Este fin de semana podrá verse “a simple vista” el cometa más brillante de la última década

Los aficionados a la astronomía llevan esperando este momento casi una década

Redacción

Imagen del Cometa NEOWISE tomada por Maroun Habib
Imagen del Cometa NEOWISE tomada por Maroun Habib

Este fin de semana podrá verse “a simple vista” el cometa más brillante de la última década. Los aficionados a la astronomía llevan esperando este momento casi una década, tras la fragmentación que sufrió en mayo el cometa ATLAS, cuyo creciente brillo podía haber alcanzado el de Venus (el lucero del cielo), de no haberse fragmentado durante su acercamiento al sol.

El telescopio espacial NEOWISE (que tiene entre sus objetivos la búsqueda de objetos cercanos a la tierra), descubrió el pasado 27 de marzo un nuevo objeto orbitando alrededor del sol con las características de un cometa, mostrando un núcleo central condensado y una cola que sale del mismo en dirección contraria al sol. Se le denominó cometa C/2020 F3 Neowise.

A partir de entonces las observaciones de este cometa han permitido determinar su órbita con precisión, la cual es muy alargada, periódica y retrógrada (se desplaza en sentido contrario a la de los planetas) completando una vuelta alrededor del sol cada 3.000 años.

Este nuevo cometa alcanzó su mayor acercamiento al sol el pasado 3 de julio, a tan solo 0,29 Unidades Astronómicas del mismo (una unidad astronómica es la distancia que hay entre la tierra y el sol, aproximadamente 150 millones de kilómetros), alcanzando temperaturas cercanas a los 600 grados centígrados, lo que provocó una intensa sublimación de los materiales volátiles presentes en el núcleo y la formación de una extensa “cola” de gas y partículas de polvo que se extiende a lo largo de millones de kilómetros.

La gran actividad del núcleo también ha producido un gran aumento del brillo del cometa, que aunque irá decreciendo a medida que se aleja del sol nos permitirá verlo a simple vista desde la tierra en los próximos días desde nuestras latitudes.

Cómo observarlo

Los mejores días para observar el cometa NEOWISE a simple vista desde Lanzarote (siempre que el tiempo lo permita) serán el próximo viernes 10 de julio y el sábado 11 de julio, en los que se podrá ver antes del amanecer, a partir de las 5.45 hora local. En ese momento el cometa estará en el noreste sobre el horizonte a muy baja altura, casi pegado al suelo, a tan solo 3º de altura, pero irá aumentando de altitud en los minutos siguientes hasta alcanzar unos 12º sobre las 6.30 horas, en que a pesar de seguir ganando altura empezará a “desvanecerse” por el efecto de la luz del sol al amanecer.

A partir del día 14 de julio, el cometa se podrá ver al anochecer, pero con menor brillo del que presentará estos días, por lo que su observación a simple vista se volverá más difícil pero se convertirá en un objetivo fácil al alcance de los pequeños telescopios de aficionado.

Los responsables de los dos observatorios astronómicos acreditados por la Unión Astronómica Internacional existentes en Lanzarote, Gustavo Muller (Observatorio J47) y Agustín Domingo Acosta (Observatorio Z39), aconsejan que el lugar de observación sea lo más favorable posible, con horizonte noreste despejado, con cierta altura y lejos de ciudades o de luces que dificulten su visión porque incluso un cometa brillante, como este, puede “desaparecer” por las delgadas nubes del horizonte, la bruma, el aire húmedo, el humo, el resplandor crepuscular, las luces de la ciudad o la luz de la luna. También recomiendan el uso de prismáticos, ya que facilitan la localización del cometa y permiten captar mejor la parte menos brillante de la cola del cometa.

Muller y Acosta intervinieron recientemente en el seguimiento del cometa ATLAS cuyo núcleo se fragmentó al acercarse al sol, frustrando las previsiones que conforme a la evolución de su brillo desde su descubrimiento en diciembre de 2019 le convertían en firme candidato a ser uno de los cometas más brillantes de las últimas décadas, con una luminosidad equivalente a la que presente el planeta venus, popularmente conocido como “el lucero” (el objeto más brillante del cielo nocturno después de la luna). Las observaciones de ambos han sido publicadas en la revista Astronomía del pasado mes de junio por haber captado con precisión los momentos clave de la fragmentación del núcleo.

 

LO MAS LEÍDO