Denuncia que el dueño de un bar de Playa Honda le agredió tras decir que no le gustaba un bocadillo

Según el denunciante, el hombre le "empujó" tirándole al suelo y le propinó "patadas y puñetazos" mientras le insultaba

Herida que J.J tiene en un codo como consecuencia de la agresión
Herida que J.J tiene en un codo como consecuencia de la agresión

Un hombre ha denunciado ante la Guardia Civil que fue agredido por el dueño de un bar de Playa Honda, después de decir que no le había gustado un bocadillo que había consumido en el local. 

Según consta en la denuncia, los hechos tuvieron lugar en la tarde del viernes, después de que J.J entrara al bar a comerse un bocadillo de pata asada. A la hora de pedirlo, afirma que le preguntó a la camarera si "era casera o de supermercado", a lo que ésta le respondió que "la hacían ellos". 

Sin embargo, apunta que cuando le sirvieron el bocadillo, se percató de que "no era casera" y que le dijo a la camarera que eso "no era lo que había pedido". "Pero nada, me comí el bocadillo, me tomé la cerveza, pagué la cuenta y me fui al bar de al lado", ha relatado el denunciante en declaraciones a La Voz. 

Una vez allí y mientras estaba "fumando un cigarro fuera" y haciendo "una videollamada" con su hija, asegura que el dueño del bar donde se había comido el bocadillo llegó y se plantó delante de él. "Le dije que esperara, que estaba hablando, y entonces empezó a insultarme y me empujó", cuenta J.J., que afirma que entonces cayó "al foso de una palmera" y que "una vez en el suelo" el hombre empezó a pegarle "patadas y puñetazos". 

"Me decía que estaba faltándole el respeto a su comida e insultando a la camarera", señala J.J., que afirma que él solo dijo que "el bocadillo no era lo que esperaba"

Según ha relatado J.J, la agresión paró porque el dueño del bar en el que estaba y un cliente le "quitaron de encima" a su agresor. "Mi hija estaba en videollamada viéndolo todo y estaba flipada, igual que la gente que lo vio", apunta el denunciante. 

"Yo he comido en muchos sitios y comento en muchos lugares de las cosas. Si no me gusta una cosa, se lo digo al dueño, pero en la vida me habían puesto la mano encima", añade J.J. "Y no es que me comiera el bocadillo y me fuera sin pagar, es que pagué lo que me habían puesto", precisa. 

Tras los hechos, afirma que llamó a la Guardia Civil, pero que le dijeron que "iban a tardar" y que mejor se fuera de allí y acudiera a que le hicieran un parte de lesiones  y a denunciar los hechos. Así, apunta que primero se desplazó al centro de salud de Valterra y que posteriormente puso la denuncia en el cuartel de San Bartolomé. 

Según consta en el parte de lesiones, J.J. presentaba contusiones y abrasiones en los brazos y en las piernas. "Lo que más fue en el codo, que me cogió bien, y lo tengo hinchado y con una raspadura", concluye. 

LO MAS LEÍDO