Teguise reclamará judicialmente 2,1 millones al BBVA para liquidar un crédito suscrito en 2006 con "interés abusivo"

Oswaldo Betancort afirma que el objetivo del grupo de Gobierno es "sanear las arcas municipales y poder anunciar el próximo año que el Ayuntamiento de Teguise, y por lo tanto, todos sus contribuyentes, no deben un euro a los bancos”

El alcalde de Teguise, Oswaldo Betancort, y el concejal de Hacienda
El alcalde de Teguise, Oswaldo Betancort, y el concejal de Hacienda

El Pleno del Ayuntamiento de Teguise ha acordado reclamar judicialmente más de dos millones de euros por una operación bancaria suscrita en 2006 entre el Ayuntamiento de Teguise y la entidad BBVA, que contenía "cláusulas swap de tipo de interés abusivo". Dicha reclamación para liquidar esta deuda se llevará a cabo "con los informes preceptivos del Consejo Consultivo de Canarias y con la conformidad del equipo técnico y jurídico municipal", según destacan desde el Consistorio.

El alcalde, Oswaldo Betancort, ha reiterado el objetivo del grupo de Gobierno "de sanear las arcas municipales y poder anunciar el próximo año que el Ayuntamiento de Teguise, y por lo tanto, todos sus contribuyentes, no deben un euro a los bancos”. En este sentido, Betancort recuerda que “en estos nueve años de gobierno, se ha liquidado la friolera de 21 millones de euros, y esta operación con el BBVA formaba parte de una deuda contraída históricamente que incluyó la firma de una cláusula abusiva, la cual se renegoció en 2010 y luego se peleó una bajada de intereses en 2015 que supuso un ahorro de 1 millón de euros, y cuyo restante esperamos finiquitar durante el primer trimestre de 2021”.

El responsable de Economía y Hacienda, Miguel Ángel Jiménez, ha apuntado que “durante estos años a cargo de las cuentas de Teguise, se ha efectuado un cambio de rumbo importante para la salud financiera de la institución, en el que hemos reconducido muchos de estos contratos de dudosa legalidad y que suponían una carga financiera inasumible para la administración pública”. “Este gobierno se ha caracterizado por revisar con lupa lo que en principio se contrató para poder financiar ciertos proyectos pero que terminó siendo una herencia con altos intereses para el Ayuntamiento y para sus habitantes”, asegura Jiménez.

Por su parte, desde la oposición cuestionaron en el Pleno que no se hubiera adoptado antes esta medida, como han venido haciendo en los últimos años otros ayuntamientos de la isla para anular operaciones financieras "tóxicas" llevadas a cabo por gobiernos anteriores.

LO MAS LEÍDO