Investigadores del CSIC presentan un informe para reclamar que cese la extracción de áridos en la zona de Muñique

​Llevan años investigando la hubara canaria en un proyecto promovido por el Gobierno canario. Ahora, reclaman al mismo Ejecutivo que ponga fin a una actividad que atenta contra esta ave protegida y contra un ecosistema “único”

imagen de la zona afectada con el limite de la zona zepa y dentro el area de extraccion de aridos 1 766x440
imagen de la zona afectada con el limite de la zona zepa y dentro el area de extraccion de aridos 1 766x440

Cuatro investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han presentado un informe ante el Gobierno de Canarias, ante el Cabildo de Lanzarote y ante el Ayuntamiento de Teguise advirtiendo del daño que están causando al ecosistema las extracciones de áridos en la zona de Muñique y reclamando que cese la actividad. Además, instan a las autoridades “a adoptar las medidas que considere oportunas para garantizar una adecuada conservación de este espacio protegido”. 

Los investigadores que firman este dictamen -Juan Carlos Alonso, Carlos Palacín, Alberto Ucero e Inmaculada Abril- forman parte del Grupo de Investigación sobre Ecología y Conservación de Aves del CSIC, y precisamente se encuentran en Canarias desarrollando el proyecto “Áreas de campeo y movimientos de la hubara canaria”. El trabajo, financiado por REE, fue promovido por la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias. Ahora, estos investigadores se dirigen al mismo Ejecutivo regional, en este caso a la Consejería de Turismo, Industria y Comercio, para que deje de autorizar esas extracciones, por lo que están afectando a la propia hubara, en peligro de extinción, así como a otras especies.

Al respecto, recuerdan que esa cantera se autorizó dentro de una zona ZEPA, espacio protegido por la Red Natura 2000, y que coincide además con una parte del hábitat de interés comunitario, con “dunas móviles”, con un lugar de interés sedimentológico y con una zona de cultivos de jable. “Es la principal área por donde penetran las arenas que atraviesan la isla y forman la más amplia zona de jable y de dunas de Lanzarote”, subrayan.

 

“Se va ampliando año tras año”

El informe señala que la superficie de extracción es “aproximadamente de 388 ha”, pero advierte que “se va ampliando año tras año”. Además, alerta de que hay nuevas extracciones proyectadas en esta misma zona: una de ellas promovida por Dobegui Arrecife S.L. y otra por Hormigones y Construcciones Arrecife S.L. Y todo ello, en la zona donde se concentra la mayor parte de la población de hubaras que se mantiene en la isla. 

Al respecto, los expertos se remiten a su propio estudio, en el que estimaron el censo de hubaras en Lanzarote en 2018 en unos 440-452 ejemplares, “encontrándose uno de sus núcleos más estables y con un mayor número de individuos precisamente en el Jable de Muñique-SooFamara, zona afectada por la extracción de áridos”, que es “una de las zonas más importantes para la especie en Lanzarote”. 

“La subespecie canaria de avutarda hubara está considerada 'en peligro de extinción' en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. La pérdida o alteración de su hábitat es uno de los principales problemas que afectan a su conservación, y cualquier modificación de parte del hábitat por actividades extractivas incumple la Directiva 92/43/CEE sobre Hábitats (LIC) y la Directiva 2009/147/CE sobre Aves (ZEPA)”, advierten los investigadores. 

 

“Incumplimiento de las medidas restauradoras”

A esto añaden que como consecuencia de esta actividad, “no sólo puede producirse una pérdida de hábitat directa y permanente, sino también daños en los hábitats circundantes, debido al polvo, ruidos, creación de nuevas pistas, circulación de camiones, utilización de maquinaria pesada y presencia humana”. 

“Esta zona queda degradada después de las extracciones y por el incumplimiento de las medidas restauradoras por parte de las concesionarias, lo que conlleva que sea utilizada por la población no concienciada para el vertido de escombros y enseres, creación de circuitos ilegales para motos todoterreno, quads, coches 4x4, etc”, añaden. 

Extracción de jable en Muñique
Extracción de jable en Muñique

Además, subrayan que la actividad extractiva no solo afecta a la hubara, sino también a otras especies que utilizan ese hábitat, como el corredor sahariano, el alcaraván común, el camachuelo trompetero y la perdiz moruna, y “puede tener impactos significativos sobre el resto de especies que conforman una comunidad ornítica terrestre que se puede calificar como única, tanto a nivel nacional como internacional”. En cuanto a otros vertebrados presentes en la zona, destacan “los reptiles, con dos especies, Gallotia atlantica y Tarentola angustimentalis, y los mamíferos, entre los que cabe mencionar a la musaraña canaria”. 

En su informe adjuntan dos gráficos de la zona, para reflejar el efecto negativo que está causando la actividad, que ha generado “un área de exclusión en una de las principales zonas de distribución de la especie en Lanzarote". “La densidad de localizaciones de hubara que define la intensidad de uso del hábitat por la especie, debería ser la misma en la zona de extracción que en sus alrededores, de no existir la actividad extractiva”, advierten, expresando su temor a que la situación empeore si se sigue ampliando la zona de extracciones y si se autorizan nuevos proyectos.

LO MAS LEÍDO