Páez denunciará a Wenceslao Olivero por sugerir que podría haberse llevado comisiones de los astilleros de Avilés

El verano empieza con un lío a la vista entre los pescadores de La Santa y el consejero de Pesca del Cabildo insular. Tras las graves acusaciones vertidas el pasado viernes en Radio Lanzarote contra el responsable del Área de Pesca de ...

El verano empieza con un lío a la vista entre los pescadores de La Santa y el consejero de Pesca del Cabildo insular. Tras las graves acusaciones vertidas el pasado viernes en Radio Lanzarote contra el responsable del Área de Pesca de la Primera Institución, Marcos Páez no tardó en responder y ayer mismo se desplazó hasta los juzgados para interponer una denuncia contra Wenceslao Olivero, el responsable de transmitir el sentir de algunos pescadores de Tinajo respecto a las circunstancias del viaje del consejero, acompañado por algunos armadores, a los astilleros de Avilés, en Asturias. El pasado viernes, Olivero sugirió, entre otras acusaciones, la posibilidad de que Páez cobrara comisión de los astilleros por haber llevado a los pescadores, aunque no fue ese el motivo principal del cabreo de los marineros, que más que de otra cosa se quejaron de que no fueron avisados a tiempo para mandar a sus representantes al viaje a la península.

En cualquier caso, el consejero del Cabildo no tardó en calibrar la gravedad de las acusaciones, que sugieren un claro caso de corrupción, y ayer mismo interpuso una denuncia en los juzgados contra el responsable de las declaraciones, Wenceslao Olivero. El cabreo de Páez se podría calificar de monumental, de tal manera, que incluso rehusó de rebatir los argumentos de Olivero diciendo que "cuando una persona va a los medios de comunicación y miente de forma descarada, la mentira cae por su propio peso". "No gastaré ni un segundo de tiempo para contestar a estos personajes", sentenció el consejero, aunque finalmente sí dio una serie de explicaciones respecto a las acusaciones.

Y así, Wenceslao Olivero había sugerido la posibilidad de que Paéz cobrara una comisión de los astilleros por haber llevado hasta allí a los pescadores conejeros. En este sentido, el consejero aclaró que el grupo se desplazó a cuatro astilleros diferentes, dando a entender con ello que no se favoreció a ninguno en particular. A partir de ahora, el asunto quedará en manos de la justicia. El Cabildo solicitará, a través de un procedimiento judicial, una grabación de las declaraciones a la emisora de radio donde se hicieron públicas. "La cinta la analizará un abogado y se le presentará (a Olivero) la demanda correspondiente para ver quién recibe o no las comisiones".

Por otra parte, Olivero declaró a través de las ondas que Páez había llevado al viaje a sus "cuatro amigos", habiendo "señalado a dedo" a los catorce "afortunados". En este sentido, el consejero del Cabildo quiso dejar claro que se envió una invitación a los pescadores de La Santa y para demostrarlo, transmitió una copia de la misma a la redacción de este diario.

La invitación, cuyo contenido se reproduce en esta página, fue redactada y enviada al Ayuntamiento de Tinajo el sábado, 23 de julio. En la misma se invitaba a los marineros interesados en la renovación de sus embarcaciones a presentarse en el Cabildo el lunes, 25 de julio, con la documentación correspondiente para emprender el viaje el martes, 26 de julio.

Pero según declaró a LA VOZ el concejal de Pesca de Tinajo, Cristobal Olivero, esta invitación llegó demasiado tarde al Ayuntamiento, porque al ser fin de semana ya no daba tiempo de organizar una reunión de los pescadores. El propio Olivero no se enteró hasta el lunes por la mañana de que había llegado un fax a la Concejalía de Pesca del Cabildo. "Es una manera de no avisar", señaló Olivero.

El pasado viernes Wenceslao Olivero criticaba severamente la actitud tomada por el consejero del Cabildo. Olivero quiso transmitir a Páez que "cuando se vaya a viajes de esos, primero debería hacer una reunión con las cofradías".

Además, aseguró que al menos diez personas que querían "hacer barcos nuevos" no se desplazaron hasta los astilleros, mientras que de los catorce que sí fueron "no harán barcos más que seis de ellos".

El mismo Wenceslao Olivero se tuvo que ir a la península por cuenta propia para construir una nueva embarcación. Además, otros pescadores de La Santa, en palabras del marinero, tienen pensado renovar la flota.

Los seis encargos que describió Olivero fueron avalados ayer por las declaraciones realizadas a LA VOZ por Marcos Páez, que aseguró que al menos seis armadores han solicitado proyectos de construcción durante el viaje.

LO MAS LEÍDO