ESTE JUEVES SE SENTARÁ EN EL BANQUILLO EN EL PRIMER JUICIO DE UNIÓN

Las cartas que hicieron "caer" a Francisco Rodríguez Batllori

Desde este jueves se sentará en el banquillo junto a otras cinco personas, en el primer juicio del caso "Unión". Varias cartas y una factura que pretendía cobrar del Ayuntamiento de Arrecife, y que apareció en la celda de Dimas Martín, pusieron a la UCO sobre su pista?

Las cartas que hicieron caer a Francisco Rodríguez Batllori
Las cartas que hicieron caer a Francisco Rodríguez Batllori

"Dimas, perdona, sé que no estás para estos temas, pero estoy desesperado y no tengo a quién recurrir". Esta frase forma parte de una de las cartas que pusieron a la UCO sobre la pista del ex consejero del Gobierno de Canarias Francisco Rodríguez Batllori, que desde este jueves se sentará en el banquillo de los acusados en el primer juicio del caso "Unión".

Los agentes hallaron estas cartas cuando la Operación Unión ya había arrancado. De hecho, fue en los registros de la primera oleada de detenciones cuando se encontraron con este nuevo frente, al descubrir un triángulo epistolar entre Rodríguez Batllori, Dimas Martín y el entonces concejal de Hacienda de Arrecife, José Miguel Rodríguez.

En ese momento, Dimas no ocupaba ningún cargo público y estaba en prisión, cumpliendo una condena por malversación de fondos públicos. Y fue en su celda de Tahíche donde se localizaron algunas de estas cartas e incluso una factura que Batllori pretendía cargar al Ayuntamiento de Arrecife, por trabajos presuntamente no realizados. "Mira a ver, pues J.M.R. (José Miguel Rodríguez), a quien le di la factura de este mes, me dijo que tú le habías comentado que parase ya con la última anterior, para desviarla por otro sitio. A mí me da igual, pero quiero insistirte en que este mes me es absolutamente indispensable", le decía Batllori a Dimas, relatándole los problemas económicos que estaba atravesando.

 

"Aparecen personajes que acuden en tu nombre"


Ésta y otras cartas evidenciaban que el ex consejero canario recurría a Dimas para que el Ayuntamiento de Arrecife -y otras administraciones públicas gobernadas por el PIL- le pagara facturas por supuestos servicios que ni siquiera conocía el concejal que debía autorizar los pagos.

"Cada vez que te quitan de circulación aparecen unos personajes que acuden en tu nombre y quiero que me vayas indicando cómo actuar", le planteaba a su vez José Miguel Rodríguez a Dimas en una carta, refiriéndose a una visita que había recibido de Batllori. "Estuvo hoy en mi despacho, supuestamente mandado por ti (…) Me dejó una factura por importe de 3.500 euros que eran por los servicios prestados por él. Al respecto le dije que yo me pondría en contacto contigo y que por lo tanto tardaría unos días en poder darle una respuesta", le explicaba el concejal a Dimas.

Al ser interrogado por este tema, el propio José Miguel Rodríguez confesó ante el juez que tales servicios no se prestaron al Ayuntamiento de Arrecife, admitiendo que incurrieron en una presunta malversación de fondos públicos realizando esos pagos.

Por su parte, Rodríguez Batllori asegura que sí prestó servicios tanto para Arrecife como para Inalsa, por los que cobraba unos 3.500 euros mensuales (un mes de cada una de las dos instituciones), aunque reconoce que no tenía ningún tipo de contrato.  Sin embargo, la investigación realizada por la UCO sostiene que lo que se pagaba con esas facturas era, en todo caso, las gestiones privadas que Batllori realizaba para Dimas Martín.

 

"Échale una mano hasta donde puedas"


"Paco Batllori ya sabes cómo es, vende más de lo que consigue. No queda duda que tiene sus contactos, pero es pesado como una piedra y me temo que el caso que le hacen es nulo. Échale una mano hasta donde puedas", respondía Dimas a José Miguel Rodríguez en otra carta, cuando éste le pidió instrucciones sobre qué hacer con la factura que le había presentado el ex consejero canario.

Además de abogado y consejero de Empleo, Rodríguez Batllori fue viceconsejero de Justicia del Gobierno de Canarias. Respecto a sus "contactos", el propio Batllori hablaba de ellos en las cartas que remitía a Dimas, haciendo referencia a su "amistad" con altos cargos del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior de Justicia de Canarias

Una de esas cartas fue encontrada en la celda de Dimas Martín y la otra en el despacho de José Miguel Rodríguez, ya que Dimas se la había reenviado al concejal con otra nota manuscrita: "Como ves soy el paño de lágrimas de todo el mundo. Mira lo que puedes hacer, en el fondo me da pena de él", le decía al respecto.

Y es que en esa carta, Batllori le contaba a Dimas detalles sobre su vida personal, sus problemas económicos y las deudas que arrastraba. "En fin Dimas, perdona que me desahogue contigo, pero es que eres el único amigo con el que puedo contar. Por ello te ruego mires lo que puedas hacer, pues resuelto este tema ya no te daré más la lata. Eso sí, me es indispensable que tanto Inalsa como Arrecife me ingresen antes de los días 10 de cada mes, porque si no la bola se me hace absolutamente intragable", concluía, despidiéndose con un: "Te aseguro que nunca te fallaré y que siempre podrás contar conmigo para lo que sea".

 

Gestiones para el tercer grado y la elaboración de un libro


Respecto a los temas en los que supuestamente estaba intermediando Batllori, la investigación policial y judicial apunta que respondían a gestiones privadas para Dimas, sobre todo en relación con su situación carcelaria, ya que en ese momento estaba intentando conseguir el tercer grado penitenciario. De hecho, ése es uno de los temas de los que más hablaban en las cartas interceptadas por la UCO, en las que Batllori daba cuenta a Dimas de las supuestas gestiones que estaba realizando para ayudarle a lograrlo.

Además, también hay varias referencias a un libro que al parecer iba a escribir un periodista de Gran Canaria, y del que también pretendían que se "encargara" el entonces concejal de Hacienda de Arrecife. "Estuve con J.M.R. (José Miguel Rodríguez) y me dijo que tú no le habías indicado nada, que contactaría contigo a la espera de tus instrucciones", le decía Batllori a Dimas Martín, explicándole que el periodista estaba "a la espera de lo que tú digas y montar el mejor operativo posible para verse contigo".

"Dime qué debo hacer al respecto", preguntaba en otra carta José Miguel Rodríguez a Dimas hablando de este asunto. "Es un libro que vamos a escribir que puede ser muy interesante, de eso ya te hablaré con más tranquilidad", le respondía Dimas.

El periodista que Batllori estaba poniendo en contacto con Dimas y que supuestamente iba a escribir ese libro era Francisco Chavanel, que ahora acaba de ser demandado por el fiscal Ignacio Stampa por atentar contra su honor de forma reiterada durante los últimos cinco meses, tanto en su programa de radio como en varios artículos publicados en el diario Canarias 7, intentando desprestigiar su trabajo y el de otros jueces y fiscales en distintas causas de corrupción, especialmente en el caso Unión y el caso Stratvs, con presuntas calumnias e injurias sobre su actividad profesional y su vida personal.

 

Arranca el juicio con seis imputados


Las cartas interceptadas por la UCO, la posterior investigación policial y judicial y una denuncia presentada por el sindicalista e integrante de Alternativa Ciudadana Andrés Barreto, que llevó a los Juzgados otras facturas presuntamente fraudulentas pagadas por Inalsa a Rodríguez Batllori, llevaron a la apertura de una pieza separada dentro del caso "Unión", que será la primera de esta macrocausa en ir a juicio.

La vista comenzará este jueves en Arrecife con seis imputados, acusados de distintos delitos de fraude, en concurso con malversación y prevaricación, por haber participado en el pago de facturas por trabajos presuntamente no realizados tanto desde el Ayuntamiento de Arrecife como desde Inalsa. Batllori está acusado también de falsedad documental, por lo que la Fiscalía pide para él la mayor pena: ocho años de cárcel.

Junto a él se sentarán en el banquillo Dimas Martín, para quien el fiscal Javier Ródenas pide seis años de cárcel; la ex consejera delegada de Inalsa, Plácida Guerra, y el ex gerente de Inalsa, Rafael Ellorieta, para los que se piden cinco años de prisión; así como los ex concejales de Arrecife Luisa Blanco y José Miguel Rodríguez. Para Blanco, la Fiscalía también pide cinco años de cárcel, mientras que para Rodríguez rebaja la solicitud de pena a un año de prisión, al considerar como atenuante su confesión, su colaboración con la investigación y el hecho de que ya ha devuelto el dinero que presuntamente contribuyó a malversar en esta causa. 

LO MAS LEÍDO