"...Con Franco no se vivía mejor"

Por Alexis Tejera La precaria y difícil situación en la que vivimos a causa de la crisis económica y financiera que azota a la "Europa de las dos velocidades", entre otras partes del mundo, genera un sinfín de consecuencias que han ...

Por Alexis Tejera
La precaria y difícil situación en la que vivimos a causa de la crisis económica y financiera que azota a la "Europa de las dos velocidades", entre otras partes del mundo, genera un sinfín de consecuencias que han ...

La precaria y difícil situación en la que vivimos a causa de la crisis económica y financiera que azota a la "Europa de las dos velocidades", entre otras partes del mundo, genera un sinfín de consecuencias que han llevado a países como España a ocupar una de las primeras posiciones de Europa en indicadores especialmente dramáticos como la tasa de población bajo el umbral de la pobreza o el índice de desigualdad social (GINI)

Tanto para nuestro modelo económico, como para la sociedad, esta grave situación exige una explicación que ha llegado y sigue llegando desde múltiples ámbitos profesionales; economistas, sociólogos, historiadores? así como bajo una innumerable cantidad de enfoques, que muchas veces y de manera intencionada se pervierte con el objetivo de dar mayor credibilidad a algún planteamiento político-económico; liberal, socialdemócrata, fascista, etc?

Cualquiera de las teorías que se desprenden de este intento de explicar el porque hemos llegado a esta situación debe ser analizada con especial cuidado para evitar caer y hacernos con argumentos que no se ajustan a la realidad y nos pueden llevar a defender teorías tan absurdas como la que se recoge bajo el eslogan oculto (de la derecha española) de que "con Franco se vivía mejor"

Efectivamente, esta frase es cada vez más repetida, y si hacemos el sencillo ejercicio de escribirla en cualquier buscador de la red, nos daremos cuenta de la peligrosa dimensión que ha llegado a alcanzar, basada en argumentos falsos que están siendo asumidos con una pasmosa facilidad y que pueden derivar en consecuencias muy peligrosas, como la erosión del modelo democrático que tanto costó arrebatar al régimen fascista.

Sin duda se trata de una afirmación que deriva de la falta de memoria histórica que nos caracteriza como ciudadanos y que es aprovechada por el círculo intelectual de la extrema derecha española para lograr dar "cobertura social" a un momento histórico que aún algunos partidos políticos no han condenado, y que reproducía, a pies juntillas, muchos de los planteamientos que estos partidos defienden hoy en día. Ideas que ahondan más en la zanja de la desigualdad social.

Una estrategia con la que ya han conseguido, por ejemplo, que social y academicamente se hable de "Franquismo" y no de fascismo, concepto bajo el que han logrado suavizar los nefastos procederes que se llevaron a cabo bajo un régimen dictatorial y que seguía todas y cada una de las premisas de los fascismos de occidente de ese momento histórico. No fue diferente!!

La manera en la que la ONU "mide" el nivel de vida de la población de un país, se centra en la evaluación de una serie de indicadores que a poco que analicemos tiran por tierra cualquier idea que sustente la afirmación de que en tiempos del dictador español se vivía mejor que actualmente y que van más allá de centrar este debate en experiencias personales de momentos puntuales.

El modelo de Estado de Bienestar del que gozamos en España, cada vez más cercenado, es uno de los elementos clave y básico para demostrar la verdadera diferencia de un momento histórico y otro. Un modelo con el que el Estado garantiza actualmente a sus ciudadanos una serie de servicios de manera universal, sin que éste tenga que acudir al mercado, potenciando la igualdad social y que en los momentos finales del régimen se encontraba a años luz del que se aplicaba en el resto de países Europeos. Algo que nos pone en sobreaviso del claro subdesarrollo social en el que se vivía en España y que concuerda y explica los altos niveles de analfabetismo, baja esperanza de vida, miseria, falta de cultura asociativa, desigualdad de género, emigración, etc? que heredó la España democrática.

Pero no nos quedemos ahí, pensemos en que es lo que más preocupa a los ciudadanos hoy en día, según el CIS, el empleo, y más allá del momento en el que vivimos, que la clase trabajadora tenga la posibilidad de negociar su marco de relaciones laborales resulta básico. Plenamente asumido hoy en día, pero que sin embargo no lo era del mismo modo en una época de represión como la franquista, la cual se fundamentaba en el exterminio de las organizaciones libres de los trabajadores, en la persecución feroz de sus miembros y dirigentes y en la erradicación completa de los derechos colectivos del trabajo.

No podemos caer en el error de simplificar el análisis de cómo se vivía, en base a términos como la "seguridad" o "no pagar impuestos", porque sencillamente son elementos asociados al concepto de falta de libertad y represión en el primero de los casos y de un sistema precario, y potenciador de la desigualdad social en el segundo. Ambos, parte esencial del cualquier modelo fascista y dictatorial.

Ante todo esto, creo que antes de aventurarnos a pronunciarnos en un sentido o en otro debemos ser conocedores de lo que verdaderamente sucedió en este país, de los perjuicios que ocasionó y de que en qué grado son causa de muchos de los problemas estructurales que arrastra nuestra sociedad.

Bajo el modelo fascista liderado por Franco NO se vivía mejor.

LO MAS LEÍDO