El Consejo de Aguas se ve "obligado" a ceder sus competencias al Gobierno canario tras "años de abandono"

La presidenta del Cabildo afirma que la falta de personal y la "dejación" que ha habido con este órgano les "obliga" a adoptar de forma temporal una decisión que no les "gusta, pero es inevitable"

La presidenta del Cabildo, María Dolores Corujo
La presidenta del Cabildo, María Dolores Corujo

El Consejo Insular de Aguas de Lanzarote ha acordado atribuir sus funciones al Gobierno de Canarias, de forma temporal, ya que "no dispone de los medios materiales y personales necesarios para ejercerlas adecuadamente". Dichas funciones serán ejercidas a través de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, de la que depende la Dirección General de Planificación Territorial, Transición Ecológica y Aguas.

"Durante años, el Consejo Insular de Aguas de Lanzarote ha venido desarrollando sus funciones en coordinación con la Administración autonómica, pero con poco personal y padeciendo deficiencias estructurales que se han agravado en los últimos meses con la renuncia de su gerente. La continua falta de personal y la dejadez a que ha estado sometido este órgano durante largos años impide que pueda desarrollar en plenitud las competencias que tiene asignadas por la Ley de Aguas de Canarias", señalan desde el Cabildo.

Por estas razones, y a propuesta de la presidenta, se ha decidido atribuir, de forma temporal, las competencias al Gobierno de Canarias, con el fin de garantizar el correcto funcionamiento del Consejo. Este supuesto viene recogido en el artículo 11.1 de la propia Ley, que establece que “el Gobierno de Canarias podrá, a través de sus órganos competentes, ejercitar las atribuciones de los Consejos Insulares anteriormente descritas, siempre que así se solicite por los mismos y se acuerde mediante Decreto”.

 

"Años de dejación y abandono"

“Años de dejación y abandono, en los que el Consejo Insular de Aguas ha estado relegado, nos obligan a adoptar una decisión que no nos gusta pero es inevitable. Renunciar, aunque sea temporalmente, a competencias propias nunca es agradable, pero tenemos que garantizar el correcto ejercicio de las competencias atribuidas al Consejo y nos vemos obligados a recurrir al Gobierno de Canarias”, ha manifestado la presidenta del Consejo Insular de Aguas y Cabildo de Lanzarote, María Dolores Corujo.

La presidenta ha recalcado que se cede la gestión ordinaria de este ente “con la garantía de que Lanzarote será consultada en todas las decisiones importantes” y ha finalizado expresando su confianza en que esta situación “pueda ser revertida con prontitud”.

El Consejo Insular de Aguas de Lanzarote es una entidad de Derecho Público con personalidad jurídica propia y plena autonomía funcional, que asume, en régimen de descentralización y participación, la dirección, ordenación, planificación y gestión unitaria de las aguas en los términos establecidos por la Ley de Aguas. El Consejo ha venido desempeñando diversas funciones, como el control de la ejecución del planeamiento hidrológico o la realización de las obras hidráulicas de responsabilidad de la Comunidad Autónoma en la isla.

LO MAS LEÍDO