolomé, tras protagonizar una peligrosa huida en coche por las calles de la localidad, en la que terminó colisionando con una vivienda. El arrestado tenía varias órdenes de busca y captura dictadas por distintos juzgados de la isla de Gran Canaria, según terminó confesando él mismo a los agentes.

Los hechos se iniciaron sobre las 19,30 horas, cuando una patrulla de la Guardia Civil realizaba un control rutinario en la LZ-20 y dio el alto a este vehículo, en el que viajaba el detenido, natural de Teror, con otras dos jóvenes de Lanzarote. En lugar de detenerse, según el atestado policial, el conductor hizo caso omiso e inició la huida “a gran velocidad” en dirección al interior del pueblo de San Bartolomé.

Entonces se inició la persecución por parte de la patrulla de la Guardia Civil y una unidad motorizada, a la que intentó “desestabilizar”. Según el atestado, en un momento dio un “frenazo brusco”, provocando que uno de los agentes cayera al suelo con la moto.

Después volvió a emprender la huida “a gran velocidad” y “mediante una conducción agresiva, dando volantazos y frenazos”, “zigzagueando”, saltándose un ceda el paso, obligando a “frenar bruscamente” a otros conductores y “causando un grave peligro para los demás usuarios de la vía”. Incluso, dentro del pueblo invadió en varias ocasiones la acera, obligando a varios peatones a apartarse para evitar ser atropellados.

Mientras tanto, la patrulla de la Guardia Civil continuaba la persecución, indicándole por megafonía que se detuviera, hasta que finalmente el hombre perdió el control del coche e impactó con una vivienda en la calle Ramón y Cajal.

 

Siguió huyendo a pie y golpeó a los agentes

Lejos de detenerse, ahí continuó su huida a pie, mientras las dos jóvenes que viajaban con él permanecieron en el vehículo. Finalmente, los agentes le dieron alcance y tuvieron que reducirlo, ya que siguió resistiéndose al arresto. Según el atestado, les dio “golpes y patadas”, causándoles lesiones de carácter leve, con “erosiones y contusiones en los brazos y en la cabeza”.

En el primer momento de la detención, el joven se negó a dar sus datos, pero lo hizo después en el cuartel de la Guardia Civil de San Bartolomé, donde fue conducido tras el arresto. Allí, según los agentes, les indicó que no se había identificado antes “porque está en busca y captura por varios juzgados de Gran Canaria”. 

El joven, nacido en Teror y sin domicilio conocido en la isla, deberá responder de presuntos delitos de conducción temeraria, resistencia y/o desobediencia, atentado a agente de la autoridad y daños, que son los que le imputa la Guardia Civil.

En cuanto a las dos jóvenes que viajaban con él, también fueron identificadas por los agentes. Una de ellas tiene 23 años y la otra 16, por lo que al ser menor de edad, los agentes fueron a buscar a su madre, que trabaja en la localidad, para informarla de lo ocurrido. Las dos son nacidas en Arrecife, aunque la menor reside en San Bartolomé.

Además, los agentes también identificaron a la dueña de la vivienda contra la que colisionó el vehículo, para que pueda reclamar por los daños ocasionados.

LO MAS LEÍDO