De San Bartolomé a Georgia, la historia de Juan Carlos, un joven emprendedor en el marketing digital

El lanzaroteño ha conseguido consolidar su negocio en Georgia y ya cuenta con clientes internacionales tan importantes como Canva

Juan Carlos Trueba, fundador, CEO y Head of Digital de Volcanz Digital.
Juan Carlos Trueba, fundador, CEO y Head of Digital de Volcanz Digital.

Cuando piensas en crear un negocio que te permita trabajar en remoto, probablemente se te vengan a la cabeza decenas de destinos perfectos para ello, ya sean por su buen clima, sus playas tropicales, sus paisajes de montaña llenos de desconexión o grandes ciudades llenas de oportunidades.

Lo más seguro es que jamás se te pase por la cabeza mudarte a Georgia, un país entre Europa y Rusia, pero el lanzaroteño Juan Carlos Trueba no se lo pensó dos veces.

Con tan solo 26 años, este joven de San Bartolomé llegó a Georgia el pasado 18 de marzo y, en apenas dos meses, ha conseguido abrir una empresa de marketing digital de éxito internacional llamada Volcanz Digital.

Juan Carlos ya ha trabajado con clientes de la talla de Hoteles Barceló, Iberdrola, Renault, Yoigo o Canva, una de las cuatro empresas más grande del mundo de capital privado y pretende seguir creciendo en los próximos años.

Actualmente, Volcanz Digital da un servicio especializado en SEO, con el objetivo de posicionar a sus clientes en internet, de manera que estos aparezcan primeros en las búsquedas. 

“También realizamos una estrategia integral, donde mejoramos la marca de la empresa, ya sea con redes sociales o publicidad, y hacemos otra serie de servicios más nichos, como mejoras de venta en marketplaces como Amazon, para darles más visibilidad”, añade el joven.

 

“La semana laboral de cuatro horas” como punto de partida

Mientras estudiaba la carrera de Economía, Juan se dio cuenta de que las oportunidades laborales no encajaban realmente con lo que él quería hacer en la vida, así que se fue a trabajar a Reino Unido para "salir del bucle".

En Londres conoció a un amigo que le recomendó un libro titulado "La semana laboral de cuatro horas", un libro que, según él, "le cambió la vida", ese fue el punto de partida que le animaría a emprender.

"Te explicaban mucho sobre cómo trabajar online, sin depender de un horario o zona geográfica y sin trabajar una gran cantidad de horas", cuenta el fundador, CEO y Head of Digital de Volcanz Digital. "Fue muy impactante leer todo eso y ver que el marketing digital me lo podía dar todo, así que empecé a aprender más sobre marketing de forma autodidacta".

Al poco de conseguir trabajo en una agencia, Juan Carlos comenzó a trabajar también con proyectos y clientes propios, por lo que acabo creando su propia empresa. Sin embargo, con el paso de los meses se dio cuenta de que escalar desde España era algo complicado, "ya sea por falta de contactos o por falta de infraestructuras", así que decidió trasladar su negocio a otro lugar.

 

La pregunta del millón: ¿por qué Georgia?

"Me puse a investigar diferentes países donde se van los nómadas digitales y encontré Georgia", explica el joven. "Algunos amigos ya se habían venido aquí y me hablaban muy bien del país".

Y es que Georgia presenta una situación geográfica muy aventajada para negocios como el de Juan Carlos, ya que está entre Asia y Europa, permitiéndole ampliar su abanico de clientes.

"Para mí, que trabajo con diferentes zonas horarias, el país es increíble", añade. "Al llegar me di cuenta de que cada vez hay más personas relacionadas con el marketing digital que se vienen a Georgia, desde youtubers e influencers hasta vendedores de Amazon, es un país muy rico a nivel cultural".

Además, el joven insiste en que crear una empresa es "bastante sencillo", ya que puedes hacerlo en "tan solo un día". "La facilidad burocrática que hay en el país y las ventajas fiscales son muy buenas para el emprendimiento", explica el CEO de Volcanz. 

También resalta su calidad de vida, puesto que es uno de los países más baratos del mundo. "Coger una guagua o metro te puede costar unos 30 céntimos aproximadamente".

Juan Carlos Trueba, fundador de Volcanz Digital en Georgia.
Juan Carlos Trueba, fundador de Volcanz Digital en Georgia.

Pero todo no ha sido un camino de rosas, ya que el georgiano puede llegar a ser un lenguaje muy complicado. “El alfabeto es totalmente diferente al nuestro”, explica el joven. “Esta lengua la crearon para defenderse de Rusia en su momento y así dificultar el entendimiento con ellos, es decir, se ha hecho con mala intención para que otros no les entiendan”.

Juan Carlos cuenta la anécdota de ir a un supermercado, coger un producto enlatado pensando que era una cosa y, al abrirla, darse cuenta de que es otra completamente distinta, pero insiste en que las personas son “muy respetuosas”.

“Hay un clima internacional muy bueno, por lo que si tienes dificultades para comunicarte con los locales siempre está la vertiente internacional en la que puedes apoyarte”, añade.

 

Un futuro aún más internacional

Por ahora, los planes de Juan Carlos están enfocados a la captación y fidelización de clientes, pero también a la ampliación del negocio en términos de infraestructuras.

“Vamos a abrir una sede en Miami, en Estados Unidos, probablemente este año, para cubrir todo el mapa”, adelanta el joven. “Ahora mismo tenemos bastante acceso a Asia, Australia y Europa, por lo que es muy fácil captar clientes en este ámbito geográfico, pero si queremos ir a América, en su conjunto, nos va a ser mucho más fácil hacerlo desde allí”.

Además, añade que el continente americano lo pone “muy fácil” en términos burocráticos y fiscales, por lo que podrían empezar a operar allí de forma “bastante rápida”.

 

El “boom” del emprendimiento joven

Cada vez son más los jóvenes que se lanzan al mundo del emprendimiento, algunos impulsados por el atractivo de “ser tu propio jefe”, como Juan Carlos, y otros por las dificultades a la hora de encontrar trabajo, ya sea por la falta de experiencia o por su inconformismo ante las condiciones laborales que ofertan.

Pero hay un factor clave en este “boom” del emprendimiento y es la digitalización. “Hoy en día es mucho más fácil montar un negocio, especialmente los digitales, ya que no tienen dependencias físicas, como un local o una oficina”, explica Juan Carlos. 

Con la pandemia, muchas empresas se vieron obligadas a evolucionar y trasladarse al mundo digital “a la fuerza” si quería sobrevivir. “La crisis del coronavirus generó mucha demanda hacia estos sectores y, si a eso le sumas que internet ofrece un gran abanico de posibilidades y que los jóvenes dominan muy bien este espacio, este momento se convierte en un clima muy propicio para emprender”, recalca el CEO de Volcanz.

 

“Lanzarote está siendo el foco de muchos nómadas digitales”

Además, con el auge del teletrabajo, lugares como Lanzarote han empezado a sonar cada vez más entre los nómadas digitales, ya sea por su clima o por la calidad de vida que ofrece la isla.

 “Si entras en páginas como Nomadlist, verás como Lanzarote, Gran Canaria o Fuerteventura ocupan los primeros puestos, están siendo el foco de muchos nómadas digitales”, ejemplifica Juan Carlos.

“En la isla se está creando un espacio donde se pueden compartir ideas y donde se está fraguando el desarrollo digital, y ya no solo a nivel Canarias o España, viene gente de todo el mundo”, añade.

Por lo que el joven anima a emprender a todo aquel que tenga una idea en mente. “Todo empieza con un proceso de descubrimiento, donde te tienes que dar cuenta de qué te gusta y en qué eres bueno”, relata. “Internet es muy buen sitio para ello, ya que hay infinidad de herramientas y cursos gratuitos para aprender”.

 

"Un negocio se empieza resolviendo problemas"

No obstante, insiste en que crear un proyecto personal no es una tarea sencilla, porque por el camino hay “sufrimiento y estrés”, puesto que “muchas cosas no se consiguen cuando uno quiere”. Aunque Juan Carlos insiste en que es un camino que merece la pena. 

“Un negocio se empieza así, resolviendo problemas, a veces de forma involuntaria ayudamos a otra persona y nos damos cuenta de que ha servido y, si a partir de ahí conseguimos replicarlos, conseguiremos empezar un negocio”, explica Juan Carlos. “Al final es ponerle precio a lo que hacemos y crear una forma en la que podamos escalar esta idea”

“Todos deberíamos hacer el ejercicio de mirar hacia atrás y ver todo lo que hemos recorrido, nuestro progreso, eso es lo que me hace seguir adelante”, cuenta el joven empresario. “Todas las personas tienen algo que aportarte, te enseñan algo, ya sea bueno o malo”.

“Emprender hoy es más fácil que nunca, sobre todo con las profesiones digitales”, concluye.

LO MAS LEÍDO