Han entregado dos cheques de 32.172 euros a cada una

Spar Lanzarote entrega 64.355 euros a Cáritas y a Calor y Café de la recaudación obtenida por la venta de las bolsas de plástico

...

Spar Lanzarote entrega 64.355 euros a Cáritas y a Calor y Café de la recaudación obtenida por la venta de las bolsas de plástico
Spar Lanzarote entrega 64.355 euros a Cáritas y a Calor y Café de la recaudación obtenida por la venta de las bolsas de plástico

Imagen: Sergio Betancort

Supermercados Marcial-Spar Lanzarote ha donado este viernes 64.355 euros a Cáritas y Calor y Café. Esta empresa ha entregado la recaudación que ha obtenido de la venta de bolsas de plástico, desde junio de 2012 hasta diciembre. Las asociaciones han recibido un cheque cada una de 32.172 euros.

"La iniciativa surgió pensando en la ecología, ya que teníamos que suprimir las bolsas de plástico antes de 2016. Las comenzamos a cobrar desde junio, el día de Medio Ambiente. La recaudación decidimos que era para hacer algo solidario y creemos que los que mejor lo hacen son Cáritas y Calor y Café. Ésa ha sido la idea", ha señalado el consejero delegado de Supermercados Marcial, Francisco González, que ha estado acompañado por su hijo, Rubén González.

"En lugar de quedarnos con el dinero de las bolsas, creemos que es mejor donarlos y que los clientes vean que ese sobreesfuerzo que hacen repercute en la sociedad", ha señalado Rubén González. Así, en primer lugar se han dirigido a Cáritas donde han sido recibidos por Loly Villalba, presidenta de la asociación, y por Soraya Rivero.

Para Cáritas, este dinero es como "algo caído del cielo". "Queremos crear espacios de mejor calidad para atender a las personas. El dinero irá al mantenimiento del proyecto de Cáritas. La gran suerte que tenemos es que al ser un donación en metálico podemos aplicarla a la necesidad real", ha explicado Soraya Rivero. En este comedor social, se atiende todos los días a unas 55 o 60 personas, aunque hay menos plazas, unas 30. En la casa acogida hay 16 personas.

Otro cheque para Calor y Café

Posteriormente, se han dirigido a Calor y Café para hacer la entrega de otro cheque de 32.172 euros. La presidenta de la asociación, Sor Ana, ha asegurado que este dinero "es una sorpresa muy grande". "Cuando me llamaron en diciembre sabíamos que la venta de las bolsas de plástico eran para Cáritas y para nosotros. Yo pensé si nos dan 1.000 euros bienvenidos sean. Cuando en aquella fecha ya me dijeron el monto me quedé impresionada y ahora es más todavía", se ha alegrado. "Con este dinero, creo que en algunas cosas podremos ser más generosos", ha insistido.

Al comedor social de Sor Ana acuden todos los días unas 50 personas, aunque a final de mes "suelen ser más". "Hay gente que cobra la ayuda de 426 euros y a partir del día 20 suele aumentar el número de gente. El día 10 sufre un pequeño bajón, que es cuando se cobra el paro", ha explicado. Para Sor Ana, el cheque entregado por supermercados Marcial es algo "fuerte", que salvará algún proyecto de la asociación.

"Nos hemos situado en un momento muy holgado"

"En noviembre, cuando las estanterías estaban vacías de comida, pensamos en dejar de repartir alimentos a las familias y centrarnos en el comedor y en el albergue. No podíamos estar gastando 1.000 euros semanales para repartir comida. No obstante, la generosidad de la gente en Navidad y la aportación de supermercados Marcial acaba de situarnos en un momento importante y muy holgado", ha explicado.

Con esta partida, Sor Ana no piensa en ningún proyecto especial, pero sí en cubrir algunas necesidades. "Las lavadoras que tenemos son para un lavado, no para 7 como hacemos. Las quemamos en un momento. Nos dijeron que hiciéramos un proyecto para ver qué necesitábamos. Propusimos una lavadora de 18 kilos que nos aliviara un poco, pero el proyecto se quedó en el aire porque la lavadora cuesta más de 8.000 euros", ha indicado.

Sor Ana también ha puesto de ejemplo que en el comedor social hay un microondas, que para calentar un plato de potaje "tarda más de cinco minutos". "Nos lo dieron y se ve que tiene algún fallo. Es muy lento para tanta gente", ha señalado. "La verdad es que no me he planteado ningún proyecto nuevo, porque ni mi edad me permite meterme en más aventuras, y tenemos el comedor que demanda mucho trabajo, que además es voluntario. Hay gente que viene a las 8.00 y se va a las 20.00 horas. Es un trabajo muy grande", ha destacado Sor Ana.

LO MAS LEÍDO