Un total de 18 pateras en un fin de semana con 555 inmigrantes colapsan los escasos recursos de acogida en Lanzarote

Se han tenido que instalar carpas y baños químicos junto a la nave de San Bartolomé, cuya capacidad está totalmente desbordada

Instalación de carpas en la nave de San Bartolomé
Instalación de carpas en la nave de San Bartolomé

La oleada de pateras en Lanzarote y La Graciosa durante este último fin de semana ha desbordado los escasos recursos de acogida con los que cuenta la isla, y se han tenido que instalar carpas junto a la única nave habilitada actualmente, en el municipio de San Bartolomé. En total, desde el sábado han llegado 18 embarcaciones con 555 inmigrantes, según los datos ofrecidos por Cruz Roja y el Consorcio de Seguridad y Emergencias de Lanzarote. La última llegaba ya en la madrugada de este lunes a la zona de Alegranza, y tuvo que ser interceptada por Salvamento y la Guardia Civil. 

 “Quienes llegan a nuestras costas son hacinados en carpas en vez de estar alojados en unas instalaciones dignas, simplemente porque a nuestros mandatarios no les da la gana. La situación es insostenible. Los municipios se están viendo desbordados, no tienen recursos para poder atender dignamente a todas estas personas”, han criticado desde Coalición Canaria.

Mientras tanto, ni la Delegación de Gobierno en Canarias ni Cruz Roja, que es quien se encarga de la atención a estas personas, han aclarado dónde están siendo derivados esos inmigrantes, al igual que ocurrió hace dos semanas, cuando se concentró también una fuerte llegada de embarcaciones en dos días. "Desconocemos dónde están y si son trasladados o no”, han vuelto a asegurar desde Cruz Roja, pese al convenio que mantiene desde hace años para la atención a esas personas.

Por su parte, desde la Delegación de Gobierno se han limitado a señalar que los inmigrantes llegados en los tres últimos días "están en un centro de gestión compartida en Lanzarote pasando cuartentena o bien en dependencias policiales pendientes de la filiación", antes de ser enviados a otras islas, pero tampoco han dado respuesta a cuántos se han concentrado y en qué instalaciones. Al respecto, La Voz ha podido confirmar la instalación de esas carpas, así como el traslado de baños químicos a la nave de San Bartolomé, donde los migrantes no cuentan siquiera con duchas. Respecto a cuál es la capacidad real de aforo de esa nave, desde la Delegación tampoco han respondido.

La mayoría de los inmigrantes que llegan a Lanzarote terminan siendo derivados a otras islas, pero el principal problema se genera cuando se acumulan varias embarcaciones en una o dos jornadas, ya que esos traslados se suelen hacer cuando ya han pasado 72 horas, entre otras cosas para esperar el resultado de las pruebas PCR de Covid. Así, esa nave "provisional" de San Bartolomé puede terminar al doble de su capacidad.

 

Tres días de llegadas incesantes

Tras una semana en la que había disminuido la llegada de pateras, el viernes por la mañana llegó una a la zona del Caletón Blanco de Haría, y posteriormente otra tuvo que ser rescatada a 15 millas de la costa de Lanzarote

La madrugada del sábado fue de intenso trabajo para los miembros de Salvamento Marítimo, que tuvieron que salir a rescatar dos pateras detectadas cerca de la isla, mientras que otra llegaba por sus propios medios a la costa de Punta Mujeres.  Sin embargo, no serían las únicas que alcanzarían la costa conejera, ya que hasta cuatro más lo hicieron a lo largo de la jornada del sábado, teniendo que ser rescatadas por la Salvamar y desembarcadas en Órzola y en el muelle Comercial de Arrecife. 

Además, 270 inmigrantes en siete embarcaciones diferentes alcanzaron también la costa en la jornada del domingo, dos de ellas en la isla de La Graciosa, lo que obligó a la Policía a instalar carpas en la nave de San Bartolomé, para realizar cuanto antes las preceptivas PCR, viéndose el lugar desbordado ante la llegada masiva de inmigrantes a la isla

Por último, en la madrugada de este lunes fue detectada una embarcación en la zona cercana al islote de Alegranza, lo que obligó a la Guardia Civil y a Salvamento Marítimo a acudir al lugar, trasladándolos al muelle Comercial de Arrecife. 

 

LO MAS LEÍDO