Emprendiendo en el mundo del CrossFit, el entretenimiento saludable que ha calado en Lanzarote

Carmen Vicente y Omar González, fundadores de CrossFit Lanzarote y Mad Barbells explican cuánto cuesta abrir y mantener un box en la isla

Carmen Vicente y Omar González, fundadores de CrossFit Lanzarote y Mad Barbells CrossFit.
Carmen Vicente y Omar González, fundadores de CrossFit Lanzarote y Mad Barbells CrossFit.

Las palabras "box", "power clean" o "snatch" resuenan cada vez más entre los amantes del deporte lanzaroteño, ya que desde hace varios años el CrossFit ha calado con fuerza en Lanzarote. Espacio de desconexión para muchos, es también un lugar donde poner a prueba los límites físicos.

El CrossFit se ha relacionado siempre con entrenamientos militares y cuerpos de policía, pero a día de hoy cualquiera puede hacerlo, sin importar la edad o condición física, ya que todos los WOD (entrenamiento del día) son adaptables. Esta técnica de entrenamiento combina la fuerza y el acondicionamiento físico con ejercicios de diferentes disciplinas, como la halterofilia, actividades metabólicas y gimnásticos, entre otros.

En la isla de Lanzarote, en apenas tres años, el número de “box” que han abierto en la isla ha crecido exponencialmente debido a la alta demanda, por lo que centros como CrossFit Lanzarote y Mad Barbells buscan formas de mantenerse a flote en un mercado tan masificado.

 

Carmen y Omar, dos historias de emprendimiento

Carmen abrió su primer box, CrossFit Lanzarote, de 60 metros cuadrados en 2012, junto con su socio Oliver, una época en la que este deporte estaba todavía lejos de ser popular.

Al principio nadie sabía lo que era el CrossFit, ni siquiera nosotros, así que ambos empezamos investigando por internet”, confiesa Carmen Vicente, fundadora de CrossFit Lanzarote. Tras formarse en Italia y traer a la isla sus conocimientos, Carmen empezó a impartir clases de este deporte, aunque jamás se pensó que iba a ser todo un éxito.

Tras competir en los Regionales europeos de los CrossFit Games en 2013, Carmen se convirtió en la primera mujer española en participar en esta competición, impulsándole a seguir promoviendo esta práctica. "Quería que la gente supiese lo que era el CrossFit, no que se dejasen llevar por lo que veían por internet o la tele, es mucho más que lanzar ruedas en un garaje", añade.

Carmen Vicente, fundadora y entrenadora de CrossFit Lanzarote compitiendo en los Regionales europeos en 2013.
Carmen, fundadora y entrenadora de CrossFit Lanzarote compitiendo en los Regionales europeos en 2013.

“Sin embargo, a nivel de infraestructura, teníamos un local que no reunía las condiciones para poder practicarlo, así que en 2017 abrimos el nuevo box en Argana, una nave de 1.000 metros cuadrados”, explica. "Ahora mismo es el box más grande de la isla, contamos con unos 280 abonados mensuales de media".

Además, desde 2015 Carmen también es dueña de CrossFit Canarias, el primer box de España, situado en Gran Canaria. "Lo abrió un americano y nos hizo el traspaso hace siete años, por lo que siempre estoy de un sitio para otro dando clase", explica la crossfitera.

En el otro lado del abanico, se encuentra Mad Barbells CrossFit, un box más pequeño y completamente nuevo que abrió sus puertas el pasado octubre. 

“No concebía trabajar toda la vida para otra persona o no aprovechar la oportunidad de poder vivir de lo que me apasiona que en este caso es el deporte”, explica Omar González, fundador de Mad Barbells. El joven ya se encontraba sumergido en el mundo de la enseñanza desde hace años, ya que ejercía de entrenador en otro box, pero tras ver la posibilidad de abrir el suyo propio, no se lo pensó dos veces.

Omar, fundador y entrenador de Mad Barbells CrossFit haciendo squat snatch.
Omar, fundador y entrenador de Mad Barbells CrossFit haciendo squat snatch.

“Es verdad que no fue tarea fácil, por la dificultad para encontrar un local óptimo, la falta de ayudas y el miedo a entrar en un mercado con tanta competencia”.

Tras un arranque un poco lento, en 2022 han conseguido alcanzar los 80 usuarios mensuales, que pagan tarifas que van desde los 40 euros por dos días de clase, hasta los 60 euros de cuota ilimitada. “Hemos notado un buen incremento que se va manteniendo más o menos estable”. 

 

Cuánto cuesta abrir y mantener un box

Con el auge de este deporte, mucha gente se pregunta si emprender en este mundo es algo relativamente económico, pero la realidad es que no solo supone una inversión inicial elevada, sino que los gastos de mantenimiento anuales distan de ser baratos.

Además, es importante mencionar que no es lo mismo abrir un box pequeño como Mad Barbells que uno como CrossFit Lanzarote, con una nave de 1.000 metros cuadrados.

“Si montas un negocio bajo unas normativas, es decir, que tenga los permisos en regla, como mínimo te gastas unos 80.000 euros, aunque en nuestro caso la cifra ascendía a 100.000 euros aproximadamente”, explica la fundadora de CrossFit Lanzarote. “Solo en las más de 20 máquinas de cardio que tenemos ya se nos van casi 20.000 euros, en el suelo unos 20.000 y en acondicionar las luces otros 9.000 euros”.

Nave de 1.000 metros cuadrados de CrossFit Lanzarote.
Nave de 1.000 metros cuadrados de CrossFit Lanzarote.

A estos gastos hay que añadirle el coste de las reformas de la nave, que incluyen poner un techo ignífugo, pintar, hacer salidas de emergencias, poner una zona de césped, entre otros. 

“La gente piensa que es meter el material y ya está, pero hay muchas cosas que suman mucho dinero y si ya le añades la constante subida del precio de la luz, aún más”, añade Carmen. “Todavía no hemos terminado de pagar el préstamo que pedimos para esta nave, aunque sí que hemos conseguido alcanzar la rentabilidad”.

No obstante, si se trata de un negocio más pequeño, como es el caso de Mad Barbells, los costes se reducen a la mitad. “En mi caso, abrir el box me costó cerca de 50.000 euros”, apunta Omar. “El mayor gasto lo supone el alquiler de la nave, que se lleva la mitad de nuestros ingresos, por lo menos a día de hoy”. 

Su fundador plantea alcanzar la rentabilidad en un “año y medio más o menos”, aunque apunta que “puede variar dependiendo de muchos factores”.

Otra de las cuestiones que se suma es la renovación de los materiales, ya que estos se terminan rompiendo del constante uso diario. “Cada año nos gastamos entre 10.000 y 20.000 euros solo en renovar material, puesto que se rompen con facilidad, especialmente los discos”, apunta Carmen.

 

La alta competencia impulsa el deporte

En los últimos años se ha incrementado el número de box que realizan entrenamientos de crosstraining en la isla, por lo que cabría pensar que mantenerse a flote se ha vuelto una tarea complicada. Sin embargo, los entrenadores insisten en que la competencia es algo positivo.

“Nosotros nos mantenemos con el mismo número de usuarios que antes de la pandemia y han seguido abriendo boxes”, apunta la dueña de CrossFit Lanzarote. “Hay cabida para todos en esta isla y creo que cuanto más centros hay, más se anima la gente a practicar CrossFit”.

Carmen considera que los usuarios siguen viniendo a su box por su larga experiencia en el sector, así como por su gran infraestructura, pero también por el trato que se les da. “Intento que todo el mundo que venga sienta que es su casa, que la gente no venga solo a entrenar, sino que venga a relacionarse”, añade.

Omar, fundador y entrenador de Mad Barbells CrossFit dando clase.
Omar, fundador y entrenador de Mad Barbells CrossFit dando clase.

Por su parte, el fundador de Mad Barbells cree que la clave está en diferenciarse del resto, por lo que se centra en ofrecer un servicio más personalizado, con clases reducidas de menos de 10 personas. 

“Este auge de box supone un reto constante, pero creo que tenemos un estilo único muy marcado en cuanto a nuestro servicio”, apunta Omar. “Nosotros buscamos demostrar que menos es mejor, primamos la calidad sobre la cantidad, por lo que cada usuario tiene un feedback único para que nunca deje de crecer”.

 

Los box ya no ofrecen solo CrossFit

Con el aumento de la competencia, muchos box han optado por diferenciarse del resto ofreciendo una oferta más variada de ejercicios y servicios. Desde entrenamientos en piscina, hasta preparación para las oposiciones e incluso sesiones de fisioterapia.

Atletas entrenando en CrossFit Lanzarote.
Atletas entenando halterofilia en CrossFit Lanzarote.

Ya no es solo CrossFit, nosotros también ofrecemos entrenamientos funcionales, clases de halterofilia, GAP, preparación para el surf, ejercicios para personas mayores e incluso preparamos oposiciones para policía”, explica la dueña de CrossFit Lanzarote. 

“Los box se van adaptando a la necesidad del público, por lo que hemos decidido ampliar el abanico”, añade.

 

Pagar o no pagar la marca CrossFit, esa es la cuestión

No obstante, ser parte de la comunidad CrossFit tiene un precio, concretamente, los box tienen que pagar entre 3.100 y 3.200 euros al año si quieren añadir la palabra “CrossFit” al nombre del establecimiento. 

“La rentabilidad que te da económicamente hablando es simplemente el nombre y formar parte de una comunidad a nivel internacional”, explica Carmen.

Omar también decidió pagar la marca por cuestiones de visibilidad. “Me pareció un movimiento inteligente, sobre todo a la hora de arrancar, ya que nos aporta visibilidad de cara al resto del mundo, la marca mueve mucha gente”, añade.

 

Planes de futuro

Por su parte, CrossFit Lanzarote espera poder celebrar en este 2022 su décimo aniversario, así como centrarse en nuevos proyectos.

“Tenemos nuevos proyectos entre manos que van por la senda del crecimiento, queremos ampliar un poco, aunque todavía no puedo decir nada más”, adelanta Carmen.

Mientras tanto, Mad Barbells apuesta por centrarse en crear un grupo de trabajo sólido, y no descartan realizar algún evento en la isla.

“El 80% de nuestros usuarios han descubierto el CrossFit con nosotros, por lo que más que centrarnos en eventos de competición buscamos crear actividades que les ayuden a alcanzar un nivel óptimo de cara al futuro”, explica Omar. “Sin embargo, puede que hagamos algún evento, pero ya de cara al siguiente año”.

 

¿Una moda con fecha de caducidad?

Muchos catalogan esta práctica como una moda y, como todas las tendencias, están tienden a “pasar de moda” con el paso de los años. No obstante, Carmen y Omar se mantienen optimistas y consideran que todavía hay mucho CrossFit para rato.

“Yo creo que la moda del CrossFit puede evolucionar, pero no pasar, porque se está descubriendo ahora, es un deporte nuevo y tiene tantas ramas que las posibilidades son infinitas”, afirma la fundadora de CrossFit Lanzarote.

Omar coincide en que el formato irá transformándose, aunque el “auge no durará para siempre”. “Esta práctica se normalizará y creo que ya lo estamos empezando a ver, no es algo ni malo ni bueno, solamente es el siguiente paso”.

“Al principio todos los boxes funcionaban en la isla por el desconocimiento del usuario, pero cada día este se vuelve más exigente, así que acabarán destacando los boxes que sepan ofrecer un servicio óptimo y que cumplan con las demandas de calidad que vayan surgiendo”, añade el fundador de Mad Barbells CrossFit.

 

¿Nos ayudas a conocer lo que + te interesa para hacer La Voz mejor? PINCHA AQUÍ. Te llevará solo un momento y no te pediremos ningún dato personal.
Actividades al aire libre en Corest Fitness
"Adictos” a los entrenamientos dirigidos
LO MAS LEÍDO