20/Mayo/2019

El ambiguo concepto de la “Democracia”

El ambiguo concepto de la “Democracia”

Vas por la calle, y escuchas “democracia”, pones la radio y vuelves a escuchar “democracia”, llegas a casa y pones la televisión y escuchas, “democracia”. Pero, ¿Qué es realmente el concepto de democracia?, ¿Está deteriorado? ¿Se mal utiliza?

Hoy día, hay infinidad de “democracias”; participativas, parlamentaristas, liberales, de partido dominante, populares, etc. También hay sistemas políticos, donde no se ponen de acuerdo ni los mejores teóricos en Ciencia Política. ¿Es Venezuela una democracia?; “Hitler llegó al poder a través de unas elecciones”. O sistemas, como el caso del Estado Español, donde en el Parlamento un partido ostenta una mayoría absoluta, con la cual hace o deshace lo que le venga en gana. ¿Es una democracia? O ¿hablamos de un sistema totalitario enmascarado y moderno?

Creía entender, que la democracia era aquel concepto donde el pueblo gobernaba, donde la mayoría decidía lo que nuestros representantes legítimos tenían que hacer, en nombre del pueblo.  Pero me equivocaba. Como decía Jean-Jacques Rousseau: “El pueblo inglés piensa que es libre y se engaña: lo es solamente durante la elección de los miembros del Parlamento: tan pronto como éstos son elegidos, vuelve a ser esclavo, no es nada”.

Y es que no logro comprender, cómo un líder político y su partido, hacen caso omiso a las plegarias de los ciudadanos. ¡Sí!, hablo del pueblo Canario, que se manifiesta por activa y pasiva en contra de la cuestión de las prospecciones petrolíferas.

¡Tú, líder político!, solo eres y representas lo que la mayoría te dice que haga, porque así es la democracia. No eres nada, no eres nadie, eres el que debe representar lo que tu pueblo te encomienda. Si no lo haces, no comprendes lo que significa el concepto democracia.

Y todo esto, solo trae consigo una desafección política tan creciente, que los ciudadanos no se ven representados en ningún bando, ni izquierda, ni derecha, ni nacionalismos. La cuestión política, se convierte en un lastre, en una etiqueta negativa para todo aquel que siente y quiere la política. Pero desde este medio, les invito a que reflexionemos. Reflexionemos, sobre la unidad, sobre la política, sobre la democracia.

Solo hay un camino, sin desvíos, sin atajos, y es tan democrático, como el concepto “Democracia”.

Volvamos a creer, y solo así crearemos política.

David Toledo Niz, estudiante de Ciencias Políticas y de la Administración.

 

 

 

 

 

Comentarios