La administración acoge por fin a Anass como menor después de haberlo dejado en la calle

Tras la mediación del Defensor del Pueblo y la noticia publicada por La Voz, el joven ha sido derivado a un centro de menores. Muchos vecinos se habían ofrecido también a hospedarlo en sus casas o a pagarle un alojamiento

Anass, a las puertas de los Juzgados de Arrecife reclamando ser reconocido como menor (FOTO: Sergio Betancort)
Anass, a las puertas de los Juzgados de Arrecife reclamando ser reconocido como menor (FOTO: Sergio Betancort)

Anass apenas habla castellano, pero a las nueve de la noche de este viernes repetía emocionado unas palabras: “Muchas gracias”. La otra manera de expresar su gratitud ha sido fundirse en un abrazo con una de las personas que le han acompañado en las últimas 48 horas, y que han hecho posible que la administración por fin escuche lo que él llevaba intentando decir desde hace casi cinco meses: que es menor de edad.

Desde que el pasado 10 de octubre llegó a Lanzarote en patera, Anass fue tratado como un adulto y enviado a una de las instalaciones gestionadas por Cruz Roja para los mayores de edad. La Policía Nacional hizo constar que su fecha de nacimiento era el 25 de junio de 2000, al parecer en base a lo que les transmitió el intérprete. Sin embargo, el joven tiene un documento con la Apostilla de la Haya que indica que nació ese día y ese mes, pero de 2003, por lo que tendría que haber sido derivado a un centro de menores. Hasta hoy, no había conseguido que nadie le hiciera caso.

El cambio se inició la pasada semana, cuando se intentó hacer un traslado de inmigrantes a Fuerteventura. Algunos se negaron, por miedo a que la intención fuera devolverlos a su país, y al hacerlo tuvieron que dejar las instalaciones de Cruz Roja. Entre ellos estaba Anass, que se vio en la calle, cuando llevaba meses diciendo que es menor.

Días después contactó con una persona a la que había conocido en ese centro y que ya no pertenece a la ONG. Ahí se pusieron en marcha voluntarios de la Red Ciudadana de Solidaridad, que este viernes decidieron hacer pública su denuncia, después de 48 horas tocando sin éxito todas las puertas. Ni las visitas a la Comisaría de Policía Nacional, ni las llamadas y los escritos a la Fiscalía de Menores de Las Palmas durante dos días habían servido de nada.

 

"La publicación ha movido el resorte definitivo"

La publicación en La Voz de Lanzarote ha movido el resorte definitivo. Ha sido gracias a la prensa. Hasta las tres de la tarde, la Policía decía que ellos no podían hacer nada y que quien debía actuar era la Fiscalía de Menores; y la Fiscalía decía que no sabían nada del tema. Se pasaban la pelota unos a otros”, explican. “Ha sido con la publicación cuando ha empezado a moverse la cosa, y la colaboración del Defensor del Pueblo ha sido definitiva”.

Y es que ante la falta de respuestas y ante “la situación de desamparo de un menor”, desde la Red de Solidaridad se habían dirigido también a este órgano, que finalmente ha respondido sobre las siete de la tarde de este viernes, unas horas después de publicarse la noticia. Para entonces, ya habían presentado incluso una denuncia en el Juzgado de Guardia de Arrecife, aunque ahora tienen previsto retirarla, al haber conseguido por fin una solución.

“Parece que el Defensor del Pueblo los ha puesto a todos firmes desde Madrid. Nos ha llamado y nos ha dicho que en media hora estaba resuelto y efectivamente”, relatan. De hecho, menos de 20 minutos después han recibido una llamada desde Comisaría diciéndoles que fueran a llevar al menor, que ya estaban en trámite los papeles.

El grupo de Menores del Cabildo ya estaba también avisado para ir a recogerlo y llevarlo a uno de los centros habilitados en la isla, después de haber pasado cinco meses en una nave con los adultos y los últimos días en la calle, arropado solo por personas voluntarias.

 

Oleada de solidaridad

Desde que se ha publicado la noticia, ellas no solo han recibido la llamada del Defensor del Pueblo y de la Comisaría. Sus teléfonos tampoco han parado de sonar con ofertas de ayuda de muchos vecinos de la isla. “Nos llamaba gente ofreciendo casa, ofreciendo habitaciones que tenían libres... Una señora se ha ofrecido a pagar el hostal una noche, otra decía que pagaba las noches siguientes si se tenía que quedar todo el fin de semana”, cuentan emocionadas.

Finalmente no ha sido necesario y han conseguido su objetivo: que la administración se haga cargo de un joven al que definen como “un niño”. “Un niño sobrepasado absolutamente”. Un “niño” que “ni siquiera parece que tenga 17 años”, que son los que constan en el documento al que nadie había hecho caso hasta ahora.

Anass, el joven inmigrante que lucha para que se le reconozca como menor, a las puertas de los Juzgados (FOTOS: Sergio Betancort)
Denuncian que un menor lleva dos días en la calle en situación de desamparo
LO MAS LEÍDO