Coloquemos a Lanzarote y La Graciosa en el  siglo XXI

Jacobo Medina

Son muchos los años que llevamos hablando de la falta de planificación en nuestra isla pero lo cierto es que ha sido imposible avanzar en la ordenación de nuestra tierra porque, sencillamente,  los intereses de unos y de otros gobernantes no han facilitado la aprobación definitiva de un plan tan importante como es el PIOL.

Uno de los grandes fracasos de los pactos PSOE- CC ha sido la ordenación del territorio. Cada vez que se juntan la isla se estanca debido a los tira y afloja: unos por aparentar que llevan en el ADN la protección del territorio y otros porque no tienen claro el modelo de isla que quieren. Pero lo que está claro es que mientras todo eso ocurre nuestra isla sigue huérfana de ordenación, sigue sin  PIOL, sin PRUG o sin Plan de la Geria.

Las consecuencias de esta ausencia de planeamiento son evidentes: incremento de la inseguridad jurídica, imposibilidad de sacar mayor partido al sector agrario y ganadero por trabas injustificadas en el plan actual del 91, pérdida de fondos públicos para inversiones clave por la obsolescencia de la normativa en vigor, vacío legal en el modelo que queremos para la Octava Isla y pérdida de competitividad con respecto al resto de islas del archipiélago son ejemplo de las consecuencias de no abordar la puesta en marcha de un nuevo PIOL

Nosotros sí tenemos claro nuestro modelo de isla, una isla que sea protegida ante el frágil y escaso territorio pero sin que ello signifique quedarnos anclados en realidades pasadas. Tenemos que liderar el cambio energético ya que es nuestra principal fuente de riqueza para un futuro próximo, queremos una isla donde podamos disfrutar de nuestras costas, con la habilitación de zonas de acampadas, o introducir otras medidas para favorecer la implantación de oferta turística complementaria de calidad pero sostenible y que aporte valor añadido.

En materia de carreteras no solo sufrimos el agravio comparativo del Gobierno de CC en Canarias con respecto a otras islas sino que hemos padecido durante siete años las políticas de regresión de CC y PSOE, que cada vez que se unen la isla se paraliza. En cambio el Partido Popular ha sido responsable en la oposición, aprobando inicialmente el PIOL en 2011, y lo queremos ser también ahora, pero parece que CC está más preocupada por la campaña electoral que por el avance de nuestra tierra.

Es momento de poner por delante los intereses de nuestra gente, de anteponer el bienestar de nuestra tierra frente a los intereses partidistas, y por eso una de las primeras medidas que adoptaré desde la presidencia del Cabildo de Lanzarote será priorizar de forma urgente la aprobación inicial del Plan Insular de Ordenación.

Simplemente decir que sacar adelante un nuevo modelo territorial para la isla no es un mero capricho sino una necesidad inaplazable. La planificación territorial debe estar acorde a nuestra realidad actual y los desafíos a los que nos enfrentamos. Un documento elaborado hace 30 años en base a parámetros desfasados, y sin tener en cuenta los avances y los conocimientos acumulados en todo este periodo de tiempo, es simplemente injustificable y no nos lo podemos permitir.

 

Por Jacobo Medina, candidato al Cabildo de Lanzarote por el PP

 

LO MAS LEÍDO